Invertebrados. Insectos. Zoología. Tomo 6. Página 13. Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza. en Aragón. 
Naturaleza de Aragón > Museo pintoresco de Historia Natural > Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 6

Invertebrados. Insectos. Zoología. Tomo 6. Página 13. Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza.

Museo pintoresco de Historia Natural Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 6



ENTOMOLOGÍA O TRATADO DE LOS INSECTOS

ocho; la Pulga, doce; el Necrophorus vespillo, treinta; las Friganas, poco menos de ciento; el Bómbice del gusano de seda, unos quinientos; el Corsus ligniperda, mil; la Clielonia caja, seiscientos; algunos Pulgones, dos mil; otros cuatro mil; las reinas de las Abejas difieren mucho en el número de huevos que ponen durante una estación, y en algunos casos se cree que llegan á cuarenta ó cincuenta mil. Leuwenkoeok ha calculado que una sola mosca ordinaria podia producir en tres meses, setecientos cuarenta y seis mil cuatrocientos noventa y seis; pero esta asombrosa fecundidad no es nada en comparación de la de una especie de Termite (Termes fatalis), cuya hembra pone sesenta huevos por minuto, lo qué da tres mil seiscientos por hora, ochenta y seis mil cuatrocientos por día, y siguiendo este cálculo, en un año entero se llegaría á una suma enorme que pasaría de doscientos millones. Es muy probable que esta hembra no continúe su puesta en la misma proporción, pero aun calculándola lo mas bajo posible, su fecundidad excede en mucho á la de todos los demás animales conocidos.

En cuanto á la forma, los huevos de los Insectos ofrecen diferencias tan grandes entre sí, como las que se observan entre las semillas de las plantas, y quizá observándolos bajo este punto de vista, suministrarían tan buenos caracteres como aquellas. Los de las aves que estamos acostumbrados á ver varían simplemente de la forma oval á la esférica, pero los de los Insectos no están organizados bajo un tipo tan limitado; generalmente son en efecto, oblongos, ovales ó globulosos, pero se encuentran á menudo planos, orbiculares, elípticos, cónicos, cilindricos, hemisféricos, lenticulares, piramidales, cuadrados, de figura de pera, de melón, de barco, de tambor, etc. A veces su aspecto es tan singular, que es difícil reconocerlos por verdaderos huevos.

La naturaleza nos ha ocultado por lo general el objeto de estas diferencias de formas, pero no obstante en ciertos casos, el objeto que se ha propuesto se revela claramente al observador; asi el pedículo que se observa en los huevos del Hemirobio, está destinado sin duda á ponerlos fuera del alcance de los Insectos que pudieran hacer presa en ellos. De este modo ciertas aves, para preservar sus nidos del ataque de las serpientes, los suspenden de largas lianas. Ademas de las variaciones de formas que nos llaman la atención, los huevos de los Insectos se distinguen todavía de los de los otros animales ovíparos, por los dibujos y relieves de que están adornados muchas veces, y que el mas hábil artista podría apenas imitar. Algunos están esculpidos solamente por una de sus caras; otros como los de algunos Bómbices que son orbiculares y deprimidos, con una cavidad central por encima y por debajo, tiene su circunferencia recortada por estrías que corresponden á los anillos del embrión que encierran. Hay algunos cuya superficie entera está cubierta de dibujos, y en ellos la escultura de los dos lados no siempre es simétrica, pero en general existe correspondencia entre sus diferentes partes. Otros presentan dibujos que tienen el aspecto de una red, ó están sembrados de granos muy menudos; algunos están cubiertos de escamas, de una barrilla sedosa ó de pelos mas ó menos largos. Pero no deben confundirse estas labores con las arrugas que presentan algunas veces al salir del cuerpo de la madre, y que según algunos suelen ser señal de esterilidad, si bien otros han hecho la observación contraria, por la cual este punto es todavía dudoso.

