Zoología. Batracios o ranas. Página 515. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza. en Aragón.
Naturaleza de Aragón > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza

Zoología. Batracios o ranas. Página 515. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Buffon Los Tres Reinos de la Naturaleza

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 6 de junio de 2021 última revisión



pequeña ventosa que no deja penetrar el aire en su interior, verificándose de esta suerte la adherencia que cesa en cuanto le conviene al animal, aflojando la concavidad interna.

Roésel dio á conocer una facultad análoga en el sapo calamita ó verde, cuyos dedos, sin embargo, no están dilatados. En la palma de las patas anteriores hay dos tubérculos óseos situados á lo largo que sirven de puntos de apoyo y llevan delante muchas papilas retráctiles para que se adhiera con fuerza la mano á los cuerpos. Pero no bastaba esto, porque el citado sapo goza de la facultad de trepar átres ó cuatro pies de altura por una pared vertical de piedras lisas, para meterse en alguna grieta que le sirva de alojamiento. Principia por alzarse sobre sus patas posteriores apoyándose contra la piedra, aplica luego su vientre blando y armado de papilas á esta superficie hasta pegarse á ella mediante el vacío que hace en su porción media; y aprovechándose en seguida de este momento, alarga sus extremidades anteriores y jas adhiere á la piedra, continuando asi hasta que llega al agujero-donde suelen reunirse cuatro ó cinco individuos de la misma especie.

Otras varias particularidades relativas á los órganos del movimiento y á la forma de los miembros, se observan en esta tribu de batracios. Por ejemplo : los pulgares de ciertas especies engruesan y se caloran diversamente en los machos cuando la época de lá reproducción; en otras llevan las patas posteriores láminas córneas propias para cabar la tierra , ó una especie de espolón para que el macho estimule á la hembra durante la puesta, etc. etc. A su tiempo, cuando describamos las especies, daremos á conocer estos y otros pormenores.

Nada diremos de los demás batracios, bastando dejar consignado que los movimientos generales de los peromeles ó ceciloides, cuando quieren mudar de sitio , están reducidos á la reptacion, á la progresión lenta y penosa, ó á la natación como los peces, sirviéndose del tronco para azotar el agua a derecha é izquierda, á la manera de las morenas, las lampreas ylosofictes.

ARTÍCULO V.

De la fisiología del sistema nervioso de los batracios.

Galvani, excelente anatómico y no menos ilustre físico, descubrió en Bolonia (1789) un singular fenómeno que se puede producir á voluntad en ios muslos de las ranas, separados del resto del cuerpo y preparados para sacar de ellos un caldo que se da á los enfermos. En ciertas circunstancias al tocar los nervios con dos metales heterogéneos puestos en contacto, notaba que se producía un rápido movimiento de contractilidad , que muy pronto atribuyó á la electricidad. Variando de diversos modos sus experimentos observó que también se verificaban las contracciones musculares poniendo en contacto un nervio con un músculo. Ocurriósele entonces la idea de que habia en los ánimos una especie de fluido análogo al eléctrico, pero que no se hacia sensible ó aparente en sus efectos hasta tanto que era trasmitido por dos sustancias de diferente naturaleza. Acogidas sus ideas en un principio por todos los autores, quedó admitida la existencia de un pretendido fluido ó agente nuevo con el nombre de electricidad animal ó Huido galvánico. Hé aquí descubierto el galvanismo.

Volta destruyó esta teoría, demostrando que todos los fenómenos observados dependian de que dos metales ó dos sustancias heterogéneas, entre las cuales se colocaba un cuerpo, tomaban un estado eléctrico diferente, y que la materia interpuesta (y en el caso en cuestión los nervios) no era realmente mas que una especie de conductor ó de medio de fácil Irasmi-

corto desarrollo do los rotadores del muslo; pues todos los demás haces son absolutamente los mismos y tal Tez mas desarrollados proporeionalmente. Los muslos son también redondeados y cónicos, y los músculos de la pierna son por detrás sobre todo una liel representación de las pantorrillas ó del aparato carnoso destinado para mover el pié. Como las regiones de las patas de las ranas están mucho mas desarrolladas, cesa en estos órganos la semejanza, si bien se encuentran en él los medios propios para determinar los movimientos del conjunto y de sus diversas partes.

