Zoología. Reptiles. Tortugas. Página 118. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza. en Aragón.
Naturaleza de Aragón > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza

Zoología. Reptiles. Tortugas. Página 118. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Buffon Los Tres Reinos de la Naturaleza

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 6 de junio de 2021 última revisión



varios espacios que en el estado fresco, solo están rellenos por láminas cartilaginosas, flexibles y á veces hasta enteramente membranosas. Solo los potamitas se encuentran en el mismo caso, pero con la notable diferencia de que en estos, las extremidades de las costillas no llegan á tocar, por el lado del peto, á las piececillas óseas marginales en las cuales se encajan, á la manera que las piedras preciosas se hallan retenidas en su engarze.

La corvadura general del carapacho, constituida por las vértebras y por las costillas, es siempre muy baja, y se acerca también por este concepto, á la forma que hemos indicado en los potamitas. Pero en estos el conjunto del escudo es generalmente redondeado, casi circular; al paso que en los talasitas se prolonga y se estrecha sensiblemente hacia atrás, si bien por delante presenta una ancha escotadura.

El peto difiere del de los quersitas y de los elodi--tas, que le tienen completamente osificado hacia la parte media, menos en su primera edad. Solo los pota-mitas tienen, como los talasitas, el esternón membranoso en la región central, la cual se halla asi rodeada de piezas óseas cíe formas diversas en las diferentes especies; pero hay la notable particularidad deque el conjunto de este peto en las tortugas marinas es mucho mas largo que. ancho, al paso que en las fluviátiles cada una de las piezas que le componen , aunque de forma muy variable, presenta sin embargo mas anchura que longitud.

Por ¡o que hace á los caracteres que se sacan de las extremidades libres de las patas, no tenemos necesidad de insistir en las diferencias esenciales que se encuentran, por decirlo así, inscritas en la forma de los huesos que componen la mano ó el pié. Acerca de su longitud diremos que los huesos de los pies ó de las manos de los quersitas son en totalidad un tercio ó una cuarta parte mas largos que la tibia ó el radio; al paso queen los talasitas, la mano sobre todo tiene una longitud á menudo cuádruple que. la de los huesos del antebrazo, y el pié posterior es por lo menos la mitad mas largo que la tibia. Los'potamitas y los eloditas solo presentan bajo este concepto proporciones intermedias.

La forma general de la cabeza es al parecer la misma en los talasitas y los quersitas. Es casi cuadrada en la parte media correspondiente á las órbitas , es decir que la altura viene á ser igual á la anchura, aunque lateralmente presente planos declives; pero los pota-mitas y la mayor parte de los eloditas , sobre todo en los de la subfamilia de los pleuroderos, tienen la cabeza mas deprimida hacia atrás y en ciertos casos la anchura del cráneo, tomada hacia los dos tercios posteriores, es cuatro veces mayor que la altura vertical.

Cuvier, en sus Recherches sur les ossemens fossi-les, indicó perfectamente el principal carácter de la estructura de la cabeza en los talasitas. Con efeeto, los bordes de sus huesos parietales, frontales posterio-res,yde sus mastoideos, temporales y yugales, seunen entre sí y con la caja para cubrir toda la región de las sienes, con un techo óseo sin solución de continuidad, y debajo del cual los músculos temporales se hallan protegidos y encuentran un punto de inserción muy resistente para obrar sobre la mandíbula. Ademas el hocico es mas corto que en los otros quelonios; sus órbitas mayores, su cavidad nasal mas pequeña y mas ancha que larga. Basta ya de comparación, aunque pudiéramos prolongarla mucho mas,y limitémonos á decir por fin, que los talasitas tienen en general la cola muy corta, sirviéndose de ella tan solo para auxiliar sus movimientos en la natación.

