ITÓIZ VIVO

BOREAS  NATURAL

Articulos

José Antonio Domínguez

Introducción

La Coordinadora de Itóiz ha organizado una manifestación en Pamplona para el sábado día 2 de octubre bajo el lema, Itoiz vivo con toda seguridad.  Con esta manifestación se quiere hacer resaltar la existencia de un informe, encargado por el Gobierno de Navarra y la CHE en 1989, el cual indicaba la existencia de riesgo de desprendimientos de una de las laderas del vaso del embalse con consecuencias catastróficas, como el desbordamiento de la presa o la rotura de la misma. Pero sus conclusiones se han ocultado a la opinión pública y a pesar de ello el proyecto de construcción de la presa ha seguido adelante. Este informe se viene a sumar, así, a todos los pronunciamientos judiciales y argumentos presentados por la Coordinadora de Itoiz en contra del embalse, demostrando la desmesura hidrológica, ecológica y económica del mismo (ver Un poco de historia)

El informe fue realizado por el profesor de Geodinámica  don Antonio M. Casas (Universidad de Zaragoza) y se denomina Deslizamientos de vertientes en la cerrada del Embalse de Itoiz. En él se refleja el riesgo de deslizamiento, acentuado por el proceso de llenado y vaciado del embalse y por posibles movimientos sísmicos. Las consecuencias de un deslizamiento de la ladera izquierda de donde se asienta la presa podría provocar el taponamiento de los desagües de fondo, inutilizando la presa. También podría provocar el desbordamiento de la misma o la rotura de la propia presa. En el primer caso se produciría una ola que saltaría por encima de la pared y en el segundo se generaría una inundación violenta del cauce del Irati. Según la Coordinadora de Itoiz, la inseguridad de la presa no es nueva ya que los sondeos realizados en 1975 alertaban sobre la inestabilidad de la ladera izquierda.

Recientemente, por otra parte, el Tribunal Supremo ha ratificado la condena a prisión a los ocho jóvenes que participaron en 1996 en una acción que paralizó las obras del embalse. En dicha acción resultó golpeado y fue maniatado un guarda jurado y se cortaron unos cables, lo que obligó a para las obras. La condena de cuatro años y diez meses de cárcel no se ha impuesto por acto vandálico sino por entender el tribunal que hubo detención ilegal al privar de libertad al guarda de seguridad. Esta condena ha sido criticada desde diversos sectores del movimiento ecologista por considerarla desmesurada (ver Comunicado de Ecologistas en Acción).

Un poco de historia

Como se sabe, el embalse de Itoiz, comenzó a construirse en 1993, con el objetivo de poner en marcha varios miles de hectáreas de regadío al sur de Navarra con el agua que se embalsaría de los ríos Irati y Urrobi, agua que se transportaría a través del Canal de Navarra. La construcción de la presa se inició aunque aún no se habían aprobado ni el Plan Hidrológico Nacional ni el Plan Nacional de  Regadíos. La presa se sitúa sobre el río Irati, a unos dos kilómetros aguas arriba de la localidad de Aoiz, en el prepirineo navarro. La altura proyectada era de 135 metros, la superficie a inundar, 1.099 hectáreas, y se embalsarían 418 hm3. La obra inundaría las bandas o zonas periféricas de protección de las Reservas Naturales de la Potxe de Txintxurrenea, Foz de Gaztelu y Foz de Iñarbe, y dos ZEPA (Zonas de Especial Protección para las   Aves), y en la zona afectada desaparecerían amplios encinares, hayedos y bosque de galería muy bien conservado, así como la rica fauna asociada a estos ecosistemas, como el buitre leonado, el águila real, o el desmán de los Pirineos. Las obras realizadas hasta ahora ya han hecho desaparecer a la nutria. Los habitantes de los terrenos afectados serían desalojados y obligados a abandonar la zona en la que habían vivido durante generaciones de la agricultura, la ganadería y el aprovechamiento forestal.

El Proyecto del embalse de Itoiz se encuentra anulado por Sentencia del Tribunal Supremo (T.S.) del 14 de julio de 1997, por afectar, por inundación, a las bandas o zonas periféricas de protección de las tres Reservas Naturales afectadas por el embalse. El T.S. estableció que a fin de respetar estas zonas, el agua embalsada en Itoiz no podía inundar terrenos por encima de la cota 506. De este modo, el agua embalsada no superaría los 9,7 hm3 y la presa no podía superar los 25.8 metros de altura. Con estas dimensiones, el embalse ya no sirve para alimentar al Canal de Navarra (cuya toma de agua está situada en la cota de terreno 535), con lo que la justificación de la presa vuelve a quedar puesta de manifiesto de nuevo. Tras esto, el Gobierno de Navarra aprobó la Ley Foral 9/1996, de 16 de junio, de Espacios Naturales, anulando tales bandas de protección exactamente en la parte de las mismas que resultarían inundadas por el embalse.

