Zoología. Aves. Página 209. Tomo 3. Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza. en Aragón.
Naturaleza de Aragón > Museo pintoresco de Historia Natural. > Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 3

Zoología. Aves. Página 209. Tomo 3. Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 3

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 6 de agosto de 2021 última revisión



GOLONDRINA DE VENTANA.

Hirundo urbica (Lin).

No sin motivo le daban los antiguos el nombre de salvaje. Podria parecer familiar y casi doméstica si se la comparase con el Gran Vencejo; pero siempre la tendremos por salvaje si la ponemos al lado de nuestra Golondrina doméstica. Hemos visto en efecto que esta última al encontrar cerradas las chimeneas como en Mantua , contentábase con anidar bajo los aleros de los tejados antes de huir del hombre; cuando aquella, abundando en los alrededores de dicha ciudad, a pesar de encontrar allí ventanas, puertas, cornisamentos, y en una palabra, todas las comodidades para colocar sil nido, nunca lo coloca allí, prefiriendo construirlo en lo mas alto de las escarpadas rocas que ciñen el lago. Acércase al hombre cuando le faltan en otras partes sus conveniencias; pero en igualdad de circunstancias y para elegirsu morada, desecha la sombra de una cornisa por la de una roca, un peristilo por una caverna, y en una palabra, la sociedad por un desierto.

Uno de sus nidos, que observé en el mes de setiembre y que sacaron de una ventana , estaba en lo exterior compuesto de tierra, de aquella sobre todo que por las mañanas vemos sembrada sobre los cuadros recientemente trabajados de los jardines. Fortalecíanle en medio de su espesor tallos de paja , y en su cainita anterior gran cantidad de plumas (1). En el polvo <jue componía el fondo del nido aparecía una multitud de pequeños y delgadísimos gusanos cubiertos de largos pelos; enroscábanse de mil maneras, agitábanse con vivacidad, y se servían de su boca para rastrear; hormigueaban sobre todo en los parajes donde las plumas se veian como envainadas en las paredes interiores. Encontré también pulgas mas gruesas, prolongadas, y menos pardas que las ordinarias, sin embargo de tener igual conformación : también siete ú ocho chinches, a pesar de no haberse jamás encontrado una en la casa. Estas dos especies de insectos encuéntranse indiferentemente en el polvo del nido y en las plumas de las aves que allí anidan, que eran cinco, los dos padres y tres hijos en estado de volar. Sé de cierto que todos cinco pasaban juntos las noches en el nido. Figuraba este la cuarta parte de un semi-esferóíde hueco, prolongado en sus polos, de unas cinco pulgadas y tres lineas de radio, ad herente por sus dos superlicies laterales al pié y al bastidor de la ventana, y por su ecuador á la faja de la cornisa superior. Veíase su entrada cerca de esta faja de la cornisa, colocada verticalmente; era semicircular y muy estrecha.

(1) Encontré hasta cuatro 6 cinco dracmas de estas plumas en un nido que no pesaba en todo mas que trece unías. tomo m.

Los mismos nidos sirven muchos años consecutivos probablemente á las mismas parejas: lo que debe entenderse solamente de los q«ue las Golondrinas hacen en las ventanas, por habérseme asegurado que los que colocan ellas entre las rocas, no sirven mas que una vez, construyéndose cada año otro nuevo. Algunas veces no necesitan para ello mas que cinco ó seis dias, y otras diez ó doce Llevan el mortero con sus patitas y pequeño pico, y lo amasan con solo el pico. Vénse muchas veces una multitud de ellas que trabajan en un mismo nido (2), ya porque gusten de ayudarse mutuamente, ya porque en esta especie, no pudiendo tener lugar la unión mas que en el nido, todos los machos que busquen una misma hembra trabajen con emulación en él con la esperanza de un pronto y dulce uso. Hanse visto algunas que trabajaban en destruir el nido con mas ardor que no cuidaran en construirle las demás: ¿seria esta un macho del todo despreciado, quien no esperando nada para si, buscaba el triste consuelo de turbar ó retardar los goces de los demás? Prescindiendo de ello, estas Golondrinas llegan mas 6 menos tarde, siguiendo los grados de latitud , á Upsal el 9 de mayó, según Lineo, á Francia é Inglaterra á principios de abril (3), ocho ó diez dias después de las Golondrinas domésticas; quienes según Frisch, llevando el vuelo mas bajo encuentran mas temprana y fácilmente sus alimentos. Sorprendentes muchas veces en los últimos frios, y se las ha visto entonces revolotear al través de espesísima nieve (4).

