Insectos. Invertebrados. Página 60. Tomo 6. Zoología. Los Tres Reinos de la Naturaleza. en Aragón.

Insectos. Invertebrados. Página 60. Tomo 6. Zoología. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Museo Pintoresco de Historia Natural Tomo 6 Insectos

Naturaleza de Aragón > Museo Pintoresco de Historia Natural > Tomo 6 Insectos

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 6 de octubre de 2023 última revisión

de llenar las funciones que se le asignan ordinariamente, teniendo la forma de un simple vaso. Solo en un Insecto (Hgdrophilus piceus), se encuentran ocho vasos sebificos que Mr. León Dufour considera mas bien como los órganos de la secreción sedosa, con la que el Hidrófilo hembra forma el capullo que contiene sus huevos. Estos vasos no se abren como los otros en el oviducto, sino en las celdillas descritas en otro lugar con el nombre de cálices de los ovarios, y dos de ellos están divididos en su extremidad. Los vasos sebificos ordinarios, son unas veces simples y otras compuestos, y se dilatan en ocasiones de modo que forman una bolsa ó vejiguilla antes de su inserción en el oviducto, y á veces están ramificados ó divididos. La vejiguilla ó glándula del veneno es un órgano situado al fin del abdomen, por debajo del canal intestinal, y que se abre al lado del orificio de los órganos sexuales, formando una especie de bolsa ó vejiguilla que sirve de receptáculo al veneno que segregan varios vasos de forma variable. En las j Abejas, estos últimos son muy largos, y están arro-

¦ Hados y unidos en un solo conducto antes de llegar á la vejiguilla; en las Avispas cada cual de ellos presenta en su origen una pequeña vejiguilla, uniéndose ambos vaso6 secretores antes de su salida en el receptáculo del veneno. Asi, pues, se ve que estos órganos lo mismo que los vasos sebificos, ya descritos, son verdaderos órganos secretores, y que el aparato entero de la generación es verdaderamente un aparato de secreción.

Los órganos exteriores de la generación en las hembras, son los únicos que quedan por describir. Estos no tienen por solo objeto, como los de los machos, el servir ala cópula; porque las hembras tienen otros cuidados que tomar para asegurar la conservación de sus hijos, y la puesta exige varias precauciones á fin de que los huevos lleguen á desarrollarse. Los órganos de que se trata, están destinados á ejecutar la puesta, y solo algunos de ellos tienen una relación directa con la cópula. Los que sirven para la primera de dichas funciones han recibido los nombres de taladro ú oviscapto, y los dedicados á la segunda se llaman piezas vulvares. Estos últimos cierran la abertura de las partes genitales, ó retienen el pene del macho. Ademas en algunos Himenópteros existe un órgano de defensa llamado aguijón, que es el conducto escretor de la glándula del veneno.

Las piezas vulvares son unas placas de forma variable, de las cuales algunas toman á veces la de garfios , y se enganchan en la membrana que constituye la cavidad de la cloaca. Estas piezas están formadas por las partes sólidas del último ó últimos anillos del abdomen que se quiebran y fracturan de diferente modo, lo que justifica-el número de los anillos que en vez de ser nueve, como en el estado normal y en las larvas, es frecuentemente menor. Algunas veces el número de estos no parece ser el mismo en la parte superior que en la inferior, porque suele entrar en la composición de las piezas vulvares un número desigual de anillos y de semianillos del abdomen. Las piezas vulvares se encuentran algunas veces ocultas en la cavidad de la cloaca, forman una pequeña eminencia exterior, ó cierran el aparato vulvar, formando una especie de ventanilla. El examen de las diferencias que ofrecen las piezas vulvares en su número y disposición, exige demasiada detenimiento para nuestro objeto, y han sido estudiadas especialmente por Mr. León Dufour en los Insectos del orden de los Hemípteros, que es donde se manifiestan mas complicadas.

