Naturaleza de Aragón > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza

Zoología. Aves. Página 574 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Buffon Los Tres Reinos de la Naturaleza



bien la evitan y aun temen, si ya no es que tenga esta en si misma alguna calidad contraria su multiplicacin , bien que se quiere atribuir este efecto b menos per lo qu hace al interior, la fuerza de. su estmago y dems rganos digestivos; por cuanto es muy celebrado el Avestruz tocante este particular. Todava hay quien est persuadido de que digiere el hierro con Ih misma facilidad que las dems aves digieren los granos de cebada; y algunos autores aun no dudaron afirmar que efectuaba lo propio cou el hierro hecho ascua; pero por lo que respecta a esta ltima asercin se me permitir sin duda pasarla jior alto , supuesto que me parece mas que suficiente resolver segn los hechos en qu sentido pueda decirse que el Avestruz digiere el hierro en trio.

Es muy positivo que estos animales se alimentan principalmente ide sustancias vejetales; que tienen la molleja provista de msculos muy fuertes como todos los Granvoros (I), y que amerindo tragan pedazos de hierro, cobre, piedras, vidrios, madera y; cuanto se les presenta : tampoco negar que puedan haber tragado algunas veces algn pedazo de hierro hecho ascua, como fuese en pequea cantidad, pero jams impunemente mi entender, supuesto que engullen indistintamente, segn parece, todo cuanto encuentran , hasta que sus enormes estmagos estn enteramente llenos , y que. la necesidad de lastrarlos con el suficiente volumen de materia, constituye una de las principales causas de su voracidad. En los individuos disecarlos por Warren y por Raraby estaban de tal suerte rellenos y dilatados los ventrculos qne desde luego dudaron aquellos anatmicos que los referidos animales hubiesen podido nunca digerir tan grande cantidad de alimento: y Ramby aade a'Jems que las materias contenidas en los ventrculos solo haban sufrido, al parecer, una ligera alteracin. Vallisnieri' encontr asimismo el primer ventrculo enteramente lleno de yerbas, frutas, legumbres, nueces, cuerdas, piedras, vidrio, cobre, amarillo y rojo, hierro, eslao, plomo y madera; y habia entre ellos un pedazo que seria el que habra tragado ltimamente, pues se hallaba encima, el cual pesaba corea ele una libra: y por ltimo, los seores de la Academia aseguran que los ventrculos de los ocho avestruces que observaron, estaban todos atestados d heno , yerbas, cebada, babas, huesos, monedas, cobre y guijarros hasta del tamao de un huevo. As, pues, el Avestruz acumula toda suerte de materiales en sus estmagos, en razn su capacidad y por la precisin en que se halla de llenarlos; y como digiere con facilidad y prontitud , es fcil do-comprender el motivo de su hambre insaciable.

Pero por mas que lo sea , siempre podr preguntrseme , no la causa de consumir tanto alimento, sino el porqu traga unas materias que de ningn modo pueden nutrirle, y s causarle tal vez mucho dao; lo cual debo contestar que todo depende de faltarle el sentido del gusto, sentido de que carecen enteramente, y con tanta mas verosimilitud, cuanto que habindose examinado su lengua, por hbiles anatmicos, les pareci desprovista de todas aquellas papilas sensibles y nerviosas en las cuales.se creco no sin fundamento que reside la sensacin del gusto. Fuera de esto, me parece aun que deben de tener muy obtuso el sentido del olfato, por cuanto es este el que mas les sirve los animales para la eleccin de sustancias alimenticias, , mientras que el Avestruz

(1) Aunque el Avestruz sea realmente carnivoro parece no obstante que Jebe colocrsele entre los Granvoros, supuesto que en las desiertos es sustentan de dtiles y otros frutos sustancias vejetales, y que en las casas de lleras se les cria con las mismas materias. Por otra parte dice Eslrabon, lib. VI, que los cazadores le ponen grano por cebo cuando quieren atraerle al lazo que le tendieron.

