Zoología. Reptiles. Página 47. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza. en Aragón.
Naturaleza de Aragón > Museo pintoresco de Historia Natural. > Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 4

Zoología. Reptiles. Página 47. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 4

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 6 de junio de 2021 última revisión



ARTÍCULO VII.

Cuvier.

Bien merece el ilustre Cuvier que le dediquemos en nuestras páginas algunos cortos renglones como muestra del aprecio en qué tenemos sus obras, y de lo respetable que es para nosotros su memoria. ¡Ojala cada siglo contara seis naturalistas como Cuvier!

La historia del modesto fundador de la paleontología, el relató de todos los progresos que las ciencias naturales deben al digno autor de la anatomía comparada, es poco menos que la historia y el relato de estas mismas ciencias en el siglo xix.

El siglo xviii acababa de comunicarles un rápido movimiento: movimiento debido sobre todo al gran Linneo cuyo vasto genio trató de distinguir y de clasificar todos los fenómenos, todos los seres y todos los hechos naturales. Pero el naturalista sueco a pesar de todas sus grandiosas miras y de todas sus portentosas dotes, no pudo menos de estrellarse contra la falta de conocimientos sobre la intima estructura de los seres. Pues bien; el primer mérito de Jorge Cuvier, fue la nueva vida que dio á las ciencias naturales manifestando que la clasificación de los hechos, lo mismo que su explicación, debían brotar de su íntima naturaleza profundamente conocida.

Pero detengamos nuestra pluma para que no siga (en el presente artículo), al eminente naturalista en su magnífica carrera de descubrimientos científicos que habían de eternizar su memoria. Antes de los quince años habia terminado ya todos sus estadios clásicos con esa brillantez que siempre acompaña á los que en algún dia han de ocupar un sitio entre las lumbreras del Estado; y á los veinte y tres años redactaba ya con general aplauso un periódico científico titulado Journal Zoologique. La carrera ó facultad suprema que Cuvier eligió después de terminado el estudio de la filosofía fue la de administración, sin mas motivo, según él mismo confiesa, que el tener de ese modo frecuentes ocasiones de herborizar y de visitar los gabinetes. Un profesor le regaló un dia la décima edición del Sistema de la naturaleza del regenerador de la historia natural, libro que durante mas de diez años fue el único de su biblioteca que trataba del conocimiento de los seres naturales, pero que importaba la escasez de libros debidos al ingenio humano, si su biblioteca era el universo, y sus libros todos los animales y demás objetos del globo!

Una casualidad, muy feliz para él y mas todavía para la historia natural, cuyos dos destinos se hallaron desde entonces inseparables, le puso en el caso de tomar un partido decisivo. Los cortos recursos de que podía disponer su familia, no bastaban para permitirle algunos años de tranquilidad durante los cuales buscase una posición social mas ó menos desahogada, y así es que hubo de aceptar una plaza privada de preceptor que se le ofreció en una casa de Caen. Desde aquel momento adquirió nueva lozanía su afición á las ciencias naturales, y mucho mas cuanto que al poco tiempo la familia con la cual vivía fue á habitar una casa de campo á orillas del mar.

Entra en París en abril de 1790; consigue al poco tiempo ingresar en la Comisión de artes; es nombrado luego profesor en la Escuela central del Panteón; y por último el anciano Mertrud profesor de anatomía comparada en el Museo de historia natural, tuvo la meritoria benevolencia de nombrarle agregado ó sustituto de su cátedra. Ancho campo se abrió entonces á las investigaciones y á los estudios que tan alta habían de sentar su reputación; y la Francia pudo desde aquel dia envanecerse de que contaba una estrella mas en el cielo de las ciencias.

No son estas las páginas que deben llevar impresa la historia científica de Jorge Cuvier, y por eso nos contentaremos (aunque con harto sentimiento) con las anteriores lineas pasando desde luego á exponer de un modo somero sus trabajos erpetológicos muy dignos de llamar la atención de los naturalistas modernos de todos los países.

Jorge Cuvier publicó en el año VI (1798) su Tableau élémentaire de l'Histoire naturelle des animaux, dedicando unas veinte páginas á los reptiles y dividiéndolos como Lacépéde (pág. 44 col. 2.a). Aunque este breve Compendio sé limita á desvanecer algunos errores introducidos por tradición en la ciencia, y sobre todo á dar una idea de la organización de los animales, como para servir de base á su clasificación; sin embargo se pueden notar en él algunos puntos de vista nuevos acerca dé las divisiones de los órdenes, y muchas importantes rectificaciones en los caracteres asignados hasta entonces á ciertos géneros. Dos años después, Duméril incluyó en el primer volumen de las Leçons d'Anatomie comparée de Cuvier un cuadro sinóptico de clasificación en el cual adoptó la denominación de Brongniart, separando los batracios.

Veinte y un años después (en 1817), en la primera edición del Règne animal, distribuido según su organización, dio una nueva clasificación de los reptiles, como así parecían exigirlo los descubrimientos hechos durante aquellos años. Cuvier abandona enteramente las divisiones sistemáticas que antes había adoptado en su Cuadro elemental, fundando ya todas sus clasificaciones en la extractiva de los animales y á su conformación tanto interna como externa. Su método general se halla establecido en conformidad con la subordinación de los caracteres, estudiando y comparando sin cesar las relaciones y las diferencias de forma y de organización, para deducir de ellas una clasificación en serie natural. Bien merece sin embargo no prescindir de manifestar que en la parte de reptiles debe en mucho su buena distribución á Duméril, profesor hacia ya doce años de erpetologia en el Museo de historia natural de París, y que había clasificado los objetos en conformidad con sus explicaciones, de las cuales viene á ser un resumen la obra de Oppel según lealmente el mismo confiesa, y autor á quien tantas veces cita Cuvier en su Reino.

Por último, en 1829, en la segunda edición de la misma obra, hizo Cuvier en su trabajo algunas lijeras correcciones que vamos á exponer en un cuadro sinóptico si bien antes nos permitiremos hacer algunas reflexiones para su mayor inteligencia.

Hemos dado en los primeros párrafos de este

Una de las principales obras francesas sobre los reptiles, después de la de Lacépéde, es sin disputa el Traite general publicado en 1802 y 1803, por Daudin quien murió el año siguiente. Este trabajo, compuesto con demasiada rapidez, consta de ocho tomos en 8.º que sirven de continuación á la edición del Buffon, dada á luz por Sonnini. El autor da á conocer en él muchos géneros nuevos que él estableció, ya en virtud de sus propias investigaciones, ya en vista del análisis de las obras inglesas y alemanas á la sazón recien publicadas, sobre todo por Russel, acerca de las serpientes de la costa de Coromandel. Lleva la obra un centenar de láminas, copiadas unas y originales otras, pero todas muy inexactas.

Al fin del octavo volumen hay un cuadro metódico de los reptiles, que es el resumen completo de la obra. Divídelos en cuatro órdenes, según la clasificación de Brongniart. El autor pudo examinar y estudiar 517 especies naturales, vivas ó muertas. Aparte de sus errores y demás lagunas, contiene extractos de los mejores autores.

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

Zoología. Reptiles. Página 47. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Zoología, animales, reptiles. Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Buffon.

Copyright 1996-2021 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.