Las tortugas marinas apenas salen del agua mas que en la época de la puesta; sin embargo, dícese de muchas especies que van durante la noche á tenderse «n las playas de alguna? islas desiertas, y.que trepan

por las rocas aisladas en alta mar para pacer en elias ciertas plantas marinas de que gustan mucho. En algunos sitios tranquilos , hasta á 700 ú SOO leguas de toda tierra lirme, se ven á veces en la superficie de las olas, varias tortugas extendidas y en la mas absoluta inmovilidad, como si estuviesen privadas de vida, creyéndose que toman esta posición para entregarse al sueño, y mas adelante veremos que los pescadores se aprovechan de esta circunstancia para apoderarse de ellas. Todas tienen la facultad de sumergirse largo tiempo, lo cual fácilmente se concibe en vista de lo extensión de sus vastos pulmones, que deben admitir suficiente cantidad de aire para comunicar á su sangre todas las propiedades que resultan de la he-matqsis; de modo que aun cuando no sea mas que parcial su circulación pulmonar, es sin embargo evidentemente arbitraria.

Las narices de los talasitas no se prolongan como las de los potamitas, si bien el orificio externo de su canal nasal lleva encima una masa carnosa , en cuyo espesor se distingue el juego de las válvulas que el animal levanta á voluntad cuando está en el airé, y que puede cerrar exactamente cuando se sumerge én la profundidad de las aguas. Este notable aparato, que encontraremos también en los cocodrilos, está propor-cionalmente mas desarrollado en los individuos jóvenes que en los adultos. Uíccse que esta particularidad ha podido dar origen á algunos errores de los naturalistas, quienes han considerado como especies distintas á individuos jóvenes que caracterizaban por la presencia de esta especie de cuerno sobre la extremidad de la nariz.

Aunque las tortugas apenas se ponen en comunicación entre sí mas que por la voz, que en las especies terrestres no es otra cosa que un resoplido, cuando se las irrita excitándolas á andar, ó cuando se las coge, sin embargo, las especies eminentemente acuáticas constituyen a| parecer una excepción; se han dado á conocer los gritos de los potamitas y los de algunas Chelonia, pero en los Sphargis sobretodo se ha indicado esta particularidad. La mayor parte de los individuos cogidos en las redes, ó gravemente heridos, han despedido fuertes sonidos y gritos á los cuales deben su nombre.

Los talasitas se alimentan principalmente de plantas marinas, como se ve abriendo su estómago; mas parece que algunos, sobretodo entre los que exhalan olor de almizcle, como el Chelonia caouana y el C". imbricaba, mezclan en su alimentación la carne de los crustáceos y de muchas especies de moluscos, tal como la de las gibias en particular. Sus mandíbulas son, con efecto, robustas, como el pico de las aves de rapiña, están muy sólidamente articuladas y sus músculos muy desarrollados. Este pico córneo, ganchoso por arriba y por abajo es cortante en sus bordes, cuyo filo es por otra parte delgado y las mas de las veces dentado á manera de sierra; la mandíbula inferior entra en una ranura de la superior como la tapa de una caja de tabaco, y el otro borde interior de la ranura, correspondiente al paladar-, es ademas saliente y dentado, de suerte que por el simple movimiento de presión ejercido con mucha fuerza por el excesivo desarrollo y las extensas inserciones del crotáfites debajo de la bóveda de los huesos parietales y de los frontales posteriores, la sustancia cogida se encuentra cortada tres veces á uno y otro lado de la abertura de la boca. La lengua ancha, muy carnosa y móvü, aunque corta, sirve para recoger y acompañar de nuevo bajo esos cortantes dentados la materia alimenticia. Reúnela en una masa para dirigirla encima de la glotis en la cavidad de la faringe, por mas que no haya epiglótis ni velo del paladar. Se ha observado en muchas especies de Chelonia una particular estructura del canal esofágico, pues lleva interiormente puntas ó grandes papilas ternillosas, libres, movibles, cilindricas ó có-

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

Patrimonio natural de Aragón, Buffon, Los Tres Reinos de la Naturaleza, Zoología. Reptiles. Tortugas. Página 118. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza., Asociación Cultural Aragón Interactivo Multimedia.Fauna Silvestre en Aragón, peces, anfíbios, reptiles, aves, mamíferos, ecología, zoogeografía, Agua, humedales, río, montaña, piedra Naturaleza, Flora, Botánica, Geologia, Zoologia, Ciencias Naturales.

Copyright 1996-2021 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.