La Audiencia Nacional entendió que esta Ley Foral se concibió, elaboró y aprobó para no ejecutar la  sentencia del T.S. y, dado que podría incurrir en motivos de inconstitucionalidad, al vulnerar el derecho a la tutela judicial efectiva, protegida por el artículo 24 de la Carta Magna, planteó cuestión de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional, admitiéndose a trámite esta cuestión en julio de 1998, y que en estos momentos está pendiente de resolución.

Mientras se resuelve esta cuestión, la Audiencia Nacional prohibió el 4 de septiembre de 1997 tanto al Ministerio de Medio Ambiente (MIMAM) como al Gobierno de Navarra la inundación del vaso del embalse, la deforestación, la retirada de la capa de tierra vegetal, el traslado de poblaciones y el derribo de núcleos urbanos, así como el inicio de nuevas obras o tareas de las previstas en el proyecto original, como la construcción de la presa auxiliar del embalse de 28 metros de altura, que cerraría el collado por el que discurre la actual carretera de Aoiz a Oriz-Betelu. Además, el Proyecto del Canal de Navarra fue anulado por Sentencia Firme de la Audiencia Nacional, de 26 de junio de 1997. Pese a esto, a principios de 1999, el MIMAM y el Gobierno de Navarra someten a  información pública el Estudio de Impacto Ambiental del Canal de Navarra y sus zonas regables.

La Coordinadora de Itoiz y el grupo ecologista Greenpeace y  interpusieron en 1996 una Reclamación ante el Defensor del Pueblo Europeo, por el archivo de la Queja por la construcción de la presa que realizó la Comisión de Medio Ambiente de la Unión Europea en 1995. Tras dos años de investigación, el Defensor del Pueblo Europeo terminó estimando que la Comisión no puede justificar adecuadamente su decisión, y que esto constituye un caso de mala administración.

Comunicado

ECOLOGISTAS EN ACCION PEDIRA EL INDULTO PARA SOLIDARIOS CON ITOIZ

15 de septiembre de 1999

Ecologistas en Acción quiere hacer público su desacuerdo con la sentencia dictada por el Tribunal Supremo que condena a ocho ecologistas del grupo Solidarios con Itoiz, a cuatro años y diez meses de prisión por paralizar las ilegales obras del embalse de Itoiz.

Ecologistas en Acción considera completamente desproporcionada las pena dictada, basada en la inmovilización que hicieron de un guarda jurado durante la acción, cuando ésta tan sólo duró unos pocos minutos, y además los miembros de Solidarios con Itoiz esperaron y se entregaron voluntariamente a la Guardia Civil una vez finalizada la acción, tal y como, además, tenían previsto. Las penas dictadas son similares a las que se impusieron a los procesados por el secuestro de Segundo Marey, lo que demuestra lo injusto de la sentencia impuesta a los Solidarios.

Ecologistas en Acción entiende que sentencias de este tipo contribuyen de manera evidente a crear alarma social, más aún cuando la gran mayoría de los destructores del Medio Ambiente suelen ser absueltos por los tribunales o con ridículas multas. Hasta la fecha, son muy pocos los delincuentes ambientales que entran en prisión, a pesar de que todos los años se cometen en nuestro país cientos de delitos tipificados en el código penal. Resulta lamentable ver la dureza con que los tribunales tratan a los ecologistas como los Solidarios con Itoiz, que lo único que pretendía era defender un valle maravilloso, como es Itoiz, frente a un monstruoso embalse, que además es ilegal. Por el contra, resulta bochornoso ver cómo los directivos de la empresa Boliden, propietarios de la balsa cuya rotura causó gravísimos impactos al Parque Nacional de Doñana, aparte de los daños sociales que ocasionó, eran recibido en el aeropuerto por los políticos de turno.

Por todo ello, Ecologistas en Acción anuncia que va a solicitar formalmente al Consejo de Ministros que proceda a indultar de inmediato a los ocho ecologistas de Solidarios por Itoiz, y reparar así lo que considera una auténtica injusticia.

Volver a Artículos

Escribe a Boreas

 © 2000 Fundación Boreas