Zoología. Reptiles. Tortugas. Página 120. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza. en Aragón.
Naturaleza de Aragón > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza

Zoología. Reptiles. Tortugas. Página 120. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Buffon Los Tres Reinos de la Naturaleza

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 6 de junio de 2021 última revisión



120 LOS TRES REINOS DE LA NATURALEZA. ZOOLOGÍA

objeto de un comercio especial en la Gran-Bretaña donde se fletan de intento varios buques para el mar de las Indias. Los ingleses han llegado á establecer en ciertas costas viveros, en los cuales permanecen algún tiempo las tortugas á fin de que engorden y mejoren, vendiéndose luego su carne en los mercados de las grandes poblaciones.

La grasa ó adiposidad de muchas especies, cuando es recien obtenida, reemplaza la manteca y el aceite en el aderezo culinario; y por lo que hace á las especies cuya carne se halla impregnada de un olor almizclado, como en la Chelonia caouna y la C. imbrícala se recoge la sustancia oleaginosa que se emplea comunmente para suavizar ciertos roces, o para preparar los cueros a los cuales se quiera dar flexibilidad ó para el alumbrado ó para el alimento y combustión de las lámparas. Esta materia grasa, fluida y verdaderamente oleaginosa, de color verde bastante oscuro, es, según se dice tan abundante, que llegan á extraerse hasta treinta pintas de un mismo individuo.

Los huevos de la mayor parte de las especies son buscados por su sabor, aunque su albumen no se coagula por la acción del calórico, y tiene una tinta verdosa. La yema es sobre todo muy apreciada, y cuando está muy endurecido se vuelve oleaginoso y transparente, pero en general tienen estos huevos un excelente sabor hasta en las especies de carne almizclada.

El carapacho y el peto de la mayor parte de los quelonios están protegidos por láminas de una sustancia córnea que se separan con gran facilidad, á manera de placas. Aunque son curvas y tienen desigual espesor, es fácil quitarles la corvadura y conseguir que se adhieran ó peguen íntimamente unas con otras. En la mayor parte de las especies son demasiado delgadas para poder utilizarlas, y solo se recoge principalmente esta materia, que se llama concha por excelencia, en las especies de la raza de los talasitas llamada carey ó sea el Chelonia imbricata, porque estas láminas se ven recargadas, y sobre todo porque tienen mucho mas espesor. Es una sustancia preciosa empleada en las artes de lujo, por su dureza, y por el hermoso pulimento que toma y conserva, circunstancia que la hace correr con mucha estima en el comercio. Esta materia difiere esencialmente al parecer del cuerno, pues no consta de libras ó de láminas paralelas, sino que viene á ser mas bien una exudación de materia mucosa y albuminosa solidificada, de tejido homogéneo que puede pulimentarse y cortarse en todos sentidos como el cuerno; por lo demás es susceptible de reblandecerse por la acción del calor, propiedad que se aprovecha en las artes para darle las formas mas variadas que conserva después de haberse enfriado.

Se han ideado diferentes procedimientos para coger las tortugas marinas. En ciertos puntos aprovechan la época en que acostumbran desde tiempo inmemorial las hembras ir á tierra hacia algunas playas de las islas casi desiertas, para depositar en ellas sus huevos por la noche; los marineros, que de intento se han ido á aquellos lugares, esperan en silencio á que salgan del mar. A fin de cortar, la retirada á las que han emprendido ya su camino se limitan á volverlas patas arriba con sus manos directamente ó con palos. Entonces vueltos sobre el dorso en la movediza arena los pobres reptiles, por mas que agiten sus remos, no consiguen encontrar un punto de apoyo y recobrar su posición normal. Al dia siguiente se las encuentra en el mismo sitio en que se las dejó; transportanlas entonces con angarillas ó arretrancas á los buques, déjanlas sobre cubierta en la misma posición durante unas tres semanas, sin mas que rociarlas con agua de mar muchas veces al dia, y luego las echan en viveros para tenerlas á mano cuando se necesiten.

