Zoología. Reptiles. Lagartos. Saurios. Página 144. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza. en Aragón.
Naturaleza de Aragón > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza

Zoología. Reptiles. Lagartos. Saurios. Página 144. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Buffon Los Tres Reinos de la Naturaleza

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 6 de junio de 2021 última revisión



SAURIOS O LAGARTOS.

Muy breves pensamos ser en la parte bibliográfica y en la histórica pues respecto de la primera nos limitaremos á citar las obras de Schneider Amphibiorum naluralis el Iliteraria;; de Geoffroy Saint-Hilaire su Descriplion des reptiles á Egypte; de J. Cuvier las Recherehes sur les ossemens fossilcs, y de Jacobson las Animadversiones circa crocodilum ejusque historiam. Mas pudiéramos citar, pero las dichas bastan.

Como los primeros cocodrilos fueron observados en Egipto, Herodoto, padre de la historia y el mas antiguo de los historiadores, sirviéndonos de la calificacion que le dio Cicerón, fue el primero que consignó algunas nociones sobre las formas, la estructura y los hábitos de estos animales. Elieno se limita á indicar, por decirlo asi, el cocodrilo que vive en los rios de las Indias y en particular en el Ganges. Aristóteles cita á menudo los cocodrilos en su Historia de los animales, siendo exactas todas sus observaciones. Plinio y los demás autores se limitaron á copiar, y á referir como exactos cuentos populares ó completamente apócrifos; y aunque Belon, Gesner y Aldrobandi, rectificaron algunos de estos errores, introdujeron, sin embargo, otros; de modo que hasta en los tiempos moderno, no se ha tenido cabal y seguro conocimiento de los cocodrilos cuya historia ha ocupado á los mas eminentes naturalistas.

La palabra cocodrilo es tal vez una de las mas antiguas en el lenguaje de la erpetología. Muchos autores entendidos escribieron eruditas disertaciones sobre esta denominación y su sinonimia. Conrado Gesner presentó un resumen de ellas hasta su época (en 1540), pero después Schneider, J. Cuvier, y Geoffroy Saint-Hilaire se ocuparon particularmente en el mismo asunto. Téngase entendido que la palabra cocodrilo se aplicó por largo tiempo á todos los cuadrúpedos ovíparos, y especialmente á la mayor parte de los lagartos ó saurios. La etimología de la palabra xpoxoSiUoí proviene de la unión de dos voces griegas, una de las cuales; 3£aoi terminal, significa temeroso, receloso;, mas por lo que toca á la expresion inicial unos hacen derivarla de xPo*¿» azafrán, y los otros de «poxos, canto rodado. Ninguna de estas dos explicaciones satisface, pero sea la etimologiaque fuere, Herodoto y Aristóteles hablaron sin duda alguna de la especie del Nilo ó de Egipto. Los romanos, según Plinio, no conocieron ciertos animales hasta que fue edil Scaurus (siete años A. C). Augusto hizo presentar treinta y seis á la vez en un anfiteatro, y malarios en una especie de lucha por gladiadores como un espectáculo extraordinario y memorable.

Sabido es que el cocodrilo era un animal sagrado para los antiguos egipcios, quienes le reverenciaban como si fuese una divinidad. Algunos individuos, domesticados desde su juventud, estaban perfectamente cuidados y nutridos por sacerdotes exclusivamente consagrados á esta función. Adornaban con anillosde oro y con piedras preciosas los opérculos de sus orejas, con cuyo objeto se los agujereaban. Colocaban brazaletes en sus patas anteriores, y, según el relato de Herodoto, los presentaban de esta suerte á la veneración del pueblo. Después de muertos, eran preciosamente embalsamados sus cadáveres, antes de depositarlos con gran ceremonia en celdas particulares dispuestas de intento en su necrópolis ó hipogeos, y del centro de aquellos fúnebres monumentos se han extraído muchas momias de cocodrilos, en estado de perfecta conservación, sin embargo de haber trascurrido ya desde entonces mas de veinte siglos.

Estrabon refiere que en la ciudad de Arsinoé, llamada antes Crocodilopolis ó la ciudad de los cocodrilos, se veia una piscina, construida como un edificio público, servida por sacerdotes que cuidaban con el mayor esmero á un cocodrilo escogido al cual daban el nombre de 2ov«n. Mr. Champollion, el joven, indica que los egipcios representaron un dios que llama-

ban Souk, y que era un homhre con cabeza de cocodrilo.

