Naturaleza de Aragón > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza

Zoología. Peces. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 5. Página 307.

Buffon Los Tres Reinos de la Naturaleza



ICTIOLOGIA O TRATADO DE LOS PECES. 307

los ser separados de los dems mgiles. En especial los individuos dla ltima fcilmente podran primera vista ser confundidos con escombros aun muy jvenes.

Pasan segn acaba de verse, de cuarenta las especies que se cuentan actualmente en un gnero en el que Linneo no alcanz contar mas que dos y esas mal distinguidas y en el que Cuvier conoci solo treinta y tres treinta y cuatro. Esa diferencia, dice el continuador de esta historia, resulta del detenido examen que liemos hecho en los numerosos ejemplares que afortunadamente nos hemos podido adquirir, y cuyos caracteres especficos no hemos podido menos de atender, sin echar por eso en olvido la mxima de nuestro lustre maestro (Cuvier), de no multiplicar las especies sino cuando irrecusables datos aconsejen hacerlo, cuando, por decirlo asi, haya que ceder la fuerza de la evidencia.

Forskal habla de otros tres mgiles, el Scheii, el Fa-de, y el .Edda que en su concepto no son mas que variedades del crenilabro, pero que sin embargo presentan algunos rasgos que segn Mr. Valenciennes tienen todo el carcter de especilicos. Daremos sobre ellas una rpida ojeada.

mgil scheli.

(Forsk.)

Presenta este mgil las espinas dorsales sumamente tiesas, y en sus labios no se ve diente alguno. La quilla del labio inferior est dividida por un surco; las lineas de sus costados estn poco indicadas; sus pectorales son amarillentas y toda la base de estas negra en su parte interior, sus ventrales blanquizcas y las dems leonadas.

La longitud del individuo es de seis pulgadas : co-ncenlo los rabes por el nombre que se le conserva en esta descripcin, y en Lohaia lo distinguen por la denominacin particular de hari. Esta especie acostumbra desovar durante el invierno , al llegar las Plyades su ocaso.

mgil fade.

(Forsk.)

Las indicaciones dadas por Mr. Forskal acerca de estaespeclede mgil, pueden convenir muchas de las descritas anteriormente. Pasa el citado autor en silencio todo lo concerniente la dimensin y nmero de radios del individuo y solo se limita decir , que presenta una simple quilla en el labio inferior, que sus espinas se presentan tiesas, la segunda aleta del dorso es mas larga que la primera; que su labio superior termina en finas dentelladuras ; que no tiene manchasen su aleta pectoral, que las ventrales , la anal y la dorsal tienen la base rojiza, y por ltimo que los lbulos de su cola son obtusos.

Crey Mr. Cherenberg deber aplicar esas indicaciones otro mgil del mar Rojo que ademas presenta circunstancias muy poco distintas de la especie que se ha clasificado con la denominacin de cas-cacia.

Deja Mr. Valenciennes suspenso su juicio por lo tocante estos dos ltimos mgiles por la razn de no haber llegado sus manos ningn ejemplar que sirviera para establecer comparacin con las especies anteriormente descritas.

Por ltimo , para terminar con la oportuna claridad la historia de los mgiles, se cree indispensable volver repetir que es necesario separar de este gnero las dos especies que Forster y Forskal introdujeron indebidamente en l. El mgil que Forster llama asalmonado, segn resulta del atento examen de su diseo conservado en la biblioteca de Banks, no es mas que un lope de Oriente, asi como el mugil tomo v.

appendiculatus de Bosch es lope de Amrica segn se ha indicado ya en su correspondiente lugar.

Mr. Schneider sospech que el mugil chonos de Forskal (Chanos arbigo de Mr. de Lacpde) era tambin un lope , y en efecto es cierto que el nmero de sus radios tiene bastante conexin con los del mgil de Forster; pero posteriormente se ha reconocido que aquel pez era un ciprinoideo , del cua I trajo Mr. Herenberg muchos ejemplares cogidos en el mar Rojo, como se dir en su lugar correspon -diente.

genero cestros,

DAJAOS Y NESTIS

A continuacin de los mgiles deben ponerse los peces que por su aspecto general tienen analoga con ellos, pero que genricamente se distinguen por los caracteres que se han anunciado ya en conjunto al principiar la historia de los mgiles.

Los cestros, que son los primeros que van ocupar nuestra atencin , presentan mucha afinidad con los mgiles , pero pueden fcilmente distinguirse de estos por la abertura de su boca. En ella se ven dientes situados hasta en una faja estrecha pero solamente en la mandbula superior : la inferior est siempre desprovista de ellos. La primera dorsal no tiene mas que cuatro radios, y el ltimo es prolongado y est muy inmediato en los anteriores, lo cual cambia la figura de esta aleta comparada con la de los peces de cuyo gnero separamos los presentes.

No se conocen todava mas que dos especies de cestros que hace poco fueron descubiertas durante la expedicin cientfica que el gobierno francs mand hacer al capitn de Urbille.

cestro de labios plegados.

(Valenc.)

La primera tiene el cuerpo mas comprimido lateralmente que ninguno de nuestros mgiles ordinarios, sin embargo el dorso forma un lomo bastante redondo. Su altura est contenida cuatro veces y algo mas en la longitud total, y es doble que la anchura.

La cabeza es corta, el vrtice angosto, pero muy arqueado, el hocico puntiagudo y la boca hendida longitudinalmente, y no al travs como la de los mgiles. La longitud de la cabeza est comprendida cinco veces y un poco mas en la del cuerpo. La rbita est situada mucho mas abajo de la linea del perfil. Su dimetro compone algo mas de la cuarta parte de la longitud de la cabeza, y la distancia que la separa del hocico es como una vez y media el mismo dimetro. Ninguna membrana adiposa se extiende sobre el ojo. El suborbital no oculta mas que la parte anterior del maxilar, es angosto, pequeo, redondo en su parte posterior, est cubierto de algunas escamas y su borde es enteramente liso y sin dentelladuras. No se le ve ni quilla cerca del borde orbital, ni escotadura en el borde anterior.

Las tres piezas del oprculo estn ocultas bajo las grandes escamas que las cubren. Del preoprculo no se ve mas que el borde horizontal y un poco de su ngulo muy obtuso que llega hasta mucho mas all del ojo. No se ve punta ninguna en el oprculo; pero su borde es membranoso y muy estrecho; en la direccin del ojo se nota un arco entrante que luego se convierte en convexo bajo la pectoral y lo largo de la abertura de los oidos : esta abertura es grande.

La membrana branquistega, poco ancha, tiene seis radios. Por otra parte el istmo es tan angosto que los interoprculos llegan casi tocarse bajo el cuello 20'