Naturaleza de Aragón > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza

Zoología. Peces. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 5. Página 45.

Buffon Los Tres Reinos de la Naturaleza

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 6 de agosto de 2021 última revisión



lante y otro detrás, á veces bastante apartados entre si. Esto es lo que se llaman dobles narices, denominación impropia, por cuanto las dos aberturas corresponden á una sola y misma cavidad. El orificio anterior tiene á menudo sus bordes tubulosos, como en la anguila, y á veces la tubuladura del borde se prolonga, como en la Iota y muchos siluros, por uno de sus lados, en un tentáculo mas ó menos considerable. En ciertos casos no se notan tales rebordes, como en los escómberes, en los cuales ademas el orificio posterior es una línea vertical. Las fosas de la balderaya, poruña notable singularidad, están sostenidas, como los hongos, por un pediculito; la cabeza de esta especie de hongo contiene la cavidad de la nariz que se abre, como de ordinario, por dos pequeños orificios. Caso hay en que la abertura posterior da debajo del labio, conforme se nota especialmente en algunos congrios extraños, presentando asi una notable relación con las sirenas y los proteos.

En las especies de fosa redonda, los pliegues de la membrana pituitaria que la tapiza están dispuestos como los radios de un círculo alrededor de un centro ó de una línea corta; pero en las de fosa oblonga y prolongada, se encuentran en los dos lados de un eje, formando peines muy regulares, ó representando las barbas de una pluma. Su número y longitud varían considerablemente como que apenas se perciben en el lumpo; la perca, por ejemplo, no tiene mas que diez y seis en cada-fosa, y veinte y cuatrq_el rodaballo ; en el congrio ó la anguila son poco meflos que innumerables, en los dos lados de un eje saliente que corre por toda la cara interna del largo tubo de su nariz. Los mismos radios se subdividen en ramitas en el sollo, y acaso en otias especies. En una palabra , la superficie de esta membrana se multiplica de diversas maneras, y presenta numerosos vasos finos, segregando una abundante mucosidad que se deposita en sus intervalos.

El nervio olfatorio, salido dé los tubérculos anteriores del cerebro, ora simple, ora doble, ora dividido en muchos filetes mas ó menos prolongados, y mas ó menos gruesos según las especies, se dirige á la cara posterior ó convexa de la nariz. Se comporta de diversos modos, ya en su trayecto, ya en el momento de llegar á su destino. Ciertos peces le tienen muy delgado, como el tetrodon ; y en otros (bacalao) es muy delgado, pero doble ó triple. Las rayas y los escualos le presentan grueso y sencillo, y á veces tan corto que no parece mas que un apéndice del cerebro. En el atún queda también sencillo en toda su longitud. En la perca se divide en dos en su parte media, multiplicándose sus filetes cerca de la fosa. El rodaballo y la balderaya le ofrecen dividido desde su origen cerca del cerebro en muchos filetes; y el congrio y la anguila también desde su origen en dos gruesos troncos que dan cada uno sucesivamente muchas ramas subdivididas en ramos para todas las laminillas de su larga nariz.

En muchos géneros (bacalao, carpa, y generalmente los ciprinos), el nervio olfatorio forma un ganglio en el momento de llegar á la fosa nasal. Se ha observado que este rehenchimiento se presenta de ordinario en los peces que no tienen entumecido en su base el nervio , v que por lo mismo carecen de un par supernumerario de tubérculos delante de los lóbulos anteriores del cerebro. Sin embargo, se hincha bien manifiestamente en la raya, aunque no presente esos tubérculos.

Los filetes del nervio olfatorio penetran regularmente en todos los repliegues de la membrana pituitaria, v rematan en sus cortes.

No se nota, por lo menos, en los peces óseos, que las cubiertas de la narb gozen de movilidad, y que lleven sus orificios músculos propios para abrir y cerrar sus ventanas.

§ .-Del oido.

