Zoología. Aves. Página 162. Tomo 3. Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza. en Aragón.
Naturaleza de Aragón > Museo pintoresco de Historia Natural. > Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 3

Zoología. Aves. Página 162. Tomo 3. Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 3

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 6 de agosto de 2021 última revisión



cuales la primera se verifica á mediados de la primavera; y ambas suelen salir muy bien, con tal que la estación no sea lluviosa. Los nidos son de tosca construcción, y no toman precaución alguna para preservarlos de la lluvia; los unen con el envés de las hojas de latanero ó de otros árboles, y los hacen en los graneros cuando pueden. Ponen generalmente cuatro huevos en cada cria, y los empollan durante el tiempo ordinario. Quieren mucho á sus hijuelos, y si se trata de quitárselos, revolotean al rededor, prorrumpiendo en una especie de graznido que entre ellas es el grito de la ira; luego se arrojaron sobre el raptor á picotazos; y si son inútiles sus esfuerzos, no desmayan , sino que siguen con la vista á sus hijos, y si se deja á estos en alguna ventana ó lugar abierto que permita el acceso á los padres, se encargan de llevarles de comer, sin que la presencia del hombre ni otro cuidado por sí mismas ó, ningún recelo individual, pueda distraerlas de tan interesante tarea.

Los párvulos se domestican muy luego; aprenden con facilidad á hablar; si se les coloca en un corral, remedan espontáneamente el grito de todos los animales domésticos, como las Pollas, los Gallos, los Gansos, los Cachorros, los Carneros, etc., y acompañan su charla con ciertos acentos y gestos ridículos llenos de gracia.

Estas aves son algo mayores que los Mirlos; como estos, tienen el pico y los pies amarillos, aunque mas largos, y la cola mas corta, la cabeza y el cuello negruzcos ; detrás del ojo se ve una piel desnuda y rojiza de forma triangular; la parte inferior del pecho y toda la del cuerpo, comprendiendo las coberteras de las alas y de la cola, son de un pardo castaño, el vientre blanco , las doce pennas de la cola y las medias de las alas pardas , las grandes, negruzcas desde el extremo basta la mitad de sn longitud, y desde allí blancas hasta su nacimiento, lo cual produce una mancha oblonga de este color cerca de la orilla de cada ala cuando están recogidas, en cuyo estado llegan hasta los dos tercios de la cola.

Apenas se nota atributo alguno exterior que baste á distinguir al macho de la hembra. (Blff.)

PORTA-CRESTAS.

Gratula caruncnlala (Gm.); Glarvala (Shaw.); Sturnus gallinaoeus (Baudin, Levaill.)

Es la especie mas notable del género Martin, por las crestas negruzcas que rodean su cabeza y garganta.

Vive en las márgenes del rio Gamtons, y en el país de los Cafres, reuniéndose en bandadas considerables y ruidosas que siguen á los rebaños de Búfalos. Se alimentan de bayas, insectos y gusanos, que extraen de la tierra en los lugares húmedos, y su natural salvaje los hace desconfiados. El macho es de talla algo mayor que la del Estornino de Europa, y la hembra es mas pequeña; pero solo tiene algunos rasgos de las crestas desnudas que adornan el otro seno según Levaillant: «La doble cresta de la parte superior del pico rodea toda la garganta, quedando luego pendiente en una pulgada de longitud, y separándose á su extremidad donde se termina en dos puntas. Levántase en sentido transversal sobre la frente una especie de cresta de cuatro líneas de altura, y cuya forma es ovoidea, observándose sobre la cabeza en su parte media, otra cresta todavía mas alta, redondeada y escotada en su extremidad como la parte superior de un corazón, y se halla colocada perpendicularmente sobre la cresta frontal y por consecuencia en sentido contrario.» Esta ave tiene el pico amarillo, así como los tarsos, y su plumaje es de un color gris bermejizo, con

