Botanica. ¿Qué son los cactus y las plantas crasas?. Botánica Aragón. 
Naturaleza de Aragón > Botánica

Botanica. ¿Qué son los cactus y las plantas crasas?.

Botánica en Aragón.



¿Qué son los cactus y las plantas crasas?

Hay que empezar poniendo en evidencia un malentendido muy extendido entre nosotros.
Todos los cactus son plantas crasas, pero no todas las plantas crasas son cactus, los cactus constituyen una familia botánica independiente al igual que las bromelíadas, las compuestas, etc.

La palabra crasa es un sinónimo de jugosa o carnosa.
Todas aquellas plantas cuyas hojas, tallos o raíces son capaces de absorber o retener unas cantidades de humedad superiores a lo normal, se agrupan bajo este nombre. Es precisamente esta capacidad la que les permite sobrevivir a largos períodos de sequía.
Las hojas y los tallos, gruesos y abombados, están formados por tejidos carnosos.
Recordemos ahora que las plantas bulbosas y tuberosas, como los tulipanes y gladíolos, también son capaces de absorber y almacenar humedad, pero en este caso las reservas se hallan confinadas en la parte subterránea de las mismas.

Las plantas crasas pertenecen a distintas familias botánicas.
Las únicas familias formadas casi totalmente por plantas crasas son las Crasuláceas (la familia del pan de cuco).
Las Mesembriantemáceas (las plantas con aspecto de piedra) y las Cactáceas (la familia de los cactus).
Las Mesembriantemáceas se incluyen a veces dento de las Aizoáceas.

Otras familias conocidas que cuentan también con especímenes dotados de hojas carnosas son las Euforbiáceas (la familia del euforbio), las Asclepiadáceas (la familia del algodoncillo) y las Liláceas (la familia de la Margarita (las compuestas), a la del Geranio (las gerniáceas) y a la de la Bromelia (bromeliáceas).

No hemos establecido aún claramente las diferencias entre los cactus y las otras especies, pero, de hecho, la distinción es muy simple:
Los cactus poseen siempre las llamadas aréolas, pequeñas estructuras acolchonadas, que normalmente, aunque no siempre, están recubiertas por espinas.
Mas aún, los cactus, con muy pocas excepciones, no disponen de hojas, y sus tallos y ramas son gordos y jugosos, dotados con frecuencia de formas grotescas. El tamaño y la forma de las espinas varían considerablemente de unas especies a otras.

El nombre de estas plantas deriva de la característica que acabamos de ver, puesto que por kaktos se designa en Grecia a una especie de cardo dotado de fuertes pinchos.

Referencias