Zoología. Reptiles. Tortugas. Página 83. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza. en Aragón.
Naturaleza de Aragón > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza

Zoología. Reptiles. Tortugas. Página 83. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Buffon Los Tres Reinos de la Naturaleza

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 6 de junio de 2021 última revisión



QUELONIOS O TORTUGAS. 83

sos son nunos gruesos y por lo lanío menos resistentes ; pero tampoco lian de liacer grandes esfuerzos, porque la bóveda que forman es muy baja. Si las placas escamosas que cubren el carapacho ofrecen aréolas y estrías concéntricas, son muy poco aparentes como en el Cistudo carollina, el Cmosternon scor-pioides, el Chelys matamata y el Emys concéntrica. Estas placas llegan á trece en el disco, pero varian de veinte y tresá veinte yeincoen el limbo, y deocho á trece en el esternón. En algunas especies están las escamas recargadas como en el Cisludo amboinensis, en todos los Cisnoternon, en el Peltocepbalus , etc. El contorno de la caja ósea suele ser oval, aunque sobre el particular se ven algunas variantes. Sa'vo dos ó tres especies de cuerpo un poco aplanado, los quersitas tienen el carapacho muy alto y muy arqueado ; pero en los elodilas difici mente se citarán tres ó cuatro especies cuya parte superior de la caja ósea tenga tan gran conveiidad como en el Cistudo Carolina y ei Emys ocellala, al paso que en todas las demás es el escudo mas ó menos deprimido. Otras par-lieularidadesde escaso interés para nuestros lectores pudiéramos ir citando, pero nos concretaremos á indicar que en ningún elodita el carapacho está dividido en dos porciones (como en el género Cinixys de los quersitas) que se mueva la una sobre la otra por medio de una charnela ligamentosa. En los quersitas jóvenes jamás se ve la menor huella de las protuberancias que mas adelante saldrán á los adultos, al contrario de lo que sucede en los jóvenes elodilas que al salir del huevo presentan ya aristas, etc., que desaparecen con la edad. Sirva de ejemplo el Emys geo-gTaphica de la Amérioa septentrional. Bajo este punto de vista se parecen los eloditas á las tortugas marinas.—E! peto presenta muchas mas modificaciones en sus formas y en la comparación de las piezas del esternón, que en las especies de la familia de los quersitas. En este punto nos proponemos ser lo mas breves que nos sea posible. El peto jamás es mas largo que el espaldar; suele ser plano, si bien en algunas especies presenta una ligera concavidad. Se divide unas veces en dos porciones casi iguales por un ligamento compacto que le sirve de charnela , como en los Cistudo; otras constan de tres piezas cuyas dos exteriores están lijas cada una por una articulación ligamentosa á la porción media que es la única que se halla soldada con el carapacho, como en los Cmoslernon. Por último, hay dos géneros, uno entre los pleuroderos, que es e¡ Sternotherus, y el otro el Staurotypus entre los criptoderos, que lo mismo que los Pyxis de la famiiia de los quersitas , tienen una notable movilidad en la porción anterior de su peto.

La cabeza en los criptoderos es casi igual á la de los quersitas, es decir, casi tan alta como ancha en su parte posterior, apareciendo como piramidal; pero en los pleuroderos es generalmente deprimida, y presenta por lo mismo mas anchura que altura. — Las mandíbulas cortantes tienen las mas de las veces, por el lado por donde se tocan, un doble reborde interno en los criptoderos como en los quersitas; sí bien en casi todos los pleuroderos es sencillo el borde libre de las mandíbulas.—Las aberturas nasales se parecen enteramente á las de los demás quelonios; se hallan situadas en la punta del hocico en el eje de la longitud de la cara, y tan aproximadas que á. menudo parece que solo haya, sobre todo en el esqueleto, una abertura única.—Los ojos son laterales en los criptoderos, y por el contrario casi superiores en los pleuroderos ; pero en todas estas tortugas palustres los párpados están cortados oblicuamente de arriba abajo como en las especies terrestres; su altura respectiva es casi igual, en loque difieren los eloditas de los quersitas, los cuales tienen el párpado interior mayor que el superior. — La membrana del tímpano es casi circular u oval, y su marco oseo la hace bastant»

aparente en los límites de su circunferencia.— La lengua no es tan gruesa ni tan carnosa como la de los quersitas, y en algunos géneros hasta es muy delgada y muy corta. Casi un su base se ve el tubérculo en medio del cual está el orificio de la glotis, de suerte que hay un pequeño repliegue á cada lado como en las aves. La superficie jamás es completamente lisa, sino que siempre lleva pliegues mas ó menos sencillos, y mas ó menos marcados.

