Naturaleza de Aragón > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza

Zoología. Peces. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 5. Página 61.

Buffon Los Tres Reinos de la Naturaleza


ICTIOLOGA O TRATADO DE LOS PECES 61

mas que en un corto nmero, despus de mil trabajosas combinaciones y penosos cotejos.

Durante algn tiempo la escuela de Aristteles sigui las huellas de su fundador.

Teofrasto (370A.C). su mas digno alumno, aadi algunos hechos interesantes esta parte de la ciencia. Un su tratado de los Peces que viven en seco , habla claramente de los de las Indias descritos no hace muchos aos con el nombre de olicfalos, y del misgurn (Cobitis fossilis L.) que permanoce vivo en el cieno aun despus de secos los pantanos en que habitaba. Form uno de los primeros jardines botnicos. Sus dos principales obras de historia natural son los nueve libros de la Historia de las plantas, y seis de las Causas de las plantas, que viene ser una especie de fisiologa vegetal.El famoso mdico y anatmico Erasistralo escribi una obra intitulada ofaPria, de los alimentos tomados de los peces; Clearco compuso un tratadngeneral de los animales acuticos hablando del adonis exoceto y de los peces que emiten una voz; y Dnrion trabaj otro libro sobre, los peces. Tambin podemos citar varias obras de higiene escritas por Diocles, ililo, Filotimo, Icesio; el poema sobre los trabajos de la mar, de Pancracio; los h iliucos de Numenio; los poemas sobre los peces, de Codo, de Posidonio ; los escritos en prosa de Saleuco y de Lenidas; y el libro sobre los pescados salados de Eutidemo. Todos estos escritores lian llegado hasta nosotros no mas que por las citas de Ateneo.

La historia natural positiva exige trabajos y gastos que se hallan fuera de los alcances de los particulares, y asi es que, pesar de la aficin de los griegos al estudio de los peces, por falta de proteccin de los Alejandros y de sus dos sucesores Ptolomeo Lago y Ptolomeo Filadelfo, la escuela de Alejandra ya no se fatig en buscar productos naturales. Verdad es que tampoco habia entonces ningn Aristteles. Por una consecuencia natural, la filosofa peripattica, sobre todo en la parte experimental, cay por grados en una especie de menosprecio. La Academia y el Prtico alcanzaron la supremaca, entregando al ridculo los observadores. Las chanzas burlas de Luciano que representa un peripattico examinando la duracin de la vida de un mosquito y la naturaleza del alma de las ostras, databan probablemente muy de atrs; y asi fue que se hicieron tan poco comunes aquellos estudios , que cuando Apuleyo fue acusado de magia , uno de los principales cargos que se le hicieron consisti en que se dedicaba buscar los peces raros y singulares. Lucio Apuleyo dedica veinte pginas de su pri- j mera apologa justificarse de la curiosidad que le inspiraban los peces, y probar que no era para operaciones mgicas. Vse en dicho discurso que habia escrito mucho sobre esta clase de animales, pero desgraciadamente se ha perdido todo.

artculo iii.

Conocimiento de los romanos sobre los peces;-sus pesqueras;sus viverosOvidio, Plinio, Opiano, Ateneo, Eliano. Ausonio. Galeno, Xencrales , etc.

Jams favorecieron los romanos las ciencias de pura especulacin; si bien estudiaron los peces como objetos de inters lucro, y como medios de dar pbulo un lujo , que pesar de sus excesos, no poda agolar las riquezas del mundo acumuladas por sus opresores.

Varron (116 A. C.) y Cnlumela (natural de Cdiz) refieren que en tiempo de Cicern y de Augusto eran muy comunes los viveros de agua dulce y que las gentes ricas los habian construido en las orillas del mar, alimentados por agua salada, cuya conservacin era muy costosa. Licinio Murena principi dando el

ejemplo , seguido luego por los personajes de la mas alta nobleza, como los Filipos y los Hortensios. Asombro causaban muchos de aquellos establecimientos. Hirvi prest un da Csar 2,000 morenas cogida' en los suyos. Cribause en los de agua salada, rodaballos, lenguados, doradas , escienos y toda clase de mariscos. Cada especie de peces tenia su departamen to particular.