peso enorme sin duda y fuera de toda proporcin con respecto un animal que no pesa mas de ochenta. Me parece, pues, que debe hacerse una no pequea reduccin , tanto en el peso de los huevos como en su nmero, para cuya exactitud seria de desear que tuvisemos memorias fidedignas y juiciosas: ns que, sin embargo, mientras carecemos de ellas Si puede interinamente fijar su nmero, segn Aristteles, a veinte y cinco treinta, y segun los modernos que trotan este asunto con mas cordura , treinta y seis; y suponiendo que sean dos tres las aovaciones puestas, cada una de las cuaies produzca doce huevos, se pudiera tambin valuar su peso respectivo a tres cuatro libras, dando una mas menos por la cascara , y dos tres por la media azumbre de clara y yema que contiene. Sin embargo, ostamos persuadidos de que semejante clculo conjetural dista mucho de una observacin exacta y rigorosa. Muchos son los que escriben , pero pocos los que calculan , pesan y comparan aquello que deben escribir. Entre quince diez y seis avestruces de, que se hizo la diseccin en diferentes paises , solo uno fue pesado, cuya descripcin debemos Vallisnieri. Tampoco estamos mejor informados acerca del tiempo que se necesita para la incubacin de los huevos, supuesto que todo cuanto se sabe, por mejor decir se asegura, est reducido que, apenas los tiernos polluelos rompen su estrecha prisin, cuando se hallan en estado de andar y aun de correr en busca del sustento; de suerte, que en la zona trrida donde encuentran el grado conveniente de calor y el alimento que se les adapta, se, hallan fuera de ta patria potestad desde que nacen , y quedan abandonados de su madre, cuyos cuidados les serian intiles; mientras que en los paises menos clidos, como por ejemplo, en el cabo de Buena-Esperanza , no se separada madre de sus crias en tanto que de ella necesitan, existiendo donde quiera una justa proporcin entre los cuidarles y las necesidades. Los polluelos del Avestruz son gris cenicientos en el primer ao, y estn enteramente revestidos de plumas falsas que bien luego caen por s mismas para no volver renacer en aquellas partes que deben quedar desnudas, como la cabeza, lo alto del cuello, los muslos, costados y parte inferior de las alas. En lo restante del cuerpo las reemplazan otras plumas alternativamente blancas y negras, y veces grises por la unin y mezcla de ambos colores; las mas cortas estn en la parte inferior del cuello, nica que se halla revestida de ellas, siendo mas crecidas ya en el vientre y en el dorso , y las mas largas que al propio tiempo son las tenidas en mas precio, se hallan en la extremidad de la cola y de las alas, Dice Klein, refirindose Alberto, que las plumas del dorso son muy negras en los machos y pardas en las hembras; sin embargo, habiendo los seores de la Academia disecado ocho avestruces, entre los cuales habia cinco machos y tres hembras, hallaron el plumaje muy parecido en todos ellos; pero ninguno se ha visto jams con plumas encarnadas, verdes , azules y amarillas , como parece haberlo creido Cardano por una equivocacin enteramente fuera de su lugar en un tratado sobre la sutileza.

Redi ha reconocido por medio de numerosas observaciones que casi todas las aves estaban sujelas criar insectos asquerosos de varias especies entre sus plumas, y que en la mayor parte de ellas se echaban de ver algunas de parsitos propios y peculiares de la suya ; pero nunca pudo hallarlos en los Avestruces, sin embargo , de que hizo sus observaciones siempre en distinta estacin y en doce, de aquellos, algunos do los cuales acababan de llegar de Berbera.

Por otra parte Vallisnieri, que diseca dos, no hall en su interior ni Lombrices, ni Insectos, ni otro ningun parsito : asi que ninguno de esta suerte de animales apetece al parecer la carne del Avestruz, antes



Índice de páginas de Zoología Aves.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

Patrimonio natural de Aragón, Buffon, Los Tres Reinos de la Naturaleza, Zoología. Aves. Página 574 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza., Asociación Cultural Aragón Interactivo Multimedia.Fauna Silvestre en Aragón, peces, anfíbios, reptiles, aves, mamíferos, ecología, zoogeografía, Agua, humedales, río, montaña, piedra Naturaleza, Flora, Botánica, Geologia, Zoologia, Ciencias Naturales.

Copyright 1996-2021 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.