Zoología. Aves. Página 206. Tomo 3. Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza. en Aragón.
Naturaleza de Aragón > Museo pintoresco de Historia Natural. > Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 3

Zoología. Aves. Página 206. Tomo 3. Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 3

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 6 de junio de 2021 última revisión



la cebada, arroz y trigo, vieron sus colonos llegar con regularidad cada año nuevas bandadas de aves allí no conocidas; á las cuales por esto les dieron los nombres de aves de arroz , trigo etc. No es raro tampoco ver en los mares de América nubes de aves atraídas por otras nubes de mariposas cuyo inmenso grupo casi oscurece el aire. En todo caso, parece no ser el clima ni la estación, pero sí los alimentos y la necesidad de ellos, lo que principalmente las decide á la emigración, loque las hace vagarde región en región, lo que las mueve á correr y recorrer los mares, ó lo que para siempre las fija en un mismo país.

Confieso que, después de esta primera causa, hay otra que igualmente influye en su emigración, ó por lómenos en su retornoásu país nativo. Si no hav clima para un ave, tiene ella por lo menos patria. Reconoce y ama como cualquier otro animal aquellos sitios en que vio pnr primera vez la luz, en que empezó á gozar dé sus facultades, donde probó las primeras sensaciones y las primicias de su existencia. Abandónalos con pesar, y solo obligada por la escasez : una inclinación irresistible la llama allí sin cesar; y por esta, por el conocimiento que tienede un camino que ya ha corrido y por la fuerza de sus alas, vese en estado de volver á ellos tantas veces cuantas espera encontrar allí su bienestar y subsistencia. Mas sin entrar aquí en la tesis general de la emigración de las aves y causas de ella, es de hecho que nuestras Golondrinas se retiran en el mes de octubre á los paises meridionales, pues las vemos abandonar cada año en la misma estación las comarcas de Europa y llegar pocos dias después á diferentes paises de África á mas de habérselas encontrado bastantes veces viajando en medio de los mares. iiSé, decia Pedro Mírtir, que las Golondrinas, los Milanos, etc., dejan la Europa así que se acerca el invierno, cuya estación van á pasar en las costas de Egipto.» El P. Kircher, partidario de la inmersión de las Golondrinas, pero que la limitaba á lis paises del Norte, atestigua que, según voz délos habitantes de ta Morea. un sin número de Golondrinas, pasa todos los años á Europa con las Cigüeñas de Egipto y de la Libia. Adanson dice que las Golondrinas de chimenea llegan al Senegal á eso del 9 de octubre, de donde salen por la primavera; y que el 6 del mismo octubre, encontrándose á cincuenta leguas de Jacosta, entre el Senegal y la isla de Corea, se pararon en su nave cuatro que conoció por verdaderas Golondrinas de Europa; añadiendo que de fatigadísimas que estaban, se dejaron coger todas. En 1765, casi en la ruerna estación, el navio de la compañía Pentievre se vio como inundado entre las costas de África é islas de Cabo-Verde por una bandada de Golondrinas de obispillo blanco, probablemente procedentes de Europa, l.e-guat, encontrándose también en los mismos mares el 12 de noviembre, vio también cuatro que siguieron su nave durante siete dias hasta Cabo-Verde; siendo de notar ser esta precisamente la estación en que en el Senegal dan abundantísimos enjambres las colmenas de las Abejas, y en que los Mosquitos son por lo mismo muy incómodos y numerosos. Será esto por haber cesado el tiempo de las lluvias, sabiéndose á mas que la temperatura húmeda y cálida es la mas favorable á la multiplicación dé los Insectos, de aquellos, sobre todo, que como los Mosquitos, se placen en los aguazales. Cristóbal Colon vio en su segundo viaje una que se acercó á sus naves el 21 de octubre, diez dias antes que descubriese á Santo Domingo. Otros navegantes han encontrado otras entre las Canarias y el cabo de Buena-Esperanza. En el reino de Isini, según el misionero Loyer, vese en el mes de octubre y siguientes un sin número de Golondrinas que llegan de los otros paises. Ewards asegura que dejan la Inglaterra en otoño; y que las de chimenea se encuentran en Bengala. Todo el año se ven Golondrinas en el cabo de Buena-Esperanza, dice Kolbe; pero en mayor núme-

