Reptiles. Zoología. Página 24. Tomo 4. Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza. en Aragón.
Naturaleza de Aragón > Museo pintoresco de Historia Natural. > Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 4

Reptiles. Zoología. Página 24. Tomo 4. Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 4

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 6 de junio de 2021 última revisión



ARTICULO II.

De la muscologia de los reptiles.

Los músculos de los reptiles tienen en general libras cortas, poco coloridas, y dispuestas en manojos situados entre dos tabiques fibrosos, ó adheridos al tejido muchas veces aponeurótico de la piel. Conservan su irritabilidad mucho mas tiempo que los de los peces. Duméril vio sapos, salamanquesas, tortugas y serpientes decapitadas y desolladas hacia ya muchos dias, y puestas en sitio húmedo, que ejecutaban todavía movimientos durante semanas enteras; y una tortuga terrestre del peso de cerca de cuarenta kilogramos, muerta hacia muchos dias, con el cuello en cierto estado de flaccidez, á consecuencia de la rigidez que sobreviene después de la muerte, y en particular con la córnea de los ojos seca, manifestaba movimientos mediante la contracción y la retracción de las extremidades, siempre que pinchándose estimulaban los músculos de los miembros posteriores. Sabido es, por otra parte, que la cola de los lagartos, y los anguis cuyas vértebras se desunen tan fácilmente al tocarlas, conserva el movimiento durante mas ó menos tiempo. I Swaminerdamm, en su Biblia de la naturaleza, nos ha dejado descripciones y figuras que prueban que podia; ya en aquella época (lt>60), demostrar en los músculos de la rana esa especie de efecto galvánico que ha dado origen á tantos descubrimientos hechos ulteriormente sobre la acción y los fenómenos de la electricidad voltaica.

En general los músculos del dorso están dispuestos de tal modo que determinan movimientos laterales que comunican á las vértebras haciéndolas obrar unas sobre otras á derecha é izquierda, lo cual produce curvas sinuosas cuyas convexidades y concavidadés se suceden unas á otras. Los batracios anuros : y los quelonios difieren en que los primeros tienen muy limitados los movimientos del espinazo, y en que los segundos las dos regiones del cuello y de la cola son las últimas susceptibles de movimiento en casi todos los sentidos, hacia arriba, hacia abajo, y lateralmente. En la mayor parte de los reptiles la conformación y la articulación de las vértebras se oponen á los movimientos de la columna central en el sentido de su altura. En las serpientes, por ser igual la forma de las vértebras en toda su longitud, las potencias motrices son casi las mismas que en los peces afines ya de las anguilas. A las apófisis transversas y á las costillas van á abocar los haces de fibras contráctiles que al parecer son casi constantemente repetición unas de otras; de suerte que conociendo los movimientos de una de las vértebras, se pueden deducir los de las restantes, y por consiguiente, concebir los de toda la masa de las serpientes.

En los quelonios, merced á la disposición de las vértebras dorsales y del esternón, están obliterados los músculos correspondientes; pero los que obran sobre la cabeza, sobre la cola y hasta sobre las extremidades, se atan al interior del carapacho. De ahí resultan para estos músculos otras apariencias y otras situaciones, aunque su analogía con los que les corresponden, y sobre todo, sus usos, no les hayan hecho variar en su esencia.

En los batracios anuros se nota que los músculos que mas desarrollo han adquirido son los del bajo vientre, comparativamente con los de la misma región en los demás reptiles; de suerte, que bajo este concepto las paredes del abdomen presentan cierta analogía con las de los mamíferos. Es muy natural que sean poco extensos los músculos abdominales en los quelonios, y que no existan absolutamente los de las costillas. Por otra parte, en el mismo orden el músculo cuadrado de los lomos, que en los mamíferos mueve principalmente al parecer las vértebras lumbares que aquí encuentra fijas, obra en sentido inverso tirando hacia sí el ileon, que es movible, así como el músculo recto que se extiende desde el pubis al esternón va, por el contrario, á mover toda la cadera en la mayor parte de los quelonios.

El diafragma falta, y el tórax se halla casi dispuesto como en las aves, es decir, que contiene no solo los pulmones y el corazón, sino también las primeras visceras propias para la digestión, tales como el estómago, el hígado y el bazo. Esta circunstancia establece una gran diferencia por una parte entre los mamíferos que tienen un diafragma que separa el pecho del vientre, y por otra, entre los peces, en los cuales las branquias están separadas de las costillas por una especie de diafragma análogo al de los mamíferos, pero situado delante de la boca del abdomen.

Las infinitas variedades que presentan los músculos que han de mover las diferentes porciones de los miembros nos impiden entrar aquí en su descripción, bastándonos por ahora recordar que los de las extremidades anteriores faltan absolutamente en los ofidios, si bien se principian ya á ver rudimentos de ellos, á lo menos por lo que hace al hombro, en los anguis y los ofisaurios. Los quelonios tienen sus músculos del hombro insertos dentro del pecho, en el interior del carapacho, lo cual cambia enteramente las relaciones de inserción, puesto que el origen de cada uno de estos haces musculares es en un todo distinto del de sus análogos en los demás animales vertebrados.

La singularidad mas curiosa que pueda darse es la disposición de los músculos del muslo y de la pierna en los batracios sin cola; porque su conjunto y cada uno de ellos en particular tiene la mayor analogía son lo que se observa en el mismo hombre. Con efecto, su muslo redondeado, largo y cónico, la rodilla que puede extenderse enteramente en la dirección del fémur, y su pantorrilla bien pronunciada y formada por verdaderos gemelos ó gastro-cnémicos, y ademas, el movimiento horizontal que el animal, sumergido en el agua, recibe en el eje de su cuerpo por el súbito impulso de sus patas palmeadas, en la acción de nadar, corresponde completamente por su efecto al que produce el salto vertical sobre la totalidad del cuerpo en la especie humana.

El músculo cutáneo general se encuentra en la mavor parte de los ofidios y de los saurios, y sobre todo en los anfisbenas, nayas y camaleones. No se le ve por completo en el cuerpo de los quelonios, por haber sido, digámoslo asi, transportado y estar mejor desarrollado alrededor dé los músculos del cuello para formarles una especie de vaina. El mismo músculo falta igualmente en los batracios anuros, porque todos tienen la piel separada por completo de la capa de los músculos, reabriéndola como una especie de saco movible, aislado é insensible; y en los urodelos, en los cuales, por una disposición inversa, los tegumentos dan inserción á casi todos los órganos activos del movimiento.

Si grande es la variedad de los órganos de la deglución y del modo de verificarse esta en los reptiles, no lo es menos la del desarrollo y de la particular disposición de los músculos destinados á obrar en estas funciones. Las de la deglución y de la respiración exigen al parecer el uso simultáneo de estas potencias activas, como sucede en los batracios, que por carecer de costillas, y en los quelonios por tenerlas soldadas, no pueden servir estos huesos para la parte mecánica del acto respiratorio.

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

Museo pintoresco de Historia Natural. Zoología, animales, reptiles. Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Buffon. Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

Copyright 1996-2021 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.