Boreas

Menú


PROPUESTA DE CONSERVACION DE LA PLANA DE ZARAGOZA

La Plana y los barrancos que parten de ella forman el paisaje más característico del Valle medio del Ebro. Desde ANSAR se ha lanzado una propuesta de conservación ante la amenaza de varios parques eólicos y la autovía de Teruel.

José A. Domínguez , ANSAR
Enero 1998

Introducción

La Plana de Zaragoza o Plana de María, como también se la conoce,  por incluir gran parte de ese municipio de la ribera del Huerva,  es un enclave natural del mayor interés.  Junto a los valores geológicos y paisajísticos,  principalmente la intrincada y singular red de barrancos excavados en yeso, están los ecológicos. Entre éstos destaca la amplia superficie cubierta por el pinar, bosque natural y protector instalado en ladera pero donde al abrigo del mismo se hallan especies botánicas de interés, algunas de ellas catalogadas como el águila perdicera, el alimoche y la planta de las familia de las Compuestas Senecio auricula.

La Plana es una muela o meseta resultado de la erosión de la red fluvial sobre los sedimentos terciarios que se depositaron en la cubeta del Ebro cuando ésta fue un mar cerrado. La superficie, a 600 metros de altitud, está formada por calizas de la formación Alcubierre mientras que las laderas son yesos de la Formación Zaragoza. De las tres muelas de la margen derecha del Ebro (Borja, La Muela, La Plana), ésta es la que se conserva libre de infraestructuras, parques eólicos y núcleos habitados.

Por sus valores, gran parte de La Plana goza de cierto nivel de conservación frente a la transformación del suelo al ser declaradas por el Decreto 85/90 como Areas de Especial Protección Urbanística el Pinar de Valmadrid y el Pinar de María de Huerva junto con el Barranco de las Almunias, "por concurrir valores medioambientales y del paisaje (variedad, singularidad y belleza)" dice la ley. También las Normas Subsidiarias Provinciales los califican como suelo no urbanizable protegido y de alto valor ecológico, respectivamente. Por otra parte, las comunidades botánicas gipsícolas están recogidas en la Directiva de Hábitats y los barrancos de La Plana pueden constituir lugares de interés comunitario

El bosque, en su mayor parte Monte de Utilidad Pública, alberga una variada fauna, especialmente en cuanto a reptiles y aves se refiere, siendo éstas los habitantes más conspicuos. Sólo la variedad y densidad de aves rapaces diurnas y nocturnas, (principalmente águila perdicera, alimoche, búho real y águila real)  que pueblan La Plana y sus estribaciones la hacen merecedora de conservación

Por otra parte la situación de la Plana junto al Huerva la convierte en punto de referencia y corredor utilizado por las aves migratorias. Por allí pasan los estridentes bandos de grullas y las reatas de milanos hacia el norte, o la silenciosa y solitaria cigüeña negra. Por estos valores, la Sociedad Española de Ornitología calificó a la Plana y su entorno como Zona de Importancia para las Aves (nº 185), denominada Bajo Huerva. También la propia DGA incluyó, en su día este espacio en la denominada RENPA o red de espacios protegidos de Aragón.


La Plana y barrancos al este. Al fondo, la ciudad de Zaragoza.

Valores naturales y culturales

La Plana de Zaragoza-María posee, pues, diversos elementos naturales que la convierten en un enclave de gran valor ecológico y cultural. Desde ANSAR apuntamos algunos de ellos:

Amenazas

La Plana es un enclave emblemático, especialmente para los zaragozanos. Por su proximidad a Zaragoza capital y por mantener, gracias, a su carácter de isla, el equilibrio entre la conservación de su patrimonio natural y la explotación del suelo.

Sin duda, los paisajes de La Plana, por su proximidad a Zaragoza poseen un indudable valor estético y relajador al permenecer carentes, en su mayor parte, de elementos artificiales. Para los numerosos zaragozanos que ascienden a ella a pie o en bici, es una zona de expansión donde medir personalmente la capacidad pulmonar o muscular. Es una zona donde poder encontrar la soledad para estremecerse con las panorámicas que se divisan desde su cumbre o con el silencio, que agobia tanto como el calor agosteño, en los profundos barrancos. Por supuesto es un aula de naturaleza excepcional para los entomólogos, botánicos y ornitólogos aficionados que hasta allí se acercan.

