Zoología. Reptiles. Tortugas. Página 84. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza. en Aragón.
Naturaleza de Aragón > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza

Zoología. Reptiles. Tortugas. Página 84. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Buffon Los Tres Reinos de la Naturaleza

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 6 de junio de 2021 última revisión



LOS TRES REINOS DE LA NATURALEZA. ZOOLOGIA.

M

pleuroderos; al contrario de todos loe criptoderos en los cuales está libre por el lado del esternón y unido por medio de ligamentos y de cartílagos al carapacho. —Jamás se ven en las extremidades de los eloditas osas gruesas escamas tuberculosas que presentan los quersitas. Las escamas que hay asi en los pies como en los brazos de las tortugas paludinas , son planas, delgadas, siempre mas anchas que altas, y jamás ad-herentes á la piel por la cara interna de su borde inferior ; de modo que en determinadas circunstancias cuando están extendidos los miembros, por ejemplo, el borde libre de la una cubre el borde fijo de la otrr, es decir, que están cargadas, al modo que las tejas de los tejados. Lo mismo que en los quersitas, siempre la cara anterior de los brazos , la parte posterior del puño, y los alrededores de las rodillas y de los talones son los puntos mas provistos de estas escamas «olidas y protectoras. En cuanto á los dedos, se hallan cubiertos por laminillas escamosas dispuestas casi como en las aves.—Sabido es que muchas especies de quersitas llevan en el borde posterior del muslo uno ó muchos gruesos tubérculos escamosos; pero en los eloditas solo los Cinosternon presentan esta particularidad, con la circunstancia de que estas escamas tuberculosas son proporcionalmente mucho mas pequeñas que en las tortugas terrestres.

La cola es con frecuencia muy corta, pasando á veces del carapacho, y otras llega hasta la planta de los pies extendidos, lo que es muy raro que suceda en los terrestres. El número de vértebras caudales es generalmente mayor y mucho mas variable en las tortugas palustres que en los quersitas. Entre todos los quelonios solo el Emysaurus y el Platysternon tienen la cola tan larga como el espaldar. En el primero, como los cocodrilos, la cola lleva crestas compuestas de escamas en forma de aristas ó comprimidas lateralmente. En la mayor parte de los eloditas, los tegumentos de la cola están sembrados de pequeñas escamas lisas, poligonalesyraras vecesrecargadas. En los dos géneros que acabamos de citar, su cara inferior tiene una doble fila de escuditos perfectamente semejantes á los que revisten las mismas partes en muchísimos ofidios. Solo en los géneros Cinosternon, Staurotypus y Peltocephalus, termina la cola en un estuche córneo, puntiagudo, comparable á una especie de espolón, el cual está sobre todo muy desarrollado en el primer género. Jamás es tan gruesa en la base como en los quersitas; ordinariamente es delgada, puntiaguda en su extremidad libre, en una palabra proporcionalmente menos larga que una cola de rata, pero algún tanto análoga á ella. Hasta se pretende que el nombre de Emys, que dieron los griegos á una especie, proviene de esa analogía en la forma de la cola de estas tortugas con la de las ratas de agua. En el Cistudo común la cola de los machos es siempre mas corta y mas gruesa en su base que la de las hembras, al paso que en las dos especies de Cinosternon que se conocen, sucede absolutamente lo contrario, pues la cola de la hembra es excesivamente corta y la del macho muy gruesa y muy larga. El orificio le la cloaca se halla situado también mas hacia atrás aun cuando este orificio sea un agujero redondeado, un poco alargado, pasado el cual se ve un surco análogo por lo demás á lo que se ve en los quersitas.

Por lo que hace & las dimensiones generales de los •doditas ningún individuo adquiere al parecer un tamaño tan considerable como ciertas especies de quersitas y de talasitas, por ejemplo, el Testudo gigantea entre los primeros, y el Sphargis coriácea entre los segundos. El Emysaurus serpentina, que es el elodita de mayor desarrollo, solo llega á la mitad del volumen de las dos especies que acabamos de citar. Las especies adultas mas pequeñas que se conocen son el Emys muhlenbergii y el Cinosternon penvivánica.