algunas veces en mi invierno benigno Golondrinas de ribera, de chimenea, de; de está última especie riéronse el 27 de diciembre de 1775 revolotearon dos todo el dia por el patio del castillo de Mayac en Perigord, soplando un viento del Mediodía y lloviznando. Tengo á la vista una certificación de muchas tirinas respetables que atesfiguan este hecho, hechó que, aunque en algo parezca confirmar el texto de Aristóteles sobre la ocultación de las Golondrinas, no se conforma sin embargo con lo que añade de que estén entonces sin plumas. Es creíble que las vistas en Perigord fuesen, ó adultas cuya cria se retardó, ó párvulas que, sin vuelo bastante para viajar con las otras se quedaron atrás, encontrando por una serie de dichosos acasos, un abrigo, buena situación, alimentos y estación convenientes. Es probable que algunos ejemplos semejantes, menos raros en la Grecia que en la Europa septentrional, hayan dado margen a la hipótesis dé la ocultación de las Golondrinas, no solo de ventana y cWitfefiBa, sino también de ribera, por pretender Klein que en invierno quedan también estas últimas entorpecidas en sus agujeros, y es fuerza confesar que serian estas sobre quienes recaerían mas verosímiles sospechas, pío; dejarse ver con frecuencia en Malta y Francia drnsínto el invierno. Mr. de Brison no tuvo ocasión de verlas, pero su entendimiento las habia ya visto; ya había juzgado, observando su naturaleza que si hubiese una especie de Golondrinas sujetas al entorpecimiento, serian estas sin duda. Ellas temen en efecto menos el frió que las demás, porque continuamente se las ve sobre los rios y sus orillas. Time también según toda apariencia la sangre menos caliente, y los agujeros donde crian y habitan parécense mucho al domicilio de los animales de quienes sabemos que se entorpecen. Encuentran por otra parte en cualquier estación Insectos en la tierra : pueden, pues, vivir, á lo menos parte del invierno, en un país donde las demás Golondrinas morirían de hambre; pero con todo es preciso guardarse de hacer general á toda la especie esta ocultación, pues debe ceñirse á algunos individuos. Resulta esto de Una observación hecha en Inglaterra en octubre de 1757, dirigida por Mr. Collinson : ni una Golondrina se encontró en una barga hecha una criba con sus agujeros, á pesar de haberla muy detenidamente escudriñado. El primer origen de los errores en este y otros muchos casos, no es otro que la facilidad con que se deducen consecuencias generales de hechos particulares generalmente mal observados.

Si, pues, las Golondrinas, y podria decir también todas las aves de paso, no buscan ni pueden encontrar bajo del aguá un asilo análogo á su naturaleza que las defienda dé la estación rigurosa, fuerza es reihiiiiiarnos á una opinión mas antigua, pero la mas conforme á la observación y experiencia; fuerza será decir que, no encontrando ellas en un pais los Insectos de que se alimentan, pasan á oirás regiones menos frias que les ofrecen en abundancia una caza sin la que, no pueden subsistir. Es tan cierto que es esta la genéral e impulsiva causa de la emigración de las Aves, como que las primeras que emigran son las que se alimentan de Insectos voladores, ó si se quiere aéreos, por ser estos los que primero faltan : como que las que persiguen las larvas de las Hormigas y otros Insectos terrestres, encontrándoles por mas largo tiempo , emigran también mas tarde; las que viven de bayas, pequeñas semillas y frutos que maduran en otoño y quedan todo el invierno en los árboles, tampoco llegan hasta el otoño, y permanecen en nuestras campiñas la mayor parte del invierno ; las que se alimentan de lo mismo que el Hombre y de lo que i él es siipéilUio, quedanse todo el año cerca de poblado. Nuevos cultivos, en fin, introducidos en un país provocan algún día nuevas emigraciones; por esto, después que en la Carolina se estableció el cultivo de



Índice de páginas de Zoología Aves.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

Museo pintoresco de Historia Natural. Zoología, animales, aves. Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

Copyright 1996-2021 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.