Reptiles. Zoología. Página 32. Tomo 4. Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza. en Aragón. 
Naturaleza de Aragón > Museo pintoresco de Historia Natural. > Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 4

Reptiles. Zoología. Página 32. Tomo 4. Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 4



mandíbulas lleven piel blanda en forma de labios, y los Chelys las únicas tortugas cuyas mandíbulas sean planas y la boca hendida. Todos los quelonios tienen la lengua carnosa, poco exertil, y con papilas nerviosas muy distintas. El esófago tiene interiormente puntas cartilaginosas dirigidas de delante atrás en el sentido del estómago, el cual es transverso. Los intestinos son largos; el hígado es voluminoso, consta de dos lóbulos, aloja en su parte superior el corazón, y en su corcavidad la vejiga de la hiél; el bazo es redonddo, mediano, y está muy distante del hígado. El páncreas es una glándula muy gruesa. En todos los quelonios la cloaca es redondeada, y está situada debajo de la cola, encontrándose en su interior el orificio de canales que van á parar á la cavidad del peritoneo.

Los saurios presentan numerosas variaciones en sus órganos de la digestión á causa de la diversidad de sus costumbres, en general comen y beben poco y digieren lentamente; y aunque se haya dicho de algunos que eran herbívoros ó frugívoros, la mayor parte son muy carniceros. Los cocodrilos, los gaviales y los tupinambis se nutren de peces, de pequeños mamíferos y de otros vertebrados; las monitores, las iguanas y los Draetepa buscan los nidos de las aves para devorar sus huevos ó su prole; los lagartos, los dragones y los camaleones persiguen los insectos y cazan las lombrices y las orugas; los geckos atacan los moluscos y otras pequeñas especies de animales. Todos lamen el agua y la sangre; ninguno puede chupar ó hacer el vacío en la boca; su mandíbula inferior es la única móvil las mas de las veces, aunque el hueso cuadrado ó temporal maxiliar no esté sólidamente unído con el temporal, pero mediante este modo de articulación, la mandíbula inferior puede avanzar ó retrasar en totalidad sobre la superior; los cocodrilos son los únicos que se exceptúan, porque estando en ellos soldado el hueso cuadrado hacia atrás en el cráneo, pueden levantar la mandíbula superior cuando la inferior le presenta un punto de apoyo por estar parada. Los dientes de los saurios varían mucho de forma en los diferentes géneros; sin embargo, son siempre sencillos ó no compuestos y sin cemento intermedio en la corona; cuando son cónicos, solo sirven para retener ó para atravesar la presa; si son cortantes ó aserrados, sirven para mascar las carnes. Solo las dragonas tienen dientes con tubérculos romos. Ademas de los dientes que se ven en ambas mandíbulas, presentan las iguanas, los lagartos, los anolis y otros muchos géneros, algunos implantados en los huesos palatinos-y en los pterígoideos. La lengua es carnosa y protractíl, á menudo hundida en la extremidad, menos los cocodrilos que la tienen adherida en las encías. Exceptuando estos mismos cocodrilos, ningún saurio tiene velo del paladar, ninguno presenta epiglotis; ni en ninguno se abre la glotis en la faringe. El hueso hióides presenta con frecuencia seis cuernos, ó apéndices óseos y cartilaginosos; dos que van hacia la papera, cuando existe esta bolsa gutural, como sucede en las iguanas, y los dragones, los cuales depositan en ella insectos como los monos en los abazones. El hígado tiene muchas variedades por su desarrollo y número del óvulos, como igualmente por la posición y el volumen de la vejiguilla de la hiél. La cloaca tiene constantemente dos labios móviles, y presenta una hendidura cuyo diámetro mayor es transverso.

