Zoología. Reptiles. Ofidios o Serpientes. Solenoglifos o Tanatofidios. Página 494. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza. en Aragón.
Naturaleza de Aragón > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza

Zoología. Reptiles. Ofidios o Serpientes. Solenoglifos o Tanatofidios. Página 494. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Buffon Los Tres Reinos de la Naturaleza

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 6 de junio de 2021 última revisión



V SECCIÓN --SOLENOGLIFOS O TANATOFIDIOS.

Los solenoglifos ó tanatofidios se distinguen por los siguientes caracteres esenciales: «Ofidios con dientes en ambas mandíbulas, pero los supra-maxilares anteriores son siempre los únicos que están surcados y perforados por un canal en la longitud de su base.» El carácter distintivo y aparente de este suborden reside pues en la estructura anatómica de los dientes venenosos, cuya base está perforada interiormente en toda su longitud para formar un canal que aboca al surco trazado delante de su punta. Ademas en la mandíbula superior no se ve ningún diente sencillo.

Los huesos supra-maxilares se hallan reducidos á una pieza ancha y eorta que se mueve sobre sí misma apoyada en los nasales y preorbitarios, cuando la impelen hacia adelante los epterigoídeos externos ó trasversos, los cuales están muy desarrollados. En su espesor alojan la glándula del veneno y ademas los gérmenes de los dientes venenosos. Estos siguen los movimientos de los maxilares y salen ó entran en la boca á voluntad, pero en este último caso se aplican debajo de la pared externa del paladar; envueltos por una vaina membranosa de la encía. Todos tienen la misma forma cónica con una punta muy acerada y fina, de modo que apenas deja señal cuando hiere, cerrándose inmediatamente la herida para que no salga el veneno. Este fluye primero por un canal y luego por un surco que es su continuación.

La mayor parte de estas serpientes tienen el tronco cilindrico, algo mayor en su parte media; el cuerpo generalmente corto y rechoncho por su grosor; y su cola es poco larga, sobre todo en los machos, y hasta parece desproporcionada, pues se estrecha súbitamente hacia la base terminando las mas de las vecéis de un modo brusco en punta.

Las piezas óseas de la mandíbula superior están articuladas constantemente con el cráneo por el intermedio de los mastoideos ó intra-articulares que son muy largos y parece prolonguen mucho la cabeza por detrás del cráneo. Cuando la faringe se dilata, las mandíbulas se alejan al través y necesariamente desaparecen entonces esas eminencias posteriores de la cabeza , cuyo ruovinjiento comunicado al trasverso, levanta los supramaxilares, y los dirige hacia adelante lo mismo que á los dientes.

Las escamas varian por su forma, pero están siempre recargadas y dan buenos caracteres para la distinción de los géneros, lo mismo que el aspecto de Ips tegumentos que cubren inmediatamente los huesos de la caía y del cráneo.

Linneo dividía las Serpientes en los tres géneros Crotalus, Boa y Coluber, incluyendo en este último muchas especies venenosas.— Klein habia dividido las víboras en cuatro grupos, á saber: víboras, serpientes de cascabel, serpientes con anteojos y víboras de agua (fictiodon). — Laurenti reunió los proteroglifos con los solenoglifos estableciendo entre ellos los géneros Verastes, Dipsas, Naja, Crotalus, Vípera, Cobra y Aspis.—Daudin admitía una multitud de géneros, y Oppel distinguía dos grupos de serpientes muy venenosas los Crotalinos y los Viperinos. Wagler dio una excelente clasificación, adoptada casi en su totalidad por Duméril. Por último, acerca de los demás autores que se han dedicado á distribuir convenientemente los ofidios, pueden consultarse las noticias históricas de las generalidades que preceden al estudio de los reptiles y al de los ofidios en particular.

El grupo en cuestión es muy natural y se reconoce perfectamente por los caracteres anatómicos que hemos indicado ya, difíciles de observar cuando está vivo el animal, porque sus mordeduras son mortales. Pero aun en el caso de que se examinen ejemplares depositados desde mucho tiempo en las colecciones, es preciso andar muy precavidos. Hay, sin embargo, un medio accesorio para poder calcular de antemano la disposición del aparato bucal; y es la conformación exterior de la serpiente y su fisonomía que permiten sospechar que se trata de un tanatofidio. Con efecto, su cabeza está aplanada ó deprimida, triangular, de ángulos redondeados, y cubiertos de escamitas recargadas; sus ojos son casi siempre laterales, están protegidos superiormente por una plaquita superciliar saliente, y su pupila es linear ó vertical, lo cual indica que son nocturnos. Su abertura bucal es muy rande, pero cuando cerrada, es apenas distinta la endedura longitudinal, porque el borde dellabiosuperior está un poco entumecido.

Vamos á terminar estas generalidades exponiendo en un cuadro el orden que seguiremos en el estudio de esta familia.

h