Zoología. Reptiles. Página 62. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza. en Aragón.
Naturaleza de Aragón > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza

Zoología. Reptiles. Página 62. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Buffon Los Tres Reinos de la Naturaleza

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 6 de junio de 2021 última revisión



NATURALEZA. ZOOLOGIA.

en sus proporciones muy notables en los talasitas cuyas aletas anteriores dan un desarrollo doble ó triple que las posteriores. Hemos entrado en bastantes pormenores sobre los , huesos, porque á menudo suele suceder que se han j confundido porciones de carapacho con fragmentos de | cráneos descomunales; y se han tomado omóplatos, pubis, etc. de talasitas por fragmentos de astas de ciervos I enormes; y de aquí hipótesis sobre la naturaleza de terrenos sepultados por una revolución volcánica ó por una catástrofe neptúnica.

ARTICULO II.

De la miologia en las tortugas.

Naturalmente no deben tener los quelonios músculos espinales en las regiones del dorso y de los lomos; aunque Bojanus ha descrito uno inserto en los intervalos comprendidos entre las costillas y las vértebra-debajo de su bifurcación, y en el arco posterior de la última cervical á la cual debe levantar.

Los músculos del cuello son casi semejantes á los de las aves, y toda la potencia de los obliterados se ha trasportado al parecerá esta región, que es, en efecto, la mas carnosa y la mas movible.—En la mayor parte de las especies se observa un músculo de la piel, excesivamente desarrollado en la región del cuello. Consta de fibras dispuestas casi transversalmente, y á él se debe el que la piel pueda cubrir la cabeza á manera de capucha.

Los músculos de la cola son análogos á los de los mamíferos y la mueven en todcs sentidos. Las tortugas terrestres son las de cola menos desarrollada, y los Emysaurus al contrario. El grosor y la fuerza de la cola, mas notables en los machos, dependen de encontrarse la cloaca en su base, y de alojarse en ella el único órgano que sirve para la trasmisión del humor prolífico.

Claro está que se hallarán poco desarrollados kr-músculos del bajo-vientre. Además presentan la notable circunstancia de tener una especie de rudimento de diafragma, pero los pulmones se hallan detrás, y algunas expansiones se fijan hasta en la pleura.

Los músculos del hombro y de la pelvis, y hasta los de la parte superior del brazo y del muslo se parecen por su inserción á los de los crustáceos y de los insectos, porque se verifica en el interior del carapacho. Las modificaciones de los demás músculos de las extremidades son demasiado numerosas para que puedan tener cabida en nuestro trabajo.

ARTICULO III.

De la neurología en las tortugas.

Ninguna modificación esencial nos hallamos en el caso de indicar en este artículo. Puede consultarse, sin embargo, á Bojanus, quien ha estudiado el sistema nervioso en el Emys.

ARTÍCULO IV.

De la fisiologia de los sistemas óseo j muscular en las tortugas.

La absoluta inmovilidad de las partes del tronco, la larga persistencia en el estado de reposo voluntario, la cortedad y gran separación recíproca de sus pata que requieren gran fuerza no solo para levantar con trabajo esta especie de casa harto pesada, sino también para arrastrarla lentamente, daná su progresión tin

ni".tí como se une con los bordes libres del carapacho. En los talasitas es continuo con las piezas del limbo por simples fibras cartilaginosas; en los pota-mitas se halla cubierto en sus bordes por las láminas tintantes de la piel del escudo; en los eloditas varia según según los géneros; en la mayor parte délos criptoderos el borde externo se une con el limbo formando con él un ángulo cortante; en los pleuroderos se ven mil modificaciones; y en los quersitas está en lazado con el carapacho por medio de piezas anchas v redondeadas en el punto de sus uniones, por lo que lia recibido el nombre de cruciforme.

La singular situación de los huesos del hombro en la misma cavidad de las costillas, y su inserción debajo de la columna vertebral, es un ejemplo único entre los animales, sucediendo lo mismo con los huesos del brazo que se encuentran de esta suerte encerrados en el pecho entre el peto y las costillas. Los huesos del hombro se parecen hasta cierto punto á una pelvis. Consta de dos piezas superiores (el omóplato y el acromion), y una inferior (la clavícula) que va á unirse con el peto hacia la región correspondiente á la pieza impar. Las tres piezas reunidas constituyen la cavidad glenoidea. El hueso del brazo parece contorneado sobre sí mismo, y encorvado, para acomodarse á la cavidad del carapacho. Se asemeja algún tanto á un fémur por la salida de su cabeza articular y sobre todo por el desarrollo de las tuberosidades. Su parte media está á menudo aplanada, y la extremidad inferior presenta una polea poco cóncava para que se articulen á un tiempo el radio y el cubito cada uno por una especie de cóndilo. Estos dos huesos del antebrazo están generalmente aplanados y no pueden moverse el uno sobre el otro. El radio desciende un poco mas abajo por la parle del carpo que el cubito, el cual suele estar mas alto en la articulación humeral.—En los talasitas consta el carpo de nueve huesos en tres filas, la tercera de los cuales, con cinco huesos, tiene uno mayor, libre y fuera de fila, situado en el lado del mefiíque ó del cubito. Los tres dedos intermedios tienen cuatro falanges, y el pulgar y el meñique no mas que tres, considerando en todos como falanges los huesos metacárpicos. Los ■uersitas tienen enteramente inversa la disposición de la mano: el carpo consta solo de tres huesos, de los cuales el uno recibe los tres dedos internos, el otro los dos externos, y el tercero se halla situado entre las dos piezas del antebrazo y las dos del carpo. Las falanges en número de tres, son sumamente pequeñas y casi cúbicas, y aun mas coitos los metacárpicos. En los eloditas la mano tiene mas movimiento, y sus huesos están de consiguiente dispuestos para ese fin. En los potamitas los tres dedos internos, con uñas, son muy largos por el desarrollo de la última falange, al paso que en los dos externos, sin uñas, y ocultos en el espesor de la piel, son excesivamente pequeñas.

Él íleon se fija sólidamente en algunos casos ó se articula en otros con el sacro, á veces con la octava costilla. El pubis y el isquion se dirigen hacia el esternón , y se sueldan entre sí dejando en medio de su amplitud un espacio libre oval que es el agujero sub-púbico. El fémur se podría confundir á primera vista con el de un mamíb ro: tiene una cabeza, dos trocánteres, á menudo una cresta saliente, y la otra extremidad un doble cóndilo poco pronunciado para adaptarse en las dos pequeñas cavidades de los huesos de la pierna. Los fémures son mas largos y un poco mas encorvados que los húmeros en el sentido de las articulaciones superiores é inferiores.—La tibia y el peroné, tienen la mayor analogía de forma y de uso con el cubito y el radío, pero son mas largos y están un poco mas separados entre sí.—Como los huesos de los pies tienen las mayores relaciones de forma y de estructura con loa de ras manos, solo se diferencian

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

Patrimonio natural de Aragón, Buffon, Los Tres Reinos de la Naturaleza, Zoología. Reptiles. Página 62. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza., Asociación Cultural Aragón Interactivo Multimedia.Fauna Silvestre en Aragón, peces, anfíbios, reptiles, aves, mamíferos, ecología, zoogeografía, Agua, humedales, río, montaña, piedra Naturaleza, Flora, Botánica, Geologia, Zoologia, Ciencias Naturales.

Copyright 1996-2021 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.