Zoología. Aves. Página 267. Tomo 3. Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza. en Aragón.
Naturaleza de Aragón > Museo pintoresco de Historia Natural. > Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 3

Zoología. Aves. Página 267. Tomo 3. Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 3

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 6 de agosto de 2021 última revisión



.PAJAROS M. 267

xo Gilguero catorce ó quince. También es preciso cuidar de separarlos de sus hembras después de las puestás, esto es, desde agosto hasta marzo; pues sin esta precaución sus pasiones los gastan y abrevian su vida otros dos ó tres años.

A estas interesantes observaciones particulares debo añadir otra general, mas importante y que puede asimismo dar alguna luz acerca de la generación de los animales y del desarrollo de sus diferentes partes. Se ha observado constantemente cruzando los Canarios ó bien entre si ó bien con pájaros extraños, que los mestizos provenidos de tales mezclas tienen la cabeza, cola y piernas parecidas á su padre, y lo demás del cuerpo á su madre. Lo mismo puede notarse en los mestizos cuadrúpedos: los hijos de Asno y yegua tienen el cuerpo tan grueso como su madre, y sacan del padre las orejas, la cola y la delgadez de las piernas. Parece, pues, que en la mezcla de los licores seminales, por muy intima que se la deba suponer para el cumplimiento de la generación, las moléculas orgánicas suministradas por la hembra ocupan el centro de esta esfera viva que crece en todas dimensiones, y que las moléculas dadas por el macho rodean las de la hembra, de modo, que la envoltura y las extremidades del cuerpo pertenecen mas bien al padre que á la madre. La piel, el pelo y los colores, que deben ser considerados como pertenecientes á la parte exterior del cuerpo, participan mas de lo rama paterna que de la materna. Muchos mestizos que saqué echando un Macho Cabrio á las ovejas, tenian todos en vez de lana el áspero pelo de su padre. En la especie humana puede también notarse que comunmente los hijos se parecen mas bien al padre que á la madre en las piernas, pies, manos, número y color de los cabellos, la calidad del cutis, y el tamaño de la cabeza; y los mulatos que provienen de un blanco y una negra tienen el color negro menos fuerte que los hijos de un negro y de una blanca. Todo esto parece probar que en el éstablecimiento local de las moléculas orgánicas suministradas por los dos sexos, las del macho se colocan encima y rodean las de la hembra, las que forman el primer punto de apoyo, ó por decirlo así, el núcleo del ser que se organiza; y que á pesar de la penetración y mezcla intima de esas moléculas, siempre quedan mayor número de masculinas en la superficie, y de femeninas en lo interior. Cosa natural me parece que así suceda, supuesto que las primeras van á buscar á las segundas: de donde resulta que en el desarrollo del cuerpo los miembros deben sacar mas del padre que de la madre, sucediendo lo contrario con el tronco.

Como en general la hermosura de las especies no se perfecciona ni aun puede sostenerse sino cruzando las razas, y al mismo tiempo la nobleza de la figura, la fuerza y el vigor del cuerpo dependen casi en un todo de la buena proporción de los miembros, los machos son los únicos por cuyo medio pueden ennoblecerse y realzarse las razas en el hombre y en los animales. Yeguas grandes y hermosas con caballos chicos y feos nunca producirán sino potros mal formados; sin embargo de que de un caballo hermoso, aunque sea con una yegua fea, resultarán caballos hermosos, y tanto mas, cuanto las razas del padre y de la madre estén mas distantes y sean mas extrañas la una para la otra. Lo mismo sucede con los Carneros: únicamente con los moruecos extranjeros se pueden realzar sus razas; y una oveja hermosa con un morueco común nunca producirá mas que corderos también comunes. Mucho pudiera añadirse á lo que he dicho sobre esta importante materia; pero esto seria apartarse de nuestro asunto, cuyo objeto mas interesante, y mas útil para la historia de la naturaleza seria sin embargo la exposición de todas las observaciones hechas hasta el dia, y de las que podrán verificarse en orden á la mezcla de los animales. Como muchas

personas se ocupan y divierten con las crias de Canarios y estas se hacen en poco tiempo, fácilmente pueden tentarse gran número de experiencias en orden á sus mezclas con pájaros diferentes, como también acerca de las ulteriores producios de estas mezclas. Estoy seguro de que por medio de la reunión de todas estas observaciones, y su comparación con las que se han hecho en los hombres y en los animales, se lograría quizás determinar con precisión la influencia, el poder efectivo del macho en la generación relativamente al de la hembra, y señalar en consecuencia las analogías generales por cuyo medio podría presumirse que tal macho conviene ó no á tal ó tal hembra.

