Naturaleza de Aragón > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza

Zoología. Peces. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 5. Página 537.

Buffon Los Tres Reinos de la Naturaleza

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 6 de junio de 2021 última revisión



do por el mar de donde sin duda provenia aquel arenque. Apresurse, pues, venderlo, previendo que no tardara mucho en ser sumergido, como asi se verific al poco tiempo , convirtindose la pradera en una buena rada donde hoy echan el ndalos buques.

Ya que hemos hablado de su prodigiosa fecundidad y abundancia vamos decir algo sobre los enemigos que la naturaleza ha dado al arenque. En primer lugar todos los grandes cetceos se nutren casi exclusivamente con l, pero siguindolos lo largo de las costas con bastante encarnizamiento ; para escapar de esta persecucin buscan asilo en las ensenadas y brazos de mar de las costas donde lis ballenas no se atreven entrar por temor de encallar , lo que no obstante les sucede con bastante frecuencia en esta poca. Esta circunstancia favorece la pesca del arenque sobre las costas, por lo cual est prohibida en Noruega la de la ballena, por el tiempo en que se efecta la del arenque. Vienen despus las focas, que le hacen una guerra activa, y una multitud de peces grandes, entre los cuales se cuentan las lisas, los esturiones, los salmones y otros muchos. Las aves marinas, los buscan y persiguen tambin con tanta avidez, que llegan a disputar la presa los pescadores, arrancndoselos hasta de las manos. Estas bandadas de palmpedos arrojndose sobre las barcas y procurando arrebatar los arenques, proporcionan un espectculo curiossimo y animado , habiendo servido un buen pintor de marina, de objeto para un bellsimo cuadro, donde est representado conbastante verdad. El hombre es, no obstante, su mayor y mas hbil enemigo.

PESCA DEL ARENQUE.

Vamos hacer una resea histrica de la pesca del arenque, tomada de la Historia Natural, de las pescas de Noel de la Moriniere.

Los documentos mas antiguos que hablan de la pesca del arenque en Francia, remontan los aos de 1030 y 1088, desde cuya poca encontramos ya cdulas y ordenanzas reales, relativas bien la pesca bien al comercio, que en el siglo xui segn de los mismos se deduoe, era ya muy general, llegando su mayor desarrollo en tiempos de Luis XIV, continuando de este modo hasta fiues del siglo anterior. En Flandes ha sido siempre poco notable la pesca del arenqjie, si bien all tuvo su origen la holandesa, que mediante sus tratados con las Ciudades Anseticas, lleg dar esta industria un extraordinario incremento sobre todo en los siglos xui, xiv y xv. En Inglaterra, la pesca del arenque ha sido pretegida por todos los gobiernos y en todas pocas, no solo por el producto material sino objeto de aumentar el numero de marinos, llegando hasta imponerse por el gobierno de Isabel una cuaresma poltica, con el ostensible objeto de conservar los ganados, mas con el solo verdadero de hacerse de hombres de mar para la marina de guerra. Los pases del norte han hecho tambin un comercio floreciente con las salazones de este pez, y la Suecia en particular abasteca los mercados de Europa de su aceite.

La gran pesca sea la de este pez, se hace mas menos en grande, y con barcas y buques de diversa capacidad, que luego que llegan al sitio donde hay arenques, echan al mar una red graude, compuesta de varios pedazos cosidos, de quince diez y ocliobra-zas de ancho, hechos de cordel fuerte y pesado, para que sin necesidad de lastre descienda perpendicular-mente en el agua, teniendo la red entera mas menos brazos segn el estado de la mar, pues cuando est serena le echan de ciento ochenta doscientos, y setenta ochenta lo mas cuando es gruesa y est mala. Esta red lleva una cuerda en su borde, que sirve para mantenerla en la superficie de agua por medio

Rusto muy delicado, aunque no se conserva largo tiempo; la segunda es la del arenque lleno (vore ha-ring) , y la tercera del que ha desovado ya , vacio (yin haring).

Repetidas observaciones prueban que los arenques desovan alrededor de las islas Hbridas, en las costas de Escocia , en todas las bahas de Irlanda, alrededor de la isla de Man, sucediendo lo mismo en las costas septentrionales del continente. Los pescadores holandeses convienen todos en que veinte dias antes del equinoccio de primavera, comienza el arenque desovar echando un mes en soltar todos los huevos, prefiriendo siempre los sitios de poca agua. Su increble fecundidad ha sido siempre objeto de admiracin para el naturalista. Los huevecillos descienden al fondo del agua luego que son fecundados, apareciendo algunas veces en la superficie formando una especie de capa mucosa, algunas veces de hasta varias millas de extensin. Los arenques hembras son mas numerosos que los machos , existiendo entre la cantidad de ellos la proporcin de siete tres, valuando algunos en treinta y ocho mil los huevecillos que produce cada una, cantidad que Bloch hace subir sesenta y ocho mil; los arenquitos recien nacidos son llamados por los pescadores morralla , y se confunden frecuentemente con las sardinas chicas.

Los pescadores aseguran que se cogen con mas facilidad al salir y ponerse la luna, creyendo tambin que sirven para atraerlos los faros que propsito ponen en las barcas.

Es opinin muy admitida la de que los arenques mueren apenas entran en las redes; lo cual no es cierto, pues los hemos visto vivos por espacio de mas 6 menos tiempo cuando han sido cogidos con cuidado, y no se han estrangulado con las redes. Refieren los mismos, que al morir lanza una especie de grito que los ingleses llaman squeack, cuyo sonido se asemeja bastante al de esta voz. Otra de las particularidades observadas , es la que refiere Anderson , contndonos que en las noches claras en que la mar est en calma, sacan la cabeza frecuentemente fuera del agua como si quisieran respirar el aire, produciendo con este movimiento un ruido parecido al que forma la caida de grandes gotas de agua. Los ingleses le han llamado el/uego de los arenques, que tiene lugar en las hermosas noches de otoo, en las que aparece la mar cubierta de burbujitas de aire, siendo esta seal de muy mal agero para los pescadores que tienen que levantar las redes lo mas alto posible, sin conseguir veces cogerlos ni aun por este medio. Anderson, tambin reitere otro hecho curioso que los pescadores de Escocia Inglaterra ratifican, diciendo que en ciertas pocas, se oye en las bahas de Escocia, frecuentadas por los arenques, un ruido bastante notable parecido al de un tiro de pistola, el cual tienen por seal de la marcha de aquellos, puesto que siempre que se ha oido, se han visto desaparecer inmediatamente.

El arenque experimenta con frecuencia una gran necesidad de emigrar, hija de su instinto y hbitos errantes, llevndole estos impulsos de mudar de sitios entrar en todos los que no le oponen algn obstculo. A esto debe referirse sin duda alguna una ancdota que cuenta el autor de la historia de las Provincias Unidas.

Bajo el reinado de Guillermo II, dice, rey de romanos y conde de Holanda , Enckbuysen y Haveren, no estaban separados mas que por una pequea corriente de agua, formada principalmente por la enriada de la marea, ocupando el espacio que hoy baa el Zuyuersee , con una gran llanura cubierta de buenos y abundantes pastos. Visitando sus tierras cierto dia un caballero que las tenia en este sitio, se apercibi de que en una gabia que al parecer no tenia comunicacin alguna habia un arenque, lo que le hizo pensar que tal vez el terreno en que se hallaha estaba mina-