Naturaleza de Aragón > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza

Zoología. Peces. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 5. Página 210.

Buffon Los Tres Reinos de la Naturaleza



como mucho mas tiernas y de agradable sabor que las de Bizancio, por cuya razn eran mas caras, y se las designaba en general con el nombre de salsamen-tum sardicum. Su grato sabor se atribua la cantidad de bellotas que caen de una especie de encina muy comn en aquellas costas, y hasta se habia llegado creer que los rboles, que producen aquella especie de bellotas, y que en realidad no eran mas que fucus, crecan en el fondo del mar. Los atunes que avanzaban mas haca las columnas de Hrcules, se iban enflaqueciendo cada vez mas, proporcin que no encontraban aquel alimento.

En el centro del Mediterrneo, donde mas se aproximan las costas de Italia y frica, se conseguan tambin abundantsimas pescas de atunes.

Eliano habla de las verificadas por los galos y los habitantes de Marsella beneficio de fuertes anzuelos de hierro y de los grandes aparatos de redes que empleaban los italianos y sicilianos.

Arquestrato en Ateneo pondera los atunes que se cogan en las bocas del Metauro en el Adritico y en las costas de la l.aconia.

Estrabon indica cuidadosamente en su Geografa los sitios en que los pescadores colocaban centinela vigas que dieran aviso de la llegada de los atunes, absolutamente lo mismo que se hace en la actualidad: aquellos sitios eran Populonium Piombino , Porto-Ercole en la costa de Etruria, donde los atunes acudan atrados por los mariscos y el cabo de Amennu en la costa de frica. A esos puntos de observacin se les daba el nombre de thgnnoscopi.

La pesca se ejecutaba en aquel tiempo poco mas menos como en la actualidad. La descripcin que Eliano (L. XV , cap. i>) hace de la que se verificaba lo largo de las costas del Ponto Euxino, se parece enteramente lo que Duhamel dice refirindose la pesca did atn en Collioure.

Clasificaban con diversas denominaciones los atunes segn su respectiva edad. El escondilo, 6 como decan en Bizancio el uxido, era el individuo joven al salir del Ponto Euxino en otoo , y cuando mas avanzado ya en edad regresaba al Ponto durante la primavera, lo llamaban Pdmide.

A los atunes de mayor volumen les daban el nombre de orcinos y algunos llegaban adquirir bastantes dimensiones" para que se creyera poder darles lugar entre los cetceos.

Crease, segn dice Dorionen Ateneo, que aqullos grandes orcinos venan del Ocano, y esta es la razn porque abundaban mas cerca de las costas de Espaa y en el mar de Toscana; no se supona tampoco que ninguno de ellos volviera regresar los mares mas orientales.

Tal importancia tenia el atn entre los comestibles de los antiguos que se haban llegado aplicar denominaciones particulares para designar los diversos trozos en que acostumbraban dividirlo, las diversas preparaciones con que lo condimentaban.

El atn grande cortado en secciones delgadas, semejantes despus de desecadas unas tablillas de madera se llamaba melandrys (encina negra).

El mas joven, sea plamis cortado en pequeo^ pedazos cbicos era conocido con el nombre de cy-bium (pequeo cubo). Servase este alimento con huevos duros como suele en la actualidad hacerse con las anchoas. Este manjar no era de precio muv subido.

Las partes inmediatas a la espalda componan loque se llamaba clydtum; nchenla era la parte de la nuca, y muchos creen que el horeum , que ellos escriban urlum era la cola. Lo mas apreciado era el vientre, la nuca y el clidium. En Cdiz se preparaban los didiums de los grandes atunes, llamados orcinos, Hicesio en el Ateneo prefera por lo tocante al sabor esos trozos.i los del abdomen.

se describe el comercio y transporte de dichos peces; pero Ateneo, que es el que reproduce aquella cita, demuestra que su autor debi ser necesariamente de una poca mucho mas posterior.

En las dos extremidades del Ocano , en los sitios donde por aproximarse las playas tienen los peces viajeros necesidad de acercarse una de ellas, es donde se hacian pescas mas abundantes.

En el Oriente' el mar Negro les proporcionaba mucho alimento por la cantidad de rios que desembocan en aquellas aguas: all es donde los atunes iban en bandadas durante la primavera frezar y Aristteles lleg creer que aquel era el nico punto en que se multiplicaban. Permanecan all todo el verano y su paso por el Bosforo era en donde caan abundantemente en manos de los pescadores. Segn una relacin muy detallada de Estrahon se verificaba su reproduccin en la laguna Meotis: seguan la costa del Asia Menor y su primera pesca tenia lugar en Trebi-sonda y en Farnacia, siendo aun pequeos. Al llegar Sinope ya baldan adquirido dimensiones suficientes para ser salados y proporcionaban grandes utilidades esta ciudad, tan ventajosamente colocada para ocuparse de su pesca.

Pero donde el atuu proporcionaba verdaderamente riquezas era en Bzancio. Las bandadas procedentes de las Cianeas entraban en el Bosforo y atemorizadas de una roca blanca que encontraban cerca de Calcedonia retrocedan hacia Bizancio y entraban en su golfo que en la actualidad es el puerto de Constanti-nopla: de manera que toda la utilidad de esta pesca redundaba en beneficio de los Bizantinos, y era muy escasa para los de Calcedonia. Esta abundancia de atunes haba dado ese golfo el nombre d ruerno dorado, y Apolo haba llamado Calcedonia la ciudad de los ciegos por no haber sus fundadores sabido conocer la inferioridad del sitio que haban elegido.

Sin embargo, segn testimonio de Aulo Celio, las pelmides atunes jvenes de la Calcedonia eran los mas apreciados de la especie.

Esa enorme cantidad de peces se encuentra hoy en el golfo de Constantnopla del mismo modo que en aquellos tiempos remotos. Cilio habla de ella en los trminos siguientes muy propsito para causar admiracin.

(i All abundan mucho mas que en Marsella, enVe-mieeia y en Tarento. Con los que se cogen de una rendada podran llenarse veinte naves: hasta con la malino pueden pescarse, y cuando en columnas cerradas se remontan Inicia el puerto, puede matrseles pendradas. Las mujeres suelen cogerlos sin mas artificio que dejar sumergida en el agua una cesta atada de una cuerda; finalmente se cogeran atunes suficientes para toda la Grecia, y una gran parte de Europa y Asia con anzuelos desprovistos de cebo.

Uapier en su descripcin del Archipilago, y ltimamente Mr. Hainmer en la de Constantnopla confirman la relacin de Gilio. La marca de Constantino-pla dice Mr. Haminer es la primera del mundo: todo l Bosforo est lleno de pesca; esa es la razn de lia -berse grabado en las antiguas medallas de Bizancio un delfn y otros dos peces. Desgracia es por cierto que ninguno de los muchos europeos que pasan parte I ile su vida en aquella gran capital no se haya ocupado de designar terminantemente aquellas numerosas especies , dndonos conocer las pocas y direcciones de sus trnsitos.

La pesca de los atunes era aun mas antigua en el Occidente. Habanla desde muy atrs establecido los ! Fenicios en la costa de Espaa, dndole gran impulso ! ac y all de las columnas de Hrcules; por eso figura el atn en las medallas fenicias de Cdiz y Cartela.

Este gnero de industria se propag desde entonces I en aquellas costas. Las saladuras de Espaa y las de | Cerdea eran reputadas en tiempo de los romanos