Algunos otros pasajes de los autores mas antiguos, y en particular do Herodoto, han dado también origen á importantes disertaciones. Tal es entre otros el relativo al Trochüus, avecilla zancuda, ó á lo menos considerada como tal por Aldrobandi, y luego por Ray y por Salerno, quienes hasta supusieron que era un Charadrius que Hasselquitz llamó Erjyptius. Dicese que siempre que el cocodrilo abandona las aguas para extenderse en tierra con la boca abierta, el trochilus entra en ella y se come los BSíUa que están allí adheridos, y que reconocido el reptil no le causa daño alguno. La mayor parle de los autores, hasta Escalígero, creyeron que esos bsm*, eran sanguijuelas, porque esta palabra, que significa animales chupadores, designa con efecto las mas de las veces á estas especies de anélidos; pero Geoffroy Sanit-Hilaire, que parafraseó con mucha ciencia y erudición el texto de Herodoto en la grande obra sobre el Egipto cree que estos esaia eran unas especies de mosquitos, ú otros insectos parecidos á los cínifes, que, según Mr. Des-courtils, van también á pegarse en América á las partes internas de la bota de los caimanes.

El pasaje en el cual habla Herodoto de los habitantes de Elefantina, que comían carne de cocodrilo que llamaban xa^m, hizo suponer á Cuvier que este último nombre no era propio de aquel país, ni de una especie particular. Geoffroy Saint-Hilaire, que trató sabiamente este punto en las Memorias del Instituto de Egipto, es de diversa opinión, fundándose en que el cocodrilo lleva aun hoy dia en este último país el nombre de Temsa , que Mr. Champollion creyó reconocer en muchos papyrus MSAH, que supone formado de la preposición M, en , y del substantivo SAH, hueco.

Lineo, en las ediciones del Systema natura; publicadas durante su vida, no admite en el género Lacerta mas que una sola especie con el nombre crocodilus. Gronovio distinguió las tres especies del Nilo, de América y del Ganges, que forman hoy tres sub-géneros. Laurenti no hizo mención del gavial. Schneider, en el segundo Cuadro de su Historia natural y literaria de los reptiles (en 1801) dio á conocor mucho mejor las especies de este género, al cual asignó buenos caracteres; pero á J. Cuvier se deben las mejores y mas completas descripciones y distinciones de las especies referidas á los tres sub-géneros. Su primer trabajo fue inserto, en 1801, en la segunda entrega ó cuaderno del tomo II de los Archivos zootómicos, publicados por Wiedman, pero luego le perfeccionó muchísimo en su grande obra. Este mismo trabajo lo habia publicado en 1807 en el volumen décimo de los anales del Museo de historia natural de París. Era una memoria titulada: De las diferentes especies de cocodrilos vivos y de sus caracteres distintivos. La última obra general vio la luz pública en 1817 por los señores Oppel, Tiedemann y Liboschitz; pero, salvo las láminas, el texto no es en realidad mas que un extracto del magnífico trabajo de Cuvier.

Hemos indicado ya que la familia de que vamos tratando comprende un solo género dividido en tres subgéneros, á los cuales asigna los siguientes caracteres el célebre Cuvier, cuyas ideas adoptamos por completo en este punto.

1.º Los caimanes (Alligalor). Cabeza un tercio mas ancha que larga, con el cráneo que tiene la cuarta parte de la longitud total; hocico corto; de diez y nueve á veinte y dos dientes desiguales entre sí; el cuarto diente inferior de cada lado mas largo para que entren , al cerrarse la boca, en huecos de la mandíbula superior; los primeros dientes de la inferior atraviesan la superior á cierta edad; piernas y pies posteriores redondeados sin crestas ni dientes en sus bordes; inteivalos de los dedos rellenos á lo menos 10

tomo iv.



Índice de páginas de Zoología Reptiles

 



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

Patrimonio natural de Aragón, Buffon, Los Tres Reinos de la Naturaleza, Zoología. Reptiles. Lagartos. Saurios. Página 144. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza., Asociación Cultural Aragón Interactivo Multimedia.Fauna Silvestre en Aragón, peces, anfíbios, reptiles, aves, mamíferos, ecología, zoogeografía, Agua, humedales, río, montaña, piedra Naturaleza, Flora, Botánica, Geologia, Zoologia, Ciencias Naturales.

Copyright 1996-2021 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.