El color de los huevos de los Insectos es tan variado como su forma y sus dibujos. Lo mas generalmente son blancos, pero se encuentran de todos los colores; amarillos como los de los gusanos de seda anaranjados como los de una Crísoniela muy conocida, dorados, encarnados, azules, verdes, etc. Tampoco son siempre de un solo color, sino muchas veces manchados como los de las aves, ó marcados con lineas de diferentes colores. Según se ha observado, la fecundación influye en el color de los huevos. Una hembra no fecundada que habia comenzado á poner huevos amarillos y verdes, fue fecundada por el macho, y algunos instantes después los puso de color oscuro. Algunos dias después de la puesta, la mayor parte toman un color diferente del que tenían en un principio, como los del Pulgón que vive en el fresno, los cuales primero son cenicientos, luego rojizos, y por último negros; los del mosquito blancos al principio, verdes después; y al fin grises, y los del gusano de seda, primero de color de azufre, y luego de vióleta. Casi todos los huevos cambian igualmente de color cuando están á punto de abrirse; pero este cambio procede mas bien de que se ve á través de su envoltura la larva que encierran, que de una alteración de su sustancia.

En cuanto al tamaño de los huevos, está generalmente en relación con la del insecto que los produce, aunque hay ejemplos de especies pequeñas, cuyos huevos son mas grandes que los de especies mayores. Es probable que este tamaño dependa especialmente de su número, y que sea mayor cuando son en pequeña cantidad que en el caso contrario. El mayor huevo conocido, es el de una especie del género Phasma que tiene cinco lineas de largo y tres de ancho, y que iguala á los de ciertas especies de pájaros-moscas. En nuestros países, rara vez se encuentran algunos que lleguen á una linea de diámetro, y la mayor parte son mucho mas pequeños. Los de las Efémeras, son mas menudos que los granos de arena mas finos, y otros como los de algunos Lepidópteros, apenas se pueden distinguir á la simple vista. Ordinariamente son del mismo tamaño todos los huevo puestos por una hembra, pero en algunas familias, los que deben producir hembras son mayores que los que encierran machos.

Una circunstancia no menos notable en los huevos de muchos Insectos, es el aumento de volumen que adquieren después de la puesta, como se observa especialmente en los icneumones, los Cínifes y las Hormigas. Los primeros que son ordinariamente depositados en la sustancia parenquimatosa de las hojas y de los tallos jóvenes de diversas plantas, absorven de una manera desconocida, á través de su cubierta membranosa, los fluidos vegetales que les rodean de modo que cuando han adquirido todo su desarrollo, son dos veces mas voluminosos que en el momento de la puesta. Los huevos de los demás animales ovíparos, excepto los de los peces, no presentan nada analogo á este hecho singular.

Réstanos al presente estudiar la composición exterior é interior de los huevos de los Insectos. Lo mismo que los de las aves, presentan al principio una cubierta, cuya naturaleza varía según las familias y aun las especies. En las que depositan sus huevos en los lugares húmedos tales como la tierra, los escrementos, y las sustancias animales, esta cubierta consiste ordinariamente en una membrana muy delgada y transparente, que permite ver los cambios sucesivos que experimenta el embrión. A veces es de una testura tan delicada que cede á la mas ligera presión, y seria insuficiente para impedir la evaporación de los Huidos que contiene si los huevos estuvieran expuestos á la acción de la atmósfera. Tales son los de los Coleópteros, de la mayor parte de los Ortópteros, Hemipteros, Himenópteros, etc. En muchos Lepidópteros, y en algunas familias de otros órdenes, esta cubierta es mucho mas sólida, sobre todo cuando los huevos están destinados á pasar el invierno debido á la crudeza de la estación. En cuanto á su composición interior, y á la rilar cha



Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

Museo pintoresco de Historia Natural. Zoología, animales, Invertebrados. Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

Copyright 1996-2020 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.