Reptiles. Zoología. Página 33. Tomo 4. Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza. en Aragón. 
Naturaleza de Aragón > Museo pintoresco de Historia Natural. > Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 4

Reptiles. Zoología. Página 33. Tomo 4. Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 4



En todos existe la lengua, pero ofrece una particularidad en las especies anuras (menos las Pipa), cual es la de ser muy contráctil, aunque adherida por su base no con el hióides por detrás, sino hacia la concavidad de las dos ramas del submaxilar, y el animal, cuando la saca, la da una vuelta retirándola en seguida junto con la presa que se encuentra arrastrada y como puesta en una pala ó badila que la abandona luego que terminó su servicio. Los batracios con cola tienen, por el contrario, la lengua adherida á las encías y no pueden sacarla, lo cual es uno de los caracteres que les distinguen. En todos es el esófago un canal ancho, delgado, con repliegues longitudinales; es una especie de buche ó de primer estómago que apenas se distingue del verdadero mas que en la posición, por ser este transverso en las especies sin cola como en algunas tortugas. En general el tubo digestivo es muy corto, pues apenas llega á tener vez y media la longitud total del cuerpo, al paso que en los renacuajos mide siete veces la misma extensión: esta modificación, según la naturaleza de los alimentos, es uno de los hechos fisiológicos mas interesantes.

El hígado es muy grueso en los batracios, componiéndose de ordinario de tres lóbulos debajo de los cuales se ve adherida la vejiguilla de la hiél; y el bazo es redondo, sobre todo en los anuros, porque en la salamandra es de forma alargada y adherente al estómago. Encuéntranse en los batracios repliegues muy singulares del peritoneo en cuyo espesor se deposita ó se segrega una materia grasa, ordinariamente amarilla que varia mucho por su disposición en las diversas especies. Sé ha creido que estos cuerpos amarillos y la sustancia adiposa que contienen, eran unas especies de reservórios en los cuales la naturaleza ha hecho depositar una materia nutricia que fia de emplearse en la época en que estos animales, según veremos mas adelante, experimentan una especie de entorpecimiento ó de sueño letárgico durante las estaciones mas frías, pues en la primavera han disminuido considerablemente de grosor esas masas franjeadas. La forma de la cloaca presenta también un carácter muy particular en los batracios; pues aunque esencialmente dispuesta del mismo modo, es muy diferente su orificio exterior. En los anuros es de forma redondeada, como en los testudo, pero se halla situado en la extremidad del dorso y casi encima de los muslos; al paso que en las salamandras, tritones, sirenas y anfisbenas, es de forma alargada con dos labios laterales que se entumecen y se coloran diversamente en ciertas épocas del año, encontrándose siempre situada aquella hendidura debajo y en el origen de la cola, inmediatamente después délas patas posteriores.

ARTICULO II.

De la absorción en los reptiles.

Acerca de la absorción del quilo hemos indicado ya (pág. 31, col. 2.a) topoeo que hasta el dia se sabe, debemos, pues, hablar ahora de la absorción del aire y del agua, como igualmente de la absorción que determina la reintegración de las partes.

Es innegable que la piel de los reptiles descompon e el aire atmosférico absorbiendo su oxígeno; y que si el agua contiene igual gas y se pone en contacto con los tegumentos de los mismos animales, pronto le pierde; de suerte que viene á verificarse una especie e respiración externa análoga á la que se observa en las hojas y en las partes verdes de los vegetales. Pero principalmente la absorción del agua por la piel, y sobre todo en los batracios, ha sido demostrada como un hecho positivo, y luego como una necesidad de su modo de vivir. Véase para eso: Roberto Townson,

TEMA IV,

Observationcs physiolngicce de Amphibiis. Fragmentum de Absorptione. Gotinga, 1795, en 4.

Las ranas, las hilas y las salamandras no beben; apenas degluten materias líquidas; y sin embargo excretan, en muchas circunstancias, un humor ácueo, abundante, y sobre todo tienen la facultad de traspirar considerablemente, á fin de mantener su temperatura inferior á la de una atmósfera muy caliente. Cuando una rana ó cualquiera otro batracio se halla privado por mucho tiempo de humedad, ó cuando la abandona á cuerpos que tienen por esta mucha avidez, se ve que enflaquece, por decirlo así, á ojos vistas, y que pierde, sin exageración, mas de la mitad de su primitivo peso. Si una rana se asusta, ó se la coge desprevenida, intenta escaparse dando un rápido salto, y se apresura á alijerarse, lanzando gran cantidad de un líquido acuoso que sale de su cloaca. Este humor es tan puro como el agua destilada; y se halla encerrado en una bolsa, ordinariamente bilobada, situadá en la parte inferior del abdomen, debajo de las visceras. Es muy de creer que llegue á ella por medio de vasos particulares que no son ciertamente los uréteres ó los canales urinarios que provienen de los riñones, cuya salida especial se ve mas abajo en la misma cloaca. Hoy se sabe que esta agua es absorbida con rapidez por las diversas partes del cuerpo, pero sobre todo en las hilas, por la parte inferior del vientre; dé aqui pasa á la economía, y va á depositarse en la bolsa que se creyó primero fuese la vejiga de la orina. Dicho humor sirve realmente para la transpiración, la cual es tanto mas rápida, cuanto mas necesita el animal combatir el calor exterior; de suerte que el procedimiento qué en estas circunstancias emplea la naturaleza, es absolutamente el mismo de que se vale para los mamíferos en general, y para el hombre en particular, solo que el líquido penetra por diferente camino, ó sea por la boca, en forma de bebida.

Se ha observado también que los sapos y las salamandras absorben del mismo modo las gotitas de agua que deposita el rocío durante la noche, y que éstos animales tienen el instinto de sepultarse en la arena ó en la tierra húmeda para sacar de ella por este medio las porciones líquidas que les son absolutamente necesarias.

Según parece, la naturaleza, con igual objeto que el que acabamos de indicar, esto es, para obviar la elevación de temperatura de los reptiles en el aire, ha concedido á las tortugas, á los cocodrilos, y tal vez á otras especies, el medio de introducir agua en una cavidad distinta de las demás, a fin de facilitar la transpiración por medio de un procedimiento muy diferente. Ya Townson había indicado el hecho de que las tortugas hacen entrar agua en su cloaca (sugit aquam per anum, cum tegmen parum aplum sit ad absorbendum); Duméril vio entrar y salir, por el mismo orificio de una pequeña tortuga, el liquido en el cual se hallaba sumergida; y luego se describieron y dieron á conocer, por medio de figuras (Isid. Geoffroy y Martin Saint-Ange, Anuales des sciencies nalurelles, 828, t. XIII, p. 153. Sobre los canales peritoneales de la tortuga y del cocodrilo), los canales que, de la claoca sub-caudal de la bolsa común, en la cual abocan todos los órganos secretores, se dirigen á la cavidad del peritoneo, por medio de orificios que al parecer no tienen válvulas. Eso es lo que ha inducido á creer que esta agua, así absorbida, podia ser empleada para la traspiración, cuando el animal que la habia acumulado se encontraba expuesto en el aire á la desecación ó á una temperatura demasiado elevada, cuyos perjudiciales efectos hubiese de combatir.

Los reptiles tienen generalmente poco tejido adiposo, y el que se desarrolla en ellos en cantidad mas notable se encuentra en los repliegues de su peritoneo en el espesor del mesenterio y en algunos apén-3

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

Museo pintoresco de Historia Natural. Zoología, animales, reptiles. Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Buffon. Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

Copyright 1996-2021 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.