Amelanchier ovalis Medicus. Familia Rosaceas. Los vegetales en Aragón y sus uso. Botánica Aragón. 
Naturaleza de Aragón > Botánica

Amelanchier ovalis Medicus. Familia Rosaceas. Los vegetales en Aragón y sus uso.

Botánica en Aragón.



Guillomo

Corniera. Criñolera. Criñonera. Curñera. Curruñé. Escobizos. Griñolera. Guiñolera. Hierba del riñón. Sena. Senera. Cerniera.
Frances: Amélanchier.

Descripción

Se cría en claros de bosque, matorrales y setos.

Prefiere sustrato calizo, no desdeña los suelos pedregosos y como especie de luz convive en el Alto Aragón con el romero, la gayuba, el erizón, la garbancillera borde, etc.

Reparte sus poblaciones desde los 300 a los 2.000m de altitud y florece de marzo a junio, según lugares.

Abunda especialmente en suelos erosionados o áreas incendiadas de nuestras sierras prepirenaicas: Oroel, Monrepós, Canciás, etc..

Uso medicinal

El cocimiento de los tallos jóvenes se aplica en forma de friegas contra reumas, ciáticas, golpes, inflamaciones, etc. (Sobrarbe).

Para el mismo fin, en la Ribagorza se maceran los "lulos" (frutos) en anís o alcohol varias semanas y se friccionan igualmente las zonas afectadas.

La infusión o el conocimiento de hojas y flores se administra como laxante, o si es muy concentrado como purgante, por todo nuestro territorio.

En Riglos, toman el conocimiento de hojas y flores para bajar la tensión.

El cocimiento de hojas y tallos o la infusión de hojas, frescas o secas, para "purificar o rebajar la sangre".
Esta misma infusión, "muy aguada", dicen en el Sobrarbe que corta los cólicos intestinales y dolores de estómago; además, tomándola una novena en ayunas alivia las afecciones bronquiales y "conserva la vista".

En Murillo de Gállego se toma el cocimiento de hojas para hacer orinar (diurético).

Observaciones:

Es planta comestible, cuyos frutos se ingieren como golosina y reconstituyente.

También en el Bajo Aragón y Zaragoza se conocían de antiguo las virtudes de este "arbolillo eminentemente medicinal", según nos cuentan los farmacéuticos LOSCOS y PARDO (1866-67).

Un estudio reciente del laboratorio de Farmacología de la Universidad de Navarra ha demostrado su acción antihipertensiva, siendo un ejemplo de cómo, en muchos casos, la medicina científica va muy por detrás de la medicina popular.

Referencias