Él hombre al saltar, pone en acción casi las mismas potencias, pero la fuerza sigue distinta dirección y tiene que vencer mayor resistencia en el salto vertical. Depende esto de la especie de articulación de los muslos con la pelvis, de la inmovilidad de los huesos de las caderas que forman parte continua de su columna de que distan mucho entre sí las cavidades costiloideas y de que los fémures representan palancas angulosas encima de los trocánteres.

Ahora bien, sumergidas lasranas reproducen el mecanismo del salto, con la diferencia de quelascaderas en vez de dirigirse hacia la cabeza, lo verifican al contrario hacia la punta del cóccix. El efecto es absolutamente el mismo, pues se contraen simultáneamente los músculos extensores, y la pata ancha del batracio, cuyos dedos están las mas de las veces reunidos por una membrana, presenta la mayor superficie posible, apoyándose en el agua y encontrando en ella una resistencia tal que el exceso de fuerza se aplica á la cabeza de los fémures. Pero como estos estriban en la línea media de la pelvis, la cual se halla entonces extendida ó dirigida hacia atrás paralelamente á la columna , resulta que todo el esfuerzo producido por estos miembros se trasmite al sacro y de este á todo el tronco. Vemos pues que el nadar de la rana se reduce á una serie de saltos horizontales en el agua favorecidos por la forma general del cuerpo cuyas patas anteriores se replegan o se aplican contra el tronco, para no ofrecer demasiada resistencia al líquido ambiente.

Ademas del salto y de la natación se observa también la progresión en los batracios anuros, pero es'.a se ejecuta de diverso modo según las especies. Este movimiento es tanto mas lento y penoso cuanto mas largas son las extremidades posteriores. A veces dan saltitos para correr con mas rapidez, y á muchas especies les ha dotado la naturaleza de medios propios para trepar y para agarrarse ó adherirse á los cuerpos sólidos, de modo que se sostienen momentáneamente contra su propio peso para encaramarse á alturas bastante considerables y hasta por planos verticales y por superficies muy lisas como el vidrio ó el mármol pulimentado.

Sus dedos son informes, desiguales y están envueltos por una piel mas ó menos floja que solo deja libre su punta que se ensancha y lleva debajo tubérculos, á veces córneos (Bufoviridis), papilas, estuches córneos (dactiletros) etc. Si examinamos la forma y la estructura de los dedos de las hilas , encontraremos la explicación de la particularidad (mucho mas notable que en los geekos) de suspenderse del envés de las hojas mas lisas, al parecer sin el menor esfuerzo , y teniendo el cuerpo en sentido inverso ó con el dorso vuelto hacia el suelo. En general, sus dedos son largos, á menudo distintos, separados y su punta remata Bruscamente en una porción ensanchada, carnosa en forma de un semidisco convexo por encima y que puede ser cóncavo por debajo, donde se ve guarnecido de papilas blandas y retráctiles que el animal aplica á los cuerpos de modo que el contorno del disco adhiera á la superficie circunscrita mientras se forma debajo el vacío á favor de la retracción de las papilas, las cuales hacen que asi actúe la presión atmosférica. Sigúese de ahi que cada punta de dedo representa una



Índice de páginas de Zoología Reptiles.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

Patrimonio natural de Aragón, Buffon, Los Tres Reinos de la Naturaleza, Zoología. Batracios o ranas. Página 515. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza., Asociación Cultural Aragón Interactivo Multimedia.Fauna Silvestre en Aragón, peces, anfíbios, reptiles, aves, mamíferos, ecología, zoogeografía, Agua, humedales, río, montaña, piedra Naturaleza, Flora, Botánica, Geologia, Zoologia, Ciencias Naturales.

Copyright 1996-2021 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.