Zoología. Mamíferos. Anatomía y Fisiología. Página 214. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2. en Aragón. 
Naturaleza de Aragón > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 2

Zoología. Mamíferos. Anatomía y Fisiología. Página 214. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2.

Los tres Reinos de la Naturaleza Tomo 2


gen para formar la cavidad abdominal y como las mismas se ponen en relación con la vesícula umbilical y la alantrides. Muchos de los órganos de los sentidos aparecen, mientras tanto, y el sistema vascular continua desarrollándose. La columna vertebral y el cráneo nacen de las evoluciones masivas de las láminas dorsales; la cara, las costillas y los miembros, de las ventrales. La formación de los huesos de la cara es devida al desarrollo de las lengüetas transversales que se encuentran poco después en la región del cuello, en número de cuatro. Estas lengüetas han sido llamadas por algunos embriologistas arcos branquiales ó viscerales; hendiduras paralelas que estos arcos dejan entre si han recibido el nombre de hendiduras branchiales ó viscerales.

Después de la formación del tubo intestinal, se ven elevar en su superficie dos espansiones tuberculosas que son una especie de yemas granujientas por las que empieza el origen de los pulmones. En la región inferior del cuerpo correspondiendo á la cavidad del vientre y á los lados de la columna vertebral, se manifiesta en seguida un órgano par, cuyo papel es extremadamente importante si bien transitorio y cuya existencia no dura mas que las primeras fases de la vida embrionaria. Este órgano llamado Cuerpo de Wolff del nombre del anatómico que fue el primero que ha comprendido sus funciones; está destinado á formar mas tarde los órganos urinarios y generatrices. Por último de la separación histológica que se efectúa en la masa primordial de las láminas dorsales y de las ventrales se forman los músculos, la piel y demás apéndices tegumentarios.

Para reasumir esta rápida reseña de la marcha general do los fenómenos organogénicos, indicaremos que cada aparato se manifiesta, casi desde luego, por el órgano en el cual se centraliza ó personifica de alguna manera su acción: el sistema nervioso por el exeraquidiano; el sistema huesoso, por las vértebras; el sistema circulatorio por el corazón; el sistema digestivo por la cavidad intestinal; el sistema respiratorio por los pulmones. Presentándose dos hechos de este modo, desde luego se puede decir que el desarrollo de un aparato marcha del centro á la circunferencia, laminando los órganos principales hacia los órganos secundarios, esto es, de una manera centrífuga; sin embargo, no creemos menos una marcha centrípeta. Creemos pues que cada porejon de tejido, cada parte de órgano, se produce á sí misma, donde quiera que se le observe. Las partes centrales por la energía de sus funciones, por la intensidad de su acción vital sirven de vínculo necesario entre las partes periféricas, mas no por esto proceden estas de aquellas. La potencia formatriz no es menos en unas que en otras, no marchamas en unas que en otras, en todas partes, se halla, reside en cada célula.

Tocante á las partes constitutivas, origen primitivo de los elementos plásticos que sirven á la formación y desarrollo de los órganos, han querido con frecuencia encontrarlos esclusivamente en las tres membranas que presenta el área germinativa. Se ha pretendido que todos los órganos de la vida animal, nervios, huesos, músculos, etc., proceden directamente del desarrollo dé la capa superior del blastodermo, á la que hemos dado por consecuencia el nombre de menbrana animal y asimismo en consideración á su aspecto el de membrana serosa. Se ha visto también, en la capa inferior del blastodermo la materia primitiva de todos los órganos de la nutrición y de aquí el origen del nombre de vejetativa ó mucosa que recibió esta membrana. Por último, se ha admitido que el sistema circulatorio encuentra todos los elementos de su formación en la membrana intermedia que distinguimos por esta razón con el nombre de vascular. Según esta manera de ver tan esclusiva, los órganos no son mas que metamorfosis, ó evoluciones de partes anterior-

corion está estrellado, como en la marrana; en el tercero se encuentra en forma de membrana vascular, como en el Camello, y en el cuarto presenta una especie de copete como en la Ballena. De lo que acabamos de esponer se deduce que el autor ha elegido con poco acierto el punto que ha servido de partida para su clasificación, interpretando malamente la constitución íntima de la placenta; todo lo que le ha conducido á establecer distinciones minuciosas sin utilidad y aproximaciones sin fundamento. Guiado por los esperimentos hechos por medio de inyecciones Mr. Flourens ha establecido en el conjunto de la clase de los Mamíferos dos categorías distintas que son animales de placenta única que comprende las dos formas que nosotros hemos llamado discoidea y zonoaria y animales de placentas múltiples. En los de la primera división existirá una comunicación vascular directa éntre la madre y el feto; la que no existirá en los de la segunda. Estas dos formas se compensan mutuamente puesto que en el caso de una placenta única la energía del modo de comunicación suple la poca extensión de la superficie placentaria y que en el caso de placentas múltiples la extensión de la superficie absorvente suplirá la falta de energía del modo de comunicarse. Cuando examinemos las relaciones del útero con la placenta, indicaremos el modo de interpretar la marcha de las inyecciones en los apéndices placentarios y discutiremos la cuestión del modo de comunicarse el sistema vascular de la madre con el sistema vascular del embrión.

La vesícula umbilical presenta en los diferentes órdenes de Mamíferos fenómenos particulares concernientes á las relaciones que se establecen ulteriormente entre ella, el huevo y el embrión. En los Paquidermos y en los Rumiantes después de haber seguido al huevo en su rápido crecimiento, se detiene en su desarrollo y concluye por comunicarse con los intestinos tan solo por un filamento delgado y por desaparecer completamente mas tarde. En la especie humana y en los Monos la vesícula umbilical no adquiere mas que un débil desarrollo, perdiendo bien pronto toda importancia con relación al embrión y al huevo; se atrofia y desaparece no dejando mas que vestigios. Por la formación de las vesículas apendiculares de que hemos hablado son producidas todas las partes mas esenciales del huevo. Los fenómenos que ahora se manifiestan consisten en abultarse aquel y en el desarrollo del embrión; la placenta conduce, los principios nutritivos que exigen las nuevas necesidades de este trabajo ulterior. En la época á que hemos llegado, los órganos cuya aparición indicamos son ya mas ó menos completos; al lado de estos se nos manifiestan otros que pertenecen al mismo aparato ó á otros cuyos primeros rasgos no se reconocieron aun en la economía del embrión. Asi es que las capas de los puntos celulares que representan los rudimentos lustogénicos del embrión se convirtieron en masa nerviosa en la parte que corresponde al conducto primitivo; de esta porción, nace bien pronto el tubo medular, como lo esputaremos al hablar del sistema nervioso. Las dos porciones de la masa embrionaria situadas á cada uno de los lados del tubo medular llamadas láminas dorsales se distinguen cada vez mas por su estructura, del tubo medular, presentando bien pronto en la parte mas próxima á este, una espansion por la que empieza el desarrollo de los rudimentos vertebrales. Para continuar el plan que nos hemos trazado seguirá al estudio del sistema nervioso el del óseo cuyo primer indicio aparece en las vértebras antes que se formen los primeros lineamentos del corazón y que el tubo digestivo presente sus primitivos indicios.

Por fuera de las láminas dorsales la porción periférica restante del blastodermo forma á derecha é izquierda las láminas neutrales ó viscerales de donde provienen las paredes anteriores del cuerpo. Hemos visto poco hace como estas láminas conver-

Índice de páginas de Mamíferos.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

Museo pintoresco de Historia Natural. Zoología, animales, Mamíferos continuación. Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Anatomía y Fisiología. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

Copyright 1996-2020 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.