El taladro ú oviscapto es un órgano formado por varias piezas vulvares que salen al exterior ó pueden hacerlo' en varias circunstancias, y se presenta con dos formas diferentes : unas veces es una especie de tubo compuesto de muchos anillos, siempre los últi-

adquiere un notable desarrollo después de la fecundación, separa las demás visceras del abdomen y llena toda su cavidad. En él es donde se desarrolla el huevo de que ya hemos hablado, y que no debe ser puesto basta el momento en que el embrión llegue al estado de ninfa. Una vagina corta sigue á este órgano y sirve para la expulsión de la ninfa.

La vagina no es mas que la continuación del oviducto , tiene su misma estructura y está destinada á recibir el pene durante las aproximaciones del macho , aunque la porción blanda de este órgano penetra mas adentro; sirve ademas para dar paso á los huevos, á cuyo efecto se halla guarnecida de piezas córneas que aumentan su solidez. Algunas veces son dos estas piezas; pero por lo común se advierten cuatro. La abertura y el orificio de la vagina es lo que constituye la vulva, y la primera se halla situada en la cloaca por debajo del orificio anal, y comunica en algunas especies con un órgano particular de que pronto se tratará, llamado taladro; pero de ningún modo con el aguijón que se abre en la vejiguilla del veneno.

Los órganos accesorios de la generación, ó sean la bolsa copulatriz y los vasos sebificos existen en casi todos los Insectos, excepto en los Afidianos, y algunas Efémeras y Típulas, que se hallan totalmente desprovistos de ellos. En cuanto á la vejiguilla del veneno, es solo propia á varios Himenópteros.

La bolsa copulatriz, llamada también vejiguilla espermática, es unas veces simple, y otras se encuentra acompañada de un vaso ó de una segunda bolsa mas pequeña. Se abre por un cuello de longitud variable en la porción dorsal y posterior del oviducto, y se muestra después de la fecundación, como ya se ha dicho, llena de un líquido blanquecino mas ó menos espeso que desaparece después de la puesta de los huevos. Se cree que este líquido es segregado por las partes laterales de la bolsa y sus usos se ignoran todavía. Ya hemos dicho que ademas de este líquido se admite en la bolsa la presencia del esperma ó Huido fecundante lanzado por el macho, y destinado á quedar en depósito y servir para la fecundación de los huevos. Algunos anatómicos han creído que el líquido segregado por las paredes laterales de la bolsa copulatriz tiene por objeto lubrificar las del oviducto ó revestir los huevos de una especie de barniz, y asi Mr. León Dufour ha confundido dicha bolsa con los demás órganos accesorios bajo la denominación de órganos sebáceos. Otros anatómicos admiten que el líquido en cuestión está destinado á extinguir el esperma del macho antes que se esparza sobre los huevos. Ya hemos repetido en otro lugar las observaciones que prueban que el esperma es depositado en la bolsa de que nos ocupamos, pues que el pene del macho se ha encontrado varias veces en ella bien sea cogiendo los Insectos durante el acto de la cópula, ó después de ella por efecto de rotura.

Los vasos sebi/icos no difieren de la bolsa copulatriz mas que por su gran sencillez, y en ciertas ocasiones varios de ellos se abren dentro de la bolsa. Difieren ademas en que no parecen servir de depósito al fluido espermático, ó por lo menos nada ha probado que tal sea su destino. Solamente se sabe que antes de la puesta y durante ella , segregan un fluido blanquecino mas ó menos viscoso, el cual como desaparece á la puesta de los huevos, se cree que sirve para aglutinarlos y endurecerlos á fin de que se adhieran entre sí ó puedan fijarse á diferentes cuerpos. Los vasos sebificos son dos ó cuatro; pero nunca mas, yá veces se presentan en número impar ó faltan completamente. Cuando solo hay dos, se considera uno de ellos como un órgano análogo á la bolsa copulatriz, á menos que se prefiera considerarla como si no existiera. Esta última opinión es sin duda la mas conveniente, pues que la bolsa no pue-



Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.



Insectos. Invertebrados. Página 60. Tomo 6. Zoología. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Buffon Museo Pintoresco Historia Natural

Copyright 1996-2024 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia (AIM) te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Para saber cómo utiliza Google la información de sitios web o aplicaciones de este sitio puedes visitar: Política de Cookies.