Los aficionados no perdonaban gasto alguno en aquellos establecimientos; como que Lculo mando cortar una montaa cerca de aples , costa de inmensos sacrificios, no mas que para introducir agua de mar en uno de sus viveros. Valile este capricho de parte de Pompeyo el epteto de Xerxes con toga. Rehrese que un seor (Vedio Polion) llevaba su crueldad al extremo de mandar arrojar en los estanques sus esclavos , para que sirvieran de pasto los peces.

Muy pronto no bastaron ya las especies del pais para satisfacer los goces de los magnates , y se comision un almirante para que poblara el mar de Tos-cana con escaros que antes snb vivian en el mar de Grecia. Por lo dems, las grandes pescas y los establecimientos de salazn continuaban extendindose, como que iban buscarse peces mas all de las columnas de Hrcules. Millares de hombres no tenan mas ocupacin que abastecer de pescado la capital del mundo.

Magnficos tiempos para los progresos de la ictiologa! Pero muerta la observacin entre los romanos, se limitaron estos compilar las obras de los griegos, extractar algunos viajeros que se complacan en referir hechos fabulosos.

Ovidio en sus Haliulicos(poemita de ciento treinta y cuatro versos) cita cincuenta y tres peces con interesantes pormenores, asegura que el channaconcibe sin madre, y aunque Plinio dice que el Orphus, el mor-myrus y el chryson (escrito chrysopbrys en el poema) son especies nuevas, se encuentran siu embargo ya en Aristteles.Plinio reuni sin orden ni critica , en su obra, todos los hechos que pudo extractar de treinta y ocho autores, muchos de ellos perdidos para nosotros. En sus descripciones se cuentan hombres, mujeres y toros marinos productos de la imaginacin de los viajeros. Las obras de Plinio, lo mismo que las de los dems autores latinos, no tienen mas mrito que el de. habernos conservado fragmentos de escritores y de viajeros hoy da perdidos.

Los HaliuticosdeOpano forman un poema de cinco cantos sobre la pesca, en el que se ven nombrados ciento veinte y cinco peces, de los cuales veinte y seis no se encuentran en los dems autores, y diez no mas que en Eliano Ateneo, autor de los Deinopso fistas de los sabios en la mesa cita ciento treinta peces con pormenores que menudo nada ilustran, si bien veces dan algunos rayos de luz. En ese trabajo podemos formarnos una idea de la importancia que tenan los peces en todas las costumbres de la vida.Claudio Eliano, dej un tratado de las propiedades de los animales en diez y siete libros, con muchos hechos interesantes expuestos en el mayor desorden posible. Menciona unos ciento diez peces. Ausonio es el nico latino que cita catorce peces, no como compilador, sino en virtud de su propia observacin en la Mosela.Estrabon, Pausadas, Plutarco, Apulejo, Dioscrides , Marcel de Seides , Galeno, Oribasio, San Ambrosio (u. 340, m. 397), San Eustaquio , Pitides y Filo (n. 1275, m. 1340), han dejado alguno que otro pasaje, copiado, original, pero siempre de escaso inters.

Resulta de todo lo expuesto que los antiguos conocieron , sin caracterizarlos bien, ni distribuirlos metdicamente, unos ciento cincuenta peces, que vienen ser todas las especies comestibles del Mediter raneo. El estudio anatmico muri con Aristteles.



Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

Patrimonio natural de Aragón, Buffon, Los Tres Reinos de la Naturaleza, Zoología. Peces. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 5. Página 61., Asociación Cultural Aragón Interactivo Multimedia.Fauna Silvestre en Aragón, peces, anfíbios, reptiles, aves, mamíferos, ecología, zoogeografía, Agua, humedales, río, montaña, piedra Naturaleza, Flora, Botánica, Geologia, Zoologia, Ciencias Naturales.

Copyright 1996-2020 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.