El cuello de los eloditas, aunque á menudo mas largo que el de los quersitas, no consta de mayor número de vértebras, que siempre suelen ser ocho, dependiendo su mayor extensión de ser mas largo el cuerpo de dichas vértebras. En los criptoderos el cuello es casi cilindrico , sus músculos son gruesos y numerosos, como en las aves, y la piel floja, envainadora y móvil, sostenida por un músculo que la contrae obligándola á formar un repliegue en palatina al rededor del cuello, ó á envolver la parte posterior de la cabeza comí) debajo de un capuchón que á menudo solo deja distinguir los agujeros de la nariz. En los pleuroderos muchas veces está deprimido el cuello es mas largo y la piel es mas adherente a los músculos alrededor de los cuales permanece lija. En ambos casos, el epidermis es blando y tuberculoso, y á veces hay apéndices cutáneos en diferentes regiones del cuerpo, y hasta debajo de la mandíbula inferior y de la barba.

Las extremidades de los eloditas tienen casi igual longitud; y constan cada una de cinco dedos perfectamente distintos aunque reunidos entre sí por una membrana mas ó menos desarrollada, según las especies vivan mas habituahnente en el agua ; porque en las que se sabe que habitan mas bien las orillas de los estanques y de los riachuelos, la membrana no pasa de la base de los dedos , mientras que las que raras veces salen á tierra tienen dicha membrana tan prolongada que en algunos llega hasta la punta de las uñas. Estas varian de forma y de longitud; suelen ser largas y puntiagudas, y lijeramente encorvadas y aun ganchosas, pero jamás tienen la forma de pezuñas obtusas como en las informes patas de los quersitas. Su número suele ser cinco en las de delante, y cuatro en las de detrás, raras veces cinco en todos los pies, y en algunos casos, menos frecuentes aun, cuatro solamente en cada uno. Las extremidades de los eloditas están ligeramente deprimidas en el sentido vertical para acomodarse al espacio comprendido entre el espaldar y el peto. En los potamitas es ya mas pronunciada esta depresión, y mucho mas considerable aun en los talasitas en los cuales los miembros se han transformado en verdaderas aletas. El húmero está menos arqueado que en los quersitas,porlocual los brazos de los eloditas se pueden estender mas híc'a adelante; cuando el animal nada, la palma de sus manos y la planta de sus pies se dirigen oblicuamente hacia atrás; pero cuando coloca sus patas sobre el sueldas dos se apoyan en él de lleno y perfectamente. Claro está pues que los eloditas no son ya. unguigrados corno los quersitas, sino verdaderos digitigrados ó plantigrados. Casi todos los eloditas pueden replegar y ocultar enteramente los miembros eu-tre el carapacho y el peto. Ciertas especies de Cisludo, mediante las piezas móviles de su esternón, se encierran y entran completamente en su carapacho, como en una especie de caja ó de casa movible. Sin embargo, en el género Emysaurus ni el espaldar ni el peto se ha ensanchado bastante para ocultar enteramente las extremidades aun cuando estén replegadas. El Platysternon , cuyo peto es ancho, puede ocultar sus extremos entre este y el espaldar, pero su cabeza permanece siempre al exterior.—La pelvis es móvil, siempre que no se halle soldada con el peto, porque entonces corresponde igualmente á les huesos del tronco, como sin excepción alguna se v« cu loe

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

Patrimonio natural de Aragón, Buffon, Los Tres Reinos de la Naturaleza, Zoología. Reptiles. Tortugas. Página 83. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza., Asociación Cultural Aragón Interactivo Multimedia.Fauna Silvestre en Aragón, peces, anfíbios, reptiles, aves, mamíferos, ecología, zoogeografía, Agua, humedales, río, montaña, piedra Naturaleza, Flora, Botánica, Geologia, Zoologia, Ciencias Naturales.

Copyright 1996-2021 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.