TALAS EN ZONAS OSERAS DE ECHO Y ANSO (HUESCA, ARAGÓN)

Las talas realizadas recientemente en la zona del pirineo aragonés donde sobreviven los últimos osos han originado una fuerte polémica, agudizada por la tramitación del PORN de la comarca. Para los ecologistas aragoneses es posible compaginar desarrollo y conservación del patrimonio.

Coordinadora Ecologista de Aragón. Marzo, 1998.

Ante las últimas noticias aparecidas en los medios de comunicación basadas en declaraciones de los responsables municipales de los pueblos afectados por el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) de Los Valles (Huesca), la Coordinadora Ecologista de Aragón, organización que aglutina a la práctica totalidad de grupos ecologistas de Aragón, quiere realizar las siguientes declaraciones con la única intención de que nuestros comentarios ayuden y sean tenidos en cuenta para la elaboración definitiva del documento y en definitiva para el desarrollo de esta zona.

Entendemos la preocupación que se podía dar en este momento en la zona por la aparición de un documento, como es un PORN, que puede modificar el desarrollo de algunas de las actividades que vienen realizando sus habitantes hasta  la fecha. Ahora bien, las declaraciones aparecidas en los medios de comunicación no responden a lo planteado en el documento, cuestión de la es gran responsable la administración regional que incomprensiblemente hasta la fecha no ha explicado a los habitantes de la zona los objetivos y filosofía del PORN.

En este sentido nos sentimos obligados a informar que el borrador del PORN en absoluto plantea la supresión de ninguna de las actividades tradicionales (caza, pesca, ganadería, explotación maderera, etc.) realizadas en los valles, sino su ordenación y racionalización, de manera que podía ponerse freno a la degradación ambiental que ya se observa en algunas partes del territorio. Sobre la saca de madera, sin duda la parte que está resultando más polémica, se propone realizar una nueva  ordenación de montes basada en los principios de sustentabilidad del recurso y del mantenimiento de la riqueza natural y paisajística. Bien es cierto que esto seguramente supondría una merma en las sacas de madera de alrededor un 25% que se propone sea compensada económicamente a partir de los fondos europeos de cohesión que España recibe para conservar su medio ambiente y, por tanto, deben ser reinvertidos en los territorios que se esfuercen en esa labor. En la misma línea se considera la importancia de la serrería para el municipio de Ansó y Echo y el mantenimiento de sus puestos de trabajo mediante alternativas, que las hay, que no hipotequen el futuro de los bosques.

No podemos entender que se intenten vender las talas efectuadas durante el último año como necesarias para el mantenimiento de los puestos de trabajo de las serrerías, pues son precisamente estas cortas, realizadas de una manera abusiva y que sobrepasan cualquier aprovechamiento racional, las que van a acabar con los bosques de la zona en menos de diez años y por lo tanto con el futuro, ya no de los puestos de trabajo que ahora se defienden, sino  también de los que existen gracias al turismo. Y es que al margen de los puros valores ecológicos, cualquiera que visite con detenimiento los valles de Oza y Zuriza comprobará la magnitud de las talas realizadas durante décadas y la preocupante escasez de árboles maduros. El futuro turístico del territorio puede peligrar si se sigue en esta línea. En este sentido el PORN da una nueva visión en lo concerniente a la gestión del bosque, se debe insistir más en labores de limpieza, traer la madera de otras zonas con el fin de conseguir una renovación de la masa forestal de los bosques de los Valles.

Por otro lado es justo reconocer que las serrerías de Echo y Ansó arrastran una profunda crisis, sobrellevada gracias a las subvenciones institucionales. Lejos de pedir que cesen esos apoyos, apostamos por dar un paso adelante, consistente en la ubicación en la zona de industria transformadora. El objetivo sería transformar las mejores hayas y abetos en muebles y no en simples palés como sucede hoy en día. Además, con toda seguridad se crearían más puestos de trabajo en la zona.

Todos estaremos de acuerdo en que hay que hacer compatible el bienestar y la calidad de vida de los montañeses y la preservación de los valores naturales de Los Valles que, por ende, constituyen el principal patrimonio del territorio. Hoy ya no se puede pensar que desarrollo y conservación son vocablos antagónicos. Bien al contrario, conservar nuestras mejores áreas naturales es la mejor inversión en un mundo donde cada vez hay más de todo excepto paisajes y ecosistemas bien conservados, cuestión cada vez más demandada por el turismo de calidad.

Por todo ello, pensamos que el futuro en Los Valles debe ir orientado hacia la conservación de su patrimonio, sin olvidar la presencia de especies como el oso y aprovecharse de ello. Recordamos que, durante 1997, doce mil personas se han acercado a visitar el Centro de Interpretación del Oso instalado en Ansó. Este volumen de visitantes debe aumentar en próximos años con una buena labor de conservación que respete los usos tradicionales efectuados de manera racional por los habitantes de la zona.

Coordinadora Ecologista de Aragón
C/ Colón 6-8
50.007-Zaragoza

Opinión | Artículos | Noticias | Agenda | Enlaces