Los ofidios son todos carniceros, y no tragan mas que una presa viva ó que acaban de herir; pero difieren mucho entre sí según ataquen á animales de grande ó de pequeño volumen. Los que se hallan en este último caso tienen por lo general menores dimensiones, su niel apenas presenta escamas de formas y de tamaño diferentes entre si; su boca apenas es dilatable, porque las ramas de su mandíbula inferior están, las mas de las veces, soldadas por una sínfisis; hasta ahora no se han encontrado especies venenosas entre estas últimas. Las serpientes de boca dilatable tienen sus mandíbulas superior é inferior móviles por la singular disposición del hueso cuadrado que empuja hacia adelante la una haciéndola adelantar, cuando la otra baja y se dirige hacia atrás, y recíprocamente. Sus dientes maxilares y palatinos son siempre cónicos, puntiagudos, curvos, y no pueden servir para mascar, obrando solamente cuino ganchos para retener la presa Estas serpientes son mas activas y mas flexibles, ó bien están dotadas de prodigiosa fuerza. La forma de sus escamas es muy diferente; las del vientre constituyen en general grandes placas; ninguna tiene velo del paladar, ni epiglotis, y por consiguiente no puede nacer el vacío en la boca. Su lengua es cilindrica; está formada por un tubo carnoso retráctil; está hendida y se divide en dos puntas blandas en la extremidad que puede salir fuera de la boca vibrando en ella. La mayor parte, en el momento en que tragan la presa entera, segregan mucha saliva ó una baha glutinosa con la cual cubren la superficie de su víctima; su esófago es ancho; viene á ser una especie de buche ó de primer estómago; su tubo intestinal es corto, un tercio apenas mas largo que el abdomen; su hígado, compuesto de un solo lóbulo, es de forma oblonga, y cubre la parte superior del tubo digestivo. Hay en ellos un canal hepático y otro distinto para la vejiguilla de la hiél, la cual dista siempre mucho del hígado; pero la bilis corre por esos dos conductos hacia el mismo punto del tubo intestinal pasado el estómago; debajo de este punto se observa el bazo, el cual es redondeado y se halla situado en la línea media del abdomen. El ano está en el origen de la cloaca; presenta una hendidura transversal casi como en las aves; los dos labios movibles que la orillan llevan escamas de formas diversas. La Cecilia, bajo este punto de vista, y bajo otros muchos es la única excepción de esta regla, por ser redondeada su cloaca, como en todos los batracios sin cola.

Los batracios, y sobre todo los que no conservan la cola, difieren mucho, bajo el punto de vista de los órganos de la digestión, según sean aun renacuajos ó tengan la forma de embriones, ó según hayan llegado á su último estado. En la primera edad, vieren una boca con labios y piezas córneas ó cortantes que les sirven de mandíbulas para dividir en fragmentos las materias vegetales que constituyen su principal alimento, y entonces su tubo intestinal se encorva y se arrolla en espiral en la capacidad de un vastísimo abdomen redondeado; pero estos mismos animales, llegados al estado perfecto, cambian completamente lo mismo interior que exteriormente, asi como en sus costumbres y en sus hábitos obligados. Tienen la boca excesivamente ancha, hendida mas allá de los ojos; tragan su presa viva y toda entera; pueden sufrir por largo tiempo la privación casi absoluta de alimentos; crecen lentamente y su vida se prolonga muchísimo en este último estado los hemos considerado hasta ahora y en el mismo vamos á recordar ahora las principales observaciones á que dan lugar. La piel que orilla sus mandíbulas es blanda, y forma una especie de encía ó de labio exterior. Su mandíbula inferior entra en una especie de ranura que se ve en toda la longitud de la superior, y sus ramas son lijerameníe móviles hacía la sínfisis: esta unión de las dos mandíbulas es completa y se cierra herméticamente como una caja de tabaco con su tapa. Esta blandura de los bordes maxilares es aun mas notable en la Sirena y el Proteus anguinus, en quienes la mandíbula es incompleta por delante; la mayer parte tienen las mandíbulas con pequeños dientes cónicos, agudos, iguales entre sí; otros hay distribuidos simétricamente y en muchas filas, soldados con los huesos de! paladar, con los premaiulibulares 6 con los pterigoideos,

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

Museo pintoresco de Historia Natural. Zoología, animales, reptiles. Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Buffon. Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

Copyright 1996-2020 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.