Naturaleza de Aragón > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza

Zoología. Peces. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 5. Página 294.

Buffon Los Tres Reinos de la Naturaleza


Asi lo acredita el ejemplo traido por los seores Geoffroy y Olivier y los cuatro individuos que se encontraron en las ricas colecciones de Mr. Ehrem-berg.

Entre estas figura el verdadero cfalo, muy bien caracterizado y que en aquel pas es conocido por el nombre de Gherane.

Otro est designado con el nombre de Okr y no presenta diferencias sensibles con nuestro capitn ; pero tambin parece que en Egipto se le da la denominacin de buri: por lo menos asi est clasificado en una coleccin del Nilo hecha por Mr. Rob.

Otra tercera especie, que al parecer no se diferencia de nuestro mgil saltador, est representada con el nombre de bouri.

mgil dubahra

(Valenc.)

La especie que Mr. Ehrenberg dice llamarse du-bahra, es en concepto de Mr. Valenciennes distinta de las de Europa.

La circunstancia de ser su oprculo mas largo que alto, hace que su cabeza sea mas prolongada. La distancia entre el principio de su primera dorsal y el de la segunda, es una cuarta parte menor que en las dems especies. Por lo dems presenta los mismos caracteres que el capitn , solo que su cabeza es mas angosta, menos arqueada hacia delante, la cara supe-riorest mas limitada por las rbitas; la abertura superior de la nariz es mayor, el borde anterior del suborbital presenta un arco algo cncavo y su ngulo est cortado en cuadro. La quilla saliente de este hueso sobresale algo mas; la lengua est mas cubierta de asperezas hacia el fondo y es menos redonda en su extremidad : finalmente, el vmer y el paladar son lisos y carecen de dientes.

Tampoco se le nota mancha alguna en la pectoral.

Su esqueleto es casi enteramente parecido al del capitn.

mgil de labios ocultos.

(Valenc.)

Mr. Lefebre pesc en el Nilo otra especie de mgil que no figuraba anteriormente en las colecciones de Mr. Ehrenberg.

Su carcter mas pronunciado consiste en el prolongamiento de los huesos de su nariz, que al retirarse la boca cubren completamente el labio superior. Esta situacin hace que la extremidad del hocico de este mgil sea mas ancha que la de las otras especies, aunque la distancia que media entre los ojos no lo sea en realidad mas que en la anterior ; el maxilar es delgado, poco curvo, y excede un poco al suborbital. Este no tiene quilla ni escotadura; la longitud de la cabeza representa la quinta parte de la del cuerpo; el dimetro del ojo es poco menos del tercio de la longitud de la cabeza : el ojo se presenta desnudo sin ningn velo adiposo : los orificios nasales estn bastante unidos. Ni beneficio de lente ha podido distinguirse vestigio alguno de dientes : el tubrculo de la mandbula inferior abulta bastante y la lengua est poco elevada. La pectoral es larga y puntiaguda, en forma de hoz, y su escama axilar es corta : el apndice escamoso de la base de la dorsal anterior pasa del ltimo radio : la escama de las ventrales es larga y aguda. La segunda dorsal y la anal estn en parte cubiertas de pequeas escamas, finalmente la caudal esl profundamente ahorquillada y el lbulo superior es algo mas largo que el inferior.

Este pez es de un color aplomado plateado, con una decena de series de prominencias longitudinales mas oscuras que el fondo : los oprculos son muy plateados y brillantes.

Bajo este nombre lo hizo representar el autor de la Iconografa de la Fauna de Italia, asegurando que no se le conocan mas nombres vulgares en las costas de aquel pas en donde es muy raro y permanece con frecuencia sobre fondos arenosos , siendo su carne tenida en muy poca estimacin. Es fcil de distinguir entre todos por su labio superior, que es carnoso y tres cuatro veces mas grueso que los de las dems especies, de manera que en su estado de reposo presenta casi el mismo aspecto que el de los escaros. Sus bordes son un poco franjeados surcados por estras muy finas que se imprimen en ellos, mas bien dicho por repliegues sutilsimos de la piel : en ninguno de los dos labios pueden distinguirse vestigios de dientes. Esa organizacin hace que el hocico parezca obtuso y mas truncado todava que el del mgil quelon. El suborbital tiene una profunda escotadura, pero para recibir la comisura re los labios, y no para el maxilar; este sin embargo se presenta la vista por djbajo la comisura porque es mas largo y porque su extremidad baja mas que en la especie precedente. Su curvatura es tambin mas pronunciada. En el vmer no hay cavidad : la lengua es plana y est enteramente cubierta de asperezas bastante fuertes. Las escamas son con corta diferencia semejantes las del quelon.

Este es el mgil que entre todos los del Mediterrneo se distingue por la cortedad de su cabeza, que est cinco veces y media representada en su longitud total; pero su anchura en proporcin es tan grande como la del cfalo, y su cuerpo aun algo maa alto que el de este, pues su altura no est mas que cuatro veces y media contenida en su longitud. No se ve escama axilar sobre sus pectorales, cuya longitud es el quinto de la de todo el individuo. El apndice de su primera dorsal est oculto en parte por las escamas y no pasa del cuarto radio. Esta misma primera dorsal es mas baja que en todas las especies anteriores; pues en igual tamao estas tienen siempre los primeros radios una tercera parte mas altos. Cuntanse en su anal once radios blandos, lo cual no se ve en ninguna otra especie de las descritas hasta el presente. Los lbulos de la caudal son poco agudos.

Dice Mr. Risso que el dorso de este mgil es negruzco y que sus costados estn atravesados lo largo por seis lneas doradas : aade tambin que el hocico est como recortado en su parte anterior.

Nunca pasa esta especie de pequeas dimensiones, pues no llega su peso nueve onzas, por lo cual podria creerse que es el cestreus dactyleus de Euthydemo, que no tenia mas que dos dedos de grueso.

H aqu, pues, en solo el Mediterrneo, cerca de las costas de Europa, cinco especies de mgiles perfectamente distintos del clalo. Si imitando Sche-neider se adoptara la opinin de Hasselquist, podria tambin decirse que en Egipto hay tambin una especie muy distinta de las otras , denominada por aquel clebre naturalista mugil Hasselquistii; pero leyendo atentamente su descripcin se echa de ver que el supuesto mgil no era mas que una eslirena. Para convencerse de esto basta recordar lo que dijo acerca del pico, surco, dientes y linea lateral de aquel pez.

Lo admirable es que Linneo, editor de Hasselquist, no haya echado de ver el error de este viajero y que en las ediciones X y XII de su Systema natural haya constantemente puesto ese pez entre los sinnimios de su Mugil chphalus. No menos admiracin causa la inerte docilidad con que su ejemplo ha sido imitado ; pues casi ninguno de los naturalistas modernos se ha tomado la molestia de comprobar los sinnimos de sus predecesores, limitndose acumular todo cuanto les ha venido las manos, pero sin eleccin y sin crtica.

A pesar de los errores que estas y otras importunidades han dado lugar, puede asegurarse que en las aguas del Nilo hay mgiles y no de una sola especie.