pinas y probablemente en los paises intermedios; pero durante mucho tiempo ha sido ave extranjera en la isla de Borbon. No hace todavia veinte años que Desforges-Boucher, gobernador general, y Poivre, intendente, viendo aquella isla desolada por la Langosta, pensaron seriamente en hacer la guerra á este insecto, para lo cual llevaron de las Indias algunos pares de martines para multiplicarlos y oponerlos como auxiliares á sus temibles enemigos. Éste plan tuvo algún éxito al principio, y se esperaban de él grandes ventajas; cuando los colonos, habiendo visto que aquellas aves picoteaban con mucha ansiedad los terrenos recientemente sembrados, creyeron que buscaban las simientes, se alarmaron en todas las islas, y denunciando al Martin como ave dañina, le formaron causa. Sus defensores sostuvieron que, si escarbaban la tierra recientemente movida, era con el objeto de buscar, no las simientes, sino los insectos enemigos de ellas; con lo cual se convertían en bienhechores de los colonos; pero, á pesar de todo, fue proscrita por el consejo, y dos horas después de la sentencia de proscripción no quedó un solo par en toda la isla. La pronta ejecución de este decreto trajo pronto arrepentimiento; pues las Langostas, habiéndose multiplicado sin obstáculo, causaron nuevas devastaciones, y el pueblo, que nunca ve mas que lo presente, echó de menos á los Martines, como único dique capaz de contener á las Langostas. Mr. Mora ve, secundando las ideas del pueblo, hizo traer cuatro de esas aves ocho años después de su proscripción, las cuales fueron recibidas con las mayores demostraciones de alegría, y su conservación y multiplicación se hicieron asunto de Estado. Se las dispensó la protección de las leyes, y se las puso bajo una salvaguardia todavía mas sagrada, pues los médicos declararon que su carne era un alimento mal sano. Tantos medios, tan poderosos y tan bien combinados, no fueron infructuosos: los Martines desde aquella época se han multiplicado prodigiosamente, y han destruido del todo la Langosta; pero de esta misma destrucción ha resultado otro inconveniente, porque, habiéndoles faltado de repente esta base de su alimento, y aumentándose cada dia el número de estas aves, se han visto obligadas á arrojarse sobre los frutos, en especial sobre las moras, las uvas y los dátiles; han llegado á arrancar los trigos, el arroz, el maiz y las habas, y á penetrar hasta en los palomares para matar y llevarse á los pichones; de suerte que, despues de haber libertado á esas colonias de los desastres de las Langostas, han pasado á ser una plaga aun mas terrible y mas difícil de estirpar, á no echar mano de aves de Rapiña mas fuertes, remedio que puede asegurarse tendría sus inconvenientes. El mejor medio seria conservar en todo tiempo un número de Martines suficiente para perseguir á los insectos perjudiciales, y hacerse dueños hasta cierto punto de su multiplicación. Quizás estudiando la istoria de las Langostas, sus costumbres, sus hábitos, etc., se encontraría medio de deshacerse de ellas sin recurrir á auxiliares tan costosos.

Estas aves no son muy temerosas, y los tiros apenas las ahuyentan. Escogen comunmente ciertos árboles, ó bien ciertas calles de árboles muy inmediatos á poblado para pasar en ellos la noche, sobre los cuales se dejan caer por la tarde como un nublado, y en tanto número, que las ramas quedan cubiertas de ellas, en términos que casi no se ven las hojas. Cuando están reunidas de esta manera empiezan á alborotar de un modo muy incómodo para los vecinos, sin embargo de que su canto natural es bastante agradable, muy variado, y tienen grande extensión de voz. Por las mañanas se dispersan por la campiña, unas veces en pequeños pelotones, y otras en parejas, según la estación. Cada año hacen dos puestas consecutivas, dé las



Índice de páginas de Zoología Aves.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.



Museo pintoresco de Historia Natural. Zoología, animales, aves. Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

Copyright 1996-2021 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.