Detiénense los primeros dias de su llegada sobre las aguas y parajes pantanosos. Antes del 15 de abril no las he visto volver á los nidos que tienen en mis ventanas : algunas veces han retardado su llegada hasta primeros de mayo. Colocan su nido en cualquier exposición, pero con preferencia en las ventanas que miran al campo, sobre todo cuando en él aparecen rios, arroyos ó estanques: constrúyenlo tal cual vez en las casas, aunque es esto bastante raro y difícil de

(2) Conté hasta cinco en un mismo nido ó cogidas alrededor: esto sin contar los yentes y vimenles. Cuanto mayor es el número, mas pronto se construye el nido.

(3) Este invierno (1779) no ha nevado y ha hecho una bellísima primavera, y sin embargo no han llegado estas Golondrinas á Borgoña antes del 9 de abril, y á Ginebra antes del 14. liase dicho que un zapatero de Bisilea, habiendo puesto á una Golondrina un collar con esta inscripción:

Peregrina Golondrina, ¿En invierno do te vas?

recibió la primavera siguiente y por el mismo correo esta respuesta:

De Antonio en la casa De Atenas lo pasa: , ¿Porqué lo preguntas?

Lo que en esto hay de probable es que los versos se escribieron en Suiza : en cuanto al hecho, es mas que dudoso, pues sabemos por Belon y Aristóteles que las Golondrinas pasan seis meses en la Grecia como en lo restante de Europa, y que van á pasar el invierno en África.

(4) Prueba que lo que dice el cura Hoegstroem de Norlandia sobre el presentimiento de la temperatura que atribuye á las Golondrinas, no es mas conforme á estas que á la de chimenea, debiendo mirarse, según dije, por muy dudoso. Hánse visto, dice, en Laponia partir las Golondrinas á principies de agosto, abandonando sus pequeñuelos en un tiempo caluroso en que nada anunciaba una mudanza de temperatura ; pero no tardó esta en llegar, pues el 8 de setiembre ya podra irse en trineo- Otros años, al contrario, retardan mucho su partida á pesar de no ser muy placido el tiempo, y entonces puede uno asegurar que no está aun cercano el frió. En todo lo dicho no parece ser el cura mas que el eco de una voz popular que él no ha cuidado de comprobar, y la que contradricen observaciones auténticas.

14

dola después, se la Verá tomar su rumbo hacia el pais donde está su cria , llevando con celeridad pasmosa los avisos que se le hayan confiado.

Tiene la garganta, frente y dos especies de cejas de color aurora; lo restante de la parte inferior del cuerpo blanquizco, con una tinta del mismo color aurora; lo de la parte superior de la cabeza y cuerpo de un negro azulado brillante, único color que ligura, bien arregladas las plumas, á pesar de ser cenicientas en la base y blancas en la parte media; las pennas de las alas, ya de un negro azulado mas claro que en la parte superior del cuerpo, ya de un pardo verdoso, según los diversos incidentes de luz; las da la cola negruzcas con visos verdes; los cinco pares laterales con una mancha blanca hacia su extremo; el pico negro por de fuera y amarillo por dentro; el paladar y los ángulos de la boca también amarillos; los pies negruzcos. En los machos el color aurora de la garganta es mas vivo, y el blanco de la parte inferior del cuerpo tiene una leve tinta pajiza.



Índice de páginas de Zoología Aves.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.



Museo pintoresco de Historia Natural. Zoología, animales, aves. Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

Copyright 1996-2021 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.