El recientemente recuperado y señalizado sendero de Goya, que une Zaragoza con Fuendetodos, ascendiendo por el Barranco del Montañés, por el antiguo camino de herradura que comunicaba estas dos localidades, puede convertirse un buen medio para conocer La Plana, integrando historia y naturaleza. No en vano el primer refugio de montañeros en Aragón se levantó en el pinar de Valmadrid a principios de siglo y ahora en rehabilitación.

Pero sobre La Plana también penden amenazas. La degradación acecha en forma de vertederos en los barrancos que bajan hasta Santa Fe, Cuarte y Cadrete; en forma de roturaciones desafortunadas en los acampos, que rompen el perfil del suelo; de urbanizaciones (Bosque Alto, Monte-Pinar, Valdepinar) consentidas al reclamo del pinar y de circuitos de motos. Ahora, decenas de parques eólicos pretenden acribillar el paisaje de la Plana y asentarse en los frágiles y erosionables yesos de sus laderas.

De las diversas muelas o planas que jalonan el Ebro en su margen derecha (Borja, La Muela y Zaragoza-María) dos de ellas, como son la de Borja y La Muela ya están en franco proceso de industrialización con la instalación de parques eólicos y las obras que éstos conllevan, o están atravesadas por carreteras o poseen urbanizaciones consolidadas. En la actualidad sólo La Plana de Zaragoza-María conserva su su unidad y calidad ambiental aunque varios proyectos de parques eólicos planean sobre la misma.

Por todo ello es por lo que desde ANSAR proponemos que se estudie seriamente la preservación de las Planas de Zaragoza-María mediante la siguiente

Propuesta de conservación

La propuesta de conservación pasa por evitar la instalación de grandes infraestructuras y por:

Estas medidas no serían costosas (lo más problemático serías las edificaciones ilegales, de poca entidad, pero habría que evitar que un día se asfaltasen las pistas de acceso y tuvieran servicios). Respecto a los ingresos y beneficios por la instalación de parques eólicos, hay que argumentar que los municipios afectados Zaragoza, Cuarte, Cadrete, María de Huerva ya poseen potentes y densos polígonos industriales que han sepultado hectáreas de huerta y monte. Sólo quedarían por negociar con Valmadrid y Jaulín, sin industria y sin ingresos por ser agrícolas de secano, que quizás pretendan los ingresos suculentos de las eólicas). 

Bibliografía

 Decreto 85/1990 de la DGA de medidas urgentes de protección urbanística". BOA nº 70, de 18 de junio de 1990.

 Normas Subsidiarias y Complementarias de ámbito provincial de Zaragoza". BOA nº 50, de 25 de abril de 1991.

DIAMANTOPOULOS, J. "El valle central del Huerva (Zaragoza, España): una porción de Sahara en Europa". En: Desertificación en Europa. Ponencias del Simposium de Información sobre Climatología en el Programa de la CEE. Monografías de la DGMA. MOPU. Madrid. 1988

BRAUN BLANQUET, J y BOLÒS, O. (1987). Las Comunidades Vegetales de la Depresión del Ebro y su dinamismo. Ayuntamiento de Zaragoza. Zaragoza.

DE JUANA, E (ed.) (1990). Areas importantes para las aves en España. Sociedad Española de ornitología. Madrid.

PELLICER, F y ECHEVERRIA, M. T. (1989). Formas de relieve del centro de la depresión del Ebro. Institución Fernando el Católico. Zaragoza.

ONA, J.L. (1995). Senderos de Goya. Ayuntamiento de Fuendetodos/Prames. Zaragoza.

VIÑUALES COBOS, E. y VERICAD MARCUELLO, M. (1996). Las estepas del Valle del Ebro. IberCaja. Zaragoza.


Opinión | Artículos | Noticias | Agenda | Enlaces