Arum italicum, Mill. Familia Araceas. Los vegetales en Aragón y sus uso. Botánica Aragón. 
Naturaleza de Aragón > Botánica

Arum italicum, Mill. Familia Araceas. Los vegetales en Aragón y sus uso.

Botánica en Aragón.



Aroa. Hojas de fuego. Matafuego.

Frances: Arum d'Italie.

Descripción

Hierba formada a partir de un tubérculo algo profundo, del que salen hojas con largo pecíolo envainador y lámina como una flecha o letra delta; son hojas de otoño, espesas de un verde intenso y los nervios blanquecinos.

El tallo es de 30 a 60 cm de alto, redondo y lleno, saliendo del haz de hojas basales y rematando en un órgano foliáceo cerrado por abajo y abierto en elegante lengua por arriba.

Esta espata alberga una especie de maza o "espádice" donde se asientan las flores masculinas, femeninas y estériles.

La espata se seca a fines de primavera, dejando al descubierto los frutos, unas bolitas de color rojo fuerte.

Se cría en sotos, riberas, huertos, claros de bosque húmedo, generalmente a menos de 1.000 m de altitud.

Uso medicinal

El matafuego se usa para curar heridas y para tratar quemaduras; con estos fines, se aplica la hoja fresca directamente, una vez se ha desprendido su epidermis. En algunos lugares se unta la hoja con aceite de oliva.

En Hecho, Siresa y Ansó emplean la raíz machada, igualmente al exterior, para curar callos, durezas y verrugas.

Observaciones:

Tanto este aro como su pariente cercano el Arum maculatum L.- hojas de primavera manchadas de negro- son plantas localizadas en incluso raras.
Probablemente en los hayedos de la Jacetania se recolecte este último y en el resto del Alto Aragón el primero; además, quizá sus virtudes sean las mismas.

Se trata de plantas tóxicas, e incluso venenosas, que no hay que ingerir ningún caso.

Hojas, frutos, etc., pueden provocar trastornos gastrointestinales, vómitos, dilatación de la pupila y coma.

Las bayas, por su sabor dulce y color escarlata, pueden llamar la atención de los niños. FONT QUER (I.c) indica cómo combatir esa intoxicación: "vaciar el estómago e intestino, dar de beber aceite y propinarlo también en lavativas y al propio tiempo mantener bien caliente al intoxicado, suministrarle leche, leche, té o café, con abundante carbón animal (?)".

Digamos finalmente que el rizoma tuberculoso de los aros es rico en fécula y según dicen los libros, una vez lavado, cocido o desecado, se comió en épocas de hambre.

Referencias