Es sin embargo cierto que en los animales, lo mismo que en el Hombre y aún en los pajarillos, la desconformidad de carácter, ó si se quiere, la diferencia de calidades morales, perjudicaría muchas veces á la Conveniencia dé las físicas. Si alguna cosa prueba que el carácter es una impresión buena ú mala dada por la naturaleza, y cuyos rasgos no puede cambiar la educación, es el ejemplo de nuestros canarios. Casi todos, dice Mr. Hervieux, son diferentes entre si por sus inclinaciones: hay machos de un temperamento triste, pensativo, digámoslo asi, y casi siempre abotargados, que cantan rara vez y siempre en tono lúgubre, que consumen mucho tiempo en aprender, que nunca saben mas que imperfectamente lo que se les ha enseñado, y que olvidan con facilidad lo poco que saben. Estos mismos canarios son muchas veces tan poco aseados, que sus patas y su cola están siempre sucias. !No pueden gustar á la hembra, á la cual no deleitan con su canto ni aun en id instante del nacimiento de sus hijos, que por lo común no valen mas que su padre. Hay otros tan malos, que matan á la hembra que se les da, y no hay otro medio de sujetarlos que darles dos, las cuales reuniéndose para la común defensa, le vencen al principio por la fuerza, y le rinden en seguida por amor (1). Vése en otros una inclinación tan bárbara, que rompen y se comen los huevos que la hembra les ha puesto, y en el caso de que las permitan empollar, cuando los hijos han nacido, estos padres desnaturalizados los cogen con el pico, los arrastran por la pajarera y los matan (2). Otros hay tan salvajes, feroces é independientes, que no quieren que se les toque ni acaricie; es preciso dejarlos tranquilos, y no

(1) Sucede algunas veces que estos malos machos, tienen por otra parte otras cualidades que reparan de algún modo este defecto, como por ejemplo la de tener un canto melodioso, un vistoso plumaje y ser muy familiares; si se quiere hacerlos anidar se tomarán dos hembras muy fuertes y de un año mas que el macho que se las quiere dar; se pondrán á estas hembras juntas en una misma jaula por espacio de algunos meses á fin de que se vayan conociendo, y no estando zelosa la una de la otra, aunque no tengan mas que un macho no se pelearán. Un mes antes del tiempo de sus amores se las soltará en un mismo paraje, y cuando haya venido el tiempo de la cópula se pondrá al macho con las dos hembras, particularmente los primeros dias se pelearán, pero las dos hembras se defenderán mutuamente contra el macho y al fin llegaran á tener un imperio absoluto sobre el macho; de suerte que no pudiendo conseguir nada por la fuerza, se acostumbrará en poco tiempo á vivir con las hembras y las vencerá al fin por la dulzura.

(2) Hay machos de un temperamento débil, indiferentes hacia sus hembras, y que siempre están enfermos después de la cria, á los cuales no se les debe aparear, porque he observado que sus hijos se les parecen. Los hay tan petulantes, que maltratan á la hembra haciéndola salir del nido, ó impiden que empolle: estos son los mas robustos, los mejores para el canto, y muchas veces los mas mansos y que tienen mas hermoso plumaje. Otros rompen los huevos y matan á sus hijos para gozar mas antes de la hembra; otros tienen una simpatía singular con visos de elece on y de una preferencia marcada. Un macho puesto entre veinte hem-



Índice de páginas de Zoología Aves.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.



Museo pintoresco de Historia Natural. Zoología, animales, aves. Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

Copyright 1996-2021 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.