Casserius habia visto ya (isn 1600 y 1610) muchas partes importantes del oido de los peces, y le conocía mejor que el del hombre, vistas las regulares figuras que da de los canales semicirculares y de las piedras del esox. Stenon( 1673), Swammerdam (1737), Duverney, Bromel y Klein (1740) tuvieron también algún conocimiento acerca de este órgano. En 1753 Esteban Luis Geoflroy, médico de París, presentó á la Academia de aquella capital una memoria ex profeso sobre el oido de los peces, impresa en 1778. Sus descripciones son generalmente buenas, pero pretende haber encontrado un meato auditivo externo en algunos agujeros del cráneo, que por lo visto no tienen tal destino. Pedro Camper (1761-62-67-74) añadió poco á lo expuesto por Geoffroy, si bien negando con demasiada generalidad la existencia del canal externo, y hablando de un órgano que él llamaba tensor bursa?, y que debe ser un apéndice, ó mejor un ligamento mas pronunciado en el esox que en otros muchos peces. Ktelreuter (1773), Monro (1785) y John Hunter (1760 y 86) dan descripciones bastante exactas, sobre todo el segundo. Pero la descripción mas perfecta del oido externo de los peces la debemos á scarpa (1789), si bien niega, infundadamente, la comunicación con el exterior descubierta por Monro en la raya. Apreciables son también los trabajos de Comparetti (Padua 1789).

Todas las observaciones de los autores citados y las que el mismo Cuvier hizo, le sirvieron para presentar su descripción, la cual es la seguida hoy dia. Pero en 1810 propuso Ernesto Enrique Weber en una excelente obra, una nueva hipótesis sobre los huesecillos adheridos á las primeras vértebras del espinazo de los ciprinos, de los siluros y de los cobitis, considerados hasta entonces como afectos exclusivamente á la vejiga natatoria. Weber demostró que se hallan también en relación con el saco de la oreja de los peces, lo cual le indujo á creer que representan los huesos del tímpano del hombre y de los animales superiores, y que no solo estos huesecillos, sino también la misma vejiga natatoria entran en el número de los órganos que sirven para el oido. Sostuvo hmismaopinion Bojanus (1818), pero Geoffroy la combate, por lo menos en cuanto admite ó demuestra que esos huesecillos son mas bien desmembraciones de las primeras vértebras que verdaderas piececitas del oido, el cual está representado á su decir por las piezas operculares. Mas adelante encontró Cuvier relaciones entre el oido y la vejiga natatoria en peces en que no se habia sospechado, y especialmente en los miripristis.

Por último , poseemos curiosas observaciones de los señores Olto v Heusinger sobre aberturas del cráneo en los lepidolepros y en los mormiros, que pueden trasmitir al oido interno algo de las vibraciones del elemento ambiente.

El oido de los peces no consiste en cierto modo mas que en el laberinto; y aun en un laberinto medio.

Cierto es que los peces gozan de la facultad de percibir los olores; que estos los atraen ó los ahuyentan; ni tampoco hay razón para dudar de que el asiento de esta facultad reside en el órgano que acabamos de describir. Sin embargo, no fuera imposible que esta membrana tan delicada sirviese también para reconocer las sustancias mezcladas con el agua ó disueltas en este liquido, y que no fuesen odoríferas de por sí, dirigiendo de esta manera al pez en la elección de las aguas que^e son mas ó menos adecuadas. Podemos conjeturar sin inverosimilitud que el grado délas facultades de que goza esta membrana, depende del desarrollo que recibe del número y de la extensión de sus pliegues.



Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.



Patrimonio natural de Aragón, Buffon, Los Tres Reinos de la Naturaleza, Zoología. Peces. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 5. Página 45., Asociación Cultural Aragón Interactivo Multimedia.Fauna Silvestre en Aragón, peces, anfíbios, reptiles, aves, mamíferos, ecología, zoogeografía, Agua, humedales, río, montaña, piedra Naturaleza, Flora, Botánica, Geologia, Zoologia, Ciencias Naturales.

Copyright 1996-2021 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.