Naturaleza de Aragón > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza

Zoología. Batracios o ranas. Página 523. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Buffon Los Tres Reinos de la Naturaleza

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 6 de junio de 2021 última revisión



CAPITULO TERCERO.

DE LAS FUNCIONES DE REPRODUCCIN EN LOS BATRACIOS.

Para proceder con orden en este importantsimo punto, estudiaremos primero las particularidades de los anuros, pasando luego los urodelos; pero siempre prescindiremos de todos los pormenores que llevemos consignados en las generalidades sobre los reptiles (pag^ 3942.)

Los ovarios adquieren tal desarrollo en la poca de la fecundacin, que ocupan mas de los tres cuartos de la capacidad abdominal. Distnguense al travs de sus paredes granulaciones parduscas, huevos mas menos desarrollados, que comunican la masa un color negro de intensidad varia. Los granos vulos mas pequeos son en general los menos colorados , estando destinados al parecer para la puesta del ao siguiente; los mayores apenas pasan de dos milmetros. Estos huevas protegidos, por una doble cubierta membranosa, contienen, en la mas interior, un lquido pastoso y opaco que es una especie de vitelo de yema. Sobre la tnica que le cubre se distingue un punto pardusco, una especie de mancha mas oscura, que es el verdadero germen del embrin aun no vivificado. Esta pequea masa globulosa est cubierta de una especie de clara transparente retenida por una finsima membrana. Los testculos son amarillentos, punteados de negro, y los canales deferentes, unidos no con los urt eres , van cada uno un reservorio manera de vescula seminal que termina en la cloaca por orificios separados, reunidos en un pequesimo apndice prolongacin de la mucosa que parece carnosa y simula un pene muy blando.

El acto de la propagacin suele verificarse casi siempre en el agua, despus de principiada ya la parturicin, pues antes del coito se desprenden los grmenes y bajan acumularse en la-parte ensanchada del oviducto. El macho sube al dorso de la hembra y la abraza con tal fuerza con sus patas anteriores, veces por mas de veinte dias consecutivos que llega causarle excoriaciones y heridas, tanto mas cuanto que en ciertas especies (Rana temporaria) el pulgar y algunas otras regiones del miembro anterior en los machos, aumentan de volumen y se cubren de tubrculos, y de callosidades rugosas de color diferente del resto de la piel. En esta disposicin evaca lenta y sucesivamente la hembra los huevos, los cuales salen reunidos por una especie de clara constituyendo una masa informe aglomerada, un rosario de muchos pies de longitud, por ser inmenso el nmero de huevos, como que Roesel lleg contar mas de 600 , y Swammerdamm encontr mas de i ,100 en los ovarios. Spallanzani midi la longitud de dos cordones de huevos puestos por una hembra

del sapo comn, y vio que llegaban cuarenta y tres pies y lenian 1,207 vulos. De ordinario ayuda el macho la hembra en esta espacie de parto tirando de los huevos con sus patas posteriores, al propio tiempo que de vez en cuando eyacula chorritos de lquido espermtico para fecundarlos. En unos casos se suceden varios machos en esta operacin, y en otros un solo macho sirve para dos tres hembras. Intil nos parece advertir que los huevos no fecundados quedan estriles y se alteran muy pronto. La temperatura del agua en que se verifica la puesta retarda y prolonga la puesta si es baja, al paso que la activa y apresura si es alta, de cuyo hecho se aprovecharon los seores Presvot y Dumas para describir las modificaciones de los huevos de la ranas. Principian estos por absorber tanta agua, que las cuatro horas casi han doblado de volumen, y Dumril dice que esta dilatacin es tan considerable que se rompen los frascos donde se ponen los ovarios los huevos de estos seres.

Los seores Presvot y Dumas repitieron los experimentos de Spallanzani sobre la fecundacin artificial de las ranas, diluyendo en agua testculos y canales espermticos, y fecundando con ella huevos estriles. Con objeto de que este examen fuese comparativo, colocaron en agua pura algunos huevos infecundos, los cuales pronto se corrompieron, al paso que los dems presentaban al cabo de una hora un pequeo surco que parta de un punto pardo que aquellos hbiles experimentadores creen es el rudimento del feto. Sus observaciones son tan importantes, que no podemos resistir al deseo de dar su resumen y las conclusiones que presentan los mismos autores al fin de su memoria. Helas aqu:

1. Los huevos tomados en la dilatacin del oviducto experimentan en el agua una imbibicin que entumece el mucus que les rodea. Si el lquido contiene sangre, atraviesa sin dificultad todas 1 as cubiertas la materia colorante; y si hay en l a nimla-dos espermticos penetran hasta el interior del vulo in perder sus movimientos espontneos.2. Hinchados los huevos en agua pura se descomponen muy pronto, pero si va esta mezclada con esperma presentan fenmenos muy singulares de dobleces repliegues y las pocas horas se dislingue en la regin de la cicatrcula un cuerpo linear henchido en su parte anterior. Es el rudimento de la mdula espinal cuyo alrededor se opera la evolucin de todos los rganos. 3. Es preciso que el lquido espermtico se halle diluido en el agua bajo ciertas proporciones para que goce de todo su efecto; pues concentrado y puro, su accin es menos segura, y

recio probable que era esta absorbida por la piel y depositada en la vejiga para los usos oportunos. Estableci, pues, que en los animales sin vejiga, la secrecin de los rones va al recto, y es expulsada con las dems materias fecales. Es un hecho fisiolgico muy interesante esa facultad'de mantener un depsito de agua en el interior de su cuerpo, parecindose en esto los camellos que cuando atraviesan los desiertos de la Arabia, tienen un depsito de lquido en una de las divisiones de su estmago.

No insistiremos sobre este punto, pues ya nos extendimos lo suficiente al hablar de la exhalacin, de la transpiracin y de la absorcin del agua. Ahora, ara terminar el estudio de las funciones de nutri-

cion, debemos hacer algunas consideraciones sobre las secreciones cutneas que tan notables son sobre todo en este orden y en la poca de los amores. La mayor parte de estas emanaciones se escapan probablemente nuestro olfato, pero los perros que le tienen mas perfecto experimentan tal repugnancia al oler varios anuros y muchos urodelos, que les sale de la boca abundante baba excitada por los efluvios que les repugnan. Cuando describamos las especies tendremos ocasin de indicar los medios de que se ha valido la naturaleza para dotar estos animales de una facultad que es una poderosa arma defensiva.