En cuanto al género de vida se observan diferencias bastante notables entre los hábitos de las especies de esta familia y las de los otros tres grupos del mismo orden; porque su distinción se funda en estas consideraciones. Con efecto, las tortugas palustres no son tan lentas como las terrestres, porque en el agua nadan con cierta facilidad, y en tierra se trasladan de un sitio á otro con mucha mas prontitud que los quersitas, Frecuentan los riachuelos de curso poco rápido, los lagos, los estanques y los pantanos. No se alimentan, ni como las tortugas terrestres, ni como las marinas, de sustancias vegetales casi únicamente, sino que como las fluviátiles, de materias animales siempre que den indicios de vida. Cazan sobre todo á los moluscos fluviátiles, á los batracios anuros gurodelos, y buscan también los anélidos.

Según parece, el acto de la fecundación se prolonga por mucho tiempo, permaneciendo unidos los sexos durante varias semanas, pero en una sola época del año. Los huevos son generalmente esféricos, de cascara caliza y de color blanco como los demás quelonios. Las hembras los depositan en cavidades poco profundas , que escarvan en la tierra, casi como las tortugas terrestres; pero los eloditas prefieren las orillas délas aguas donde habitan , á fin de que los pequeñuelos, luego que salgan de la cascara, puedan mas fácilmente librarse de la destrucción que les amenaza, porque en dicha época muchas razas ,'de animales los buscan para su alimentación. Por lo que se ha visto no es mayor que en las demás tortugas el cuidado que las palustres se toman por su prole, una vez salida del huevo. El número de huevos, que es muy considerable, varía sin embargo según las especies, y probablemente según la edad y el desarrollo de las hembras, que engendran durante algunos años antes de haber adquirido todo el tamaño que han de tener.

De las cuatro familias que componen el orden de los quelonios, la de los eloditas es la mas numerosa en géneros, y sobre todo en especies. Hanse encontrado tortugas palustres en el antiguo y en el nuevo mundo, y hasta en la Australasia, donde no se conoce especie alguna de quersíta. Los dos continentes de América (y no hablamos de las islas quede ellos dependen , pues está bien probado que no.se encuentran en ellas especies que les sean peculiares), solo cuentan tres especies de quersitas, al paso que el mismo terreno produce por sí solo un número mayor de especies de tortugas palustres que todas las demás partes del globo reunidas. Asi, pues, de setenta y cuatro especies que componen esta familia, cuarenta y seis son exclusivamente americanas, y las veinte y nueve restantes se hallan repartidas entre la Australasia y las regiones del antiguo mundo. Si queremos investigar la causa de esta diferencia numérica, la encontraremos muy naturalmente en la inmensa cantidad de agua que bajóla forma de lagos, de estanques y de pantanos, moradas habituales de los eloditas, ciibre cierta parte de la superficie del continente americano, como también en los grandes rios y los riachuelos tributarios de estos, que le atraviesan en todos sentidos y en los cuales viven muchas especies de los palustres. En apoyo de esta opinión se aduce, que en África, cuyo suelo difiere tanto del de América , asi bajo este concepto como bajo otros puntos de vista, no posee mas que seis especies de eloditas, tres de las cuales solo se han encontrado hasta ahora en la isla de Madagascar, una en Borhon y otra en el cabo Verde; siendo asi que el África es'muy rica en tortugas terrestres.

Entre los veinte y nueve eloditas no americanos, dos únicamente, que son el Platemys maequaria y el Chelodina Nova?-Hollandia? son originarias del país, cuyo nombre lleva esta última. Tres, pertenecen á Europa seis al África, y las diez y ocho restantes proceden de las Indias Orientales ó de su archipiélago, que es!

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

Patrimonio natural de Aragón, Buffon, Los Tres Reinos de la Naturaleza, Zoología. Reptiles. Tortugas. Página 84. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza., Asociación Cultural Aragón Interactivo Multimedia.Fauna Silvestre en Aragón, peces, anfíbios, reptiles, aves, mamíferos, ecología, zoogeografía, Agua, humedales, río, montaña, piedra Naturaleza, Flora, Botánica, Geologia, Zoologia, Ciencias Naturales.

Copyright 1996-2021 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.