Reptiles. Zoología. Página 42. Tomo 4. Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza. en Aragón.
Naturaleza de Aragón > Museo pintoresco de Historia Natural. > Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 4

Reptiles. Zoología. Página 42. Tomo 4. Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 4

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 6 de junio de 2021 última revisión



NATURALEZA. ZOOLOGÍA

, y no adquieren mas que dos patas anteriores: en los Proteus y Amphiumus siempre son mas ó menos rudimentarias sus patas posteriores; pero en las salamandras, en los menopomus y en los tritones desaparecen por completo las branquias.

CAPÍTULO CUARTO.

Indicación de las obras generales relativas á la historia de los reptiles.

Claro está que las primeras obras generales sobre los reptiles deben ser las mismas que las que tratan de la historia natural en general y sobre todo de la de los animales; sin embargo, bueno será saber que los primeros autores habian notado ya las relaciones que hay entre las especies de la clase que nos está ocupando. No cabe duda, por ejemplo, en que los antiguos egipcios, y sobre todo sus sacerdotes, conocían las costumbres de los reptiles, pues se encuentran esculpidas en los monumentos de aquellos pueblos figuras muy notables de estas diversas especies, y á menudo con la indicación de sus principales hábitos.

ARTÍCULO PRIMERO.

Aristóteles y Plinio

Aunque, se encuentran en los antiguos historiadores hebreos y griegos, citados, principalmente en Heródoto y en Ateneo, muchos pasajes y notas exactas sobre algunas especies de reptiles, preciso es acudir á los libros de Aristóteles, y sobre todo á sus dos grandes obras acerca de la historia natural de los animales y sus diversas partes (ntp¡ 3¿o« '¡*Top',*;,—iiip ¡K¿o> ), para leer frases que denoten cuan vastas y exactas eran sus ideas en punto á las verdaderas relaciones que hay entre los animales de los cuatro órdenes de esta clase. En mil pasajes prueba Aristóteles que conocía perfectamente las formas, la estructura y las costumbres de los reptiles.

Después de Aristóteles, cuyas obras están llenas de hechos y de verdades, apenas podemos citar, pasado un, intervalo de cerca de cuatro siglos, á Plinio el naturalista. Su obra es una verdadera compilación: es una mezcla de observaciones positivas y reales, recogidas de todas partes sin discernimiento, y llenas por consiguiente de fábulas y de errores. El autor, crédulo por demás, los refiere sobre todo con cierta complacencia, pero en un estilo admirable por la dicción y la elegancia. Sus libros están escritos sin orden ni plan alguno; solo habla de los objetos por incidencia, y siempre sin método; desnaturaliza á menudo las ideas que prohija, habiendo introducido dé esta suerte en la ciencia un gran número de preocupaciones que todavía persisten hoy, encontrándose arraigadas en las creencias del vulgo. Cuvier, en el artículo Plinio (t. XXXV) de la Biografía universal le juzga del modo siguiente: «Un autor sin crítica, que, después de haber pasado mucho tiempo haciendo extractos, los distribuyó en capítulos, añadiéndoles «rcrWjnues mIP nada tienen que ver con la ciencia propiamente dicha; por que presentan alternativamente las creencias mas supersticiosas mezcladas con las declamaciones de una empalagosa filosofía.

ARTÍCULO II.

Gesner, Aldrovandi, Jonston y Ray

Hay una gran laguna en la historia de las ciencias desde el siglo ív hasta el íx, en cuya época los árabes tradujeron felizmente del griego las mejores obras, conservando así la tradición de los hechos mas curiosos, principalmente entre los que podían tener alguna relación con la medicina; pero desde la primera mitad del siglo xvi aparecieron cuatro grandes naturalistas: Belon y Rondelet, en Francia; Salviani, italiano; y sobretodo Conrado Gesner, suizo de origen, quien, entre sus numerosas obras, consagró á la historia natural de los reptiles dos de sus libros (Historia animalium, lib. II, de Quadrupedibus oviparis, Tiguri, 1554, f.° Lib. V, de Serpentium natura, Tiguri, edit. posthum., f.°). Es tan célebre este autor en las lenguas y en las ciencias, que se le denominó el Plinio de Alemania. Boerhaave le designa como un prodigio de erudición (monstrum eruditionis), y Tournefort como el padre de toda la historia natural y el autor cuyas obras son el mejor surtido almacén (totius historios naturalis parens ac veluti promp-tuarium).

Estas obras, que llevan figuras grabadas en madera, copiadas casi todas, están dispuestas por orden alfabético; pero en cada una de las historias siguió el autor un método que, por ser también constantemente el mismo, facilita muchísimo las investigaciones que son muy eruditas. Así diserta largamente sobre la nomenclatura antigua y nueva, da una descripción muy detallada de la forma, del sitio natal, de las costumbres, de los hábitos, de las particularidades anatómicas, de los usos económicos y medicinales, y por fin recuerda la historia mitológica de cada uno de los animales de que habla.

A fines del mismo siglo vivió Aldrovandi, quien coleccionó durante cincuenta años objetos de historia natural, emprendiendo á este intento grandes viajes, y pintando y dibujando por espacio de treinta años consecutivos los animales que pudo observar. Murió ciego en 1605 á la edad de 7S años. Los catorce volúmenes en folio que componen sus obras, no vieron la luz pública hasta después de su muerte, impresos por diversos editores. Bartolomé Ambrosini, profesor en Bolonia, fue quien particularmente en 1640 publicó en fólio y con grabados en madera los dos libros acerca de las serpientes y de los lagartos (Ultssis Aldrovaadi Serpentium el Draeonum historia- libri dúo. Liononiíc, ciim índice memorabihum nec non varia-

anterior; pero la cola jamás desaparece y los intestinos pasan casi las mismas transformaciones que los de los anuros. Algunos géneros entre los urodelos conservan al parecer, durante toda su existencia, ese estado embrional cuyas fases acabamos de dar á conocer. Así es que las sirenas conservan sus branquias

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

Reptiles. Zoología. Página 42. Tomo 4. Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza. Zoología, animales, reptiles. Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Buffon.

Copyright 1996-2021 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.