En alta mar, y cuando los Chelonia salen á la superficie del agua, ya para respirar, ya para dormir, se emplea el arpón para pescarlas. El arpón viene á ser una especie de venablo de punta acerada, cortante y triangular en forma de flecha con un anillo ó argolla en la cual se ata la cuerda. El animal herido se sumerge y arrastra consigo el dardo y la cuerda que le sigue por medio de la cual se consigue acercar el animal al costado del buque cuya tripulación se ocupa en esta especie de pesca. En los mares del Sur, varios buzos hábiles y prácticos se aprovechan del momento en que encuentran estos Chelonia dormidos en la superficie de las aguas, para irse á colocar debajo de ellos y cogerlos. En varios puntos de la China y de los mares de las Indias, como igualmente en la costa de Mozambique se apoderan de las tortugas por medio de ciertos peces vivos que se educan por decirlo asi en esta maniobra, como nuestros perros para la caza, por cuyo motivo se les da el nombre de peces pescadores. Cristóbal Colon observó ya este hecho, comprobado después por Commerson, y citado por Midleton y por Salt cónsul inglés en Egipto.

Este pez es una especie del género Echeneis ó remora, llamada E. naucratus (Sucet de los franceses), que tiene el vértice de la cabeza cubierto por una placa oval, blanda y carnosa en su periferia. En medio de esta placa se distingue un aparato muy complicado de piezas óseas, dispuestas al través en dos filas regulares como los listones de nuestras persianas. Estas placas, cuyo número varia entre 15 y 36, según las especies, puede moverse sobre su eje por medio de músculos particulares, y sus bordes libres llevan ganchi-tos que se levantan todos á la vez como las puntas de una earda. Este instrumento mal descrito ha dado margen á láminas muy extravagantes en las cuales se representan estos peces en el acto de arrojar una especie de saco sobre el cuerpo de los demás peces para apoderarse de ellos, motivo por el cual se les describió con el nombre de Reversus.

Hé aquí ahora el cómo ejecutan, según se dice, los isleños esta pesca singular. Tienen en su lancha una cuba con varios peces que llevan en la cola un anillo al cual atan una cuerda delgada, larga y resistente. Cuando vén de lejos algunas tortugas dormidas en la superficie de las aguas, prontas á dispertarse al menor ruido, echan al mar uno de los peces retenidos por el bramante, que van soltando hasta una distancia conveniente á fin de que pueda recorrer como un radio, la extensión de la circunferencia en la cual duerme la tortuga. Luego que el animal percibe al reptil flotante, se acerca y se sube sobre su dorso adhiriéndose con tanta fuerza, que tirando de la cuerda, los pescadores arrastran á un tiempo la tortuga y el pez, que se despega muy fácilmente imprimiendo al cráneo un movimiento inverso de detrás adelante que hace dar al momento una vuelta á todos los ganchos.

Para terminar los pormenores que pueden interesarnos en la historia de las torturgas marinas, réstanos hablar de la concha que dan á las artes, y de algunos de los procedimientos qne se emplean para obtener las láminas y adecuarlas á los diversos usos que reciben.

Aunque las mas de las especies de tortugas tengan el espaldra, el peto y la parte superior de la cabeza cubiertas de láminas ó placas, su espesor no es en general bastante considerable, buscándose por eso casi únicamente las láminas que se sacan de la Chelonia imbricata conocida vulgarmente con el nombre de carey. Con efecto, en esta especie las trece placas vertebrales y costales que protegen el carapacho, en vez de juntarse por sus bordes penetrándose recíprocamente, se cubren unas á otras en un gran tercio de su extensión. De aquí resulta que su borde libre es generalmente mas delgado que el adherido al carapacho. Para obtener estas escamas, que en tal caso son las partes mas buscadas del animal basta calentar la region

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

Patrimonio natural de Aragón, Buffon, Los Tres Reinos de la Naturaleza, Zoología. Reptiles. Tortugas. Página 120. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza., Asociación Cultural Aragón Interactivo Multimedia.Fauna Silvestre en Aragón, peces, anfíbios, reptiles, aves, mamíferos, ecología, zoogeografía, Agua, humedales, río, montaña, piedra Naturaleza, Flora, Botánica, Geologia, Zoologia, Ciencias Naturales.

Copyright 1996-2021 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.