Página 57. Tomo 5. Peces. Zoología. Museo Pintoresco Historia natural. Los Tres Reinos de la Naturaleza. en Aragón.

Página 57. Tomo 5. Peces. Zoología. Museo Pintoresco Historia natural. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Museo Pintoresco Historia natural Tomo 5 peces

Naturaleza de Aragón > Museo Pintoresco Historia natural > Tomo 5 peces

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 6 de octubre de 2023 última revisión

Cuvier de que sus ovarios tienen su porción posterior dé un tejido diferente del resto de su masa y muy semejante al de una lechada ó lechecilla. Resta saber si dicha parte desempeña realmente las funciones de tal.

Las rayas, los escualos y las quimeras tienen órganos mas complicados. Los testículos de las rayas situados en ia parte superior del abdomen sobre el estómago (ó detrás de él, suponiendo al pez vertical sobre su cola) se componen de lóbulos mas duros, redondeados, divididos en pequeñísimos lobulitos, y de una parte mas blanda y mas semejante á la lechecilla ile los demás peces. En los escualos, los testículos son gruesos testículos plegados como serpenteando y divididos en el interior en una infinidad de vasos: de la región superior de estos cuerpos parten dos epídiflimos compuesto cada uno de los infinitos repliegues de un solo vaso deferente, que engruesa y se enrosca menos á medida que va hacia el ano. Después de haberse hinchado en una especie de vesícula seminal, se abre con el del otro lado en una prominencia cónica de la cara superior del recto, cerca del ano, prominencia que puede pasar por un pene, ó por lo menos, hacer las veces de tal en el acto de la cópula.

Las hembras de estos mismos peces tienen dos ovarios, en los cuales las yemas de los huevos crecen como en los de las gallinas; cuando salen de ellos son cogidas por los pabellones de los dos oviductos abiertos enteramente encima del hígado y muy cerca del diafragma. Estos oviductos son membranoso y delgados hasta hácia la parte media de su longitud, en donde atraviesan cada uno una gruesa glándula en forma de riñon, de un tejido particular, y que vierte al parecer, por una infinidad de poros, en el interior del oviducto, la sustancia propia para producir la cascara. Después de haberla atravesado descienden estos canales y se abren cada uno en uno de los lados de cierta bolsa situada detrás, ó mejor, encima del recto, y que es una verdadera matriz. Esta bolsa se abre á su vez por un ancho orificio en la extremidad del recto en su pared superior.

El esturión macho tiene testículos suspendidos del mesenterio y sin canal deferente; pero un tubo bastante ancho, abierto en el abdomen por una especie de pabellón, recibe en él su semen, va hacia la parte inferior del uréter, donde le vierte, y de donde aboca, lo mismo que la orina, á una abertura que hay detrás del ano.

Artículo 11.

Del mecanismo de la generación.

Cuando las rayas y los escualos quieren fecundarse, aplican vientre contra vientre. Los machos tienen en sus aletas ventrales apéndices á menudo de estructura muy complicada, que les sirven para coger con mas seguridad la cola de sus hembras.

El número de huevos en las especies fecundas, es a veces asombroso, pues, en mas de una se ha visto que pasa de centenares de miles.

El huevo de las rayas se halla protegido por una cascara de sustancia fibrosa, semejante á cuerno, envuelta en el exterior y doblada interiormente por unas membranas gruesas y glutinosas; su forma es aplanada, cuadrada, con los cuatro ángulos prolongados en puntas. Daré vulgarmente á estos huevos el nombre de almohadillas ó coginetes de mar ó de ratón de mar. Contienen, ademas de la yema, una masa albumiñosa y trasparente. El huevo de los escualos es oblongo, de un cuerno homogéneo, á menudo amarillo y trasparente; á veces en su superficie se ven láminas trasversas salientes; y sus ángulos se prolongan en largos cordones replegados y córneos.

Según parece, se forma la cascara cuando atraviesa el huevo la glándula que ocupa la parte media del oviducto, por excrecíon y por capas. Cuando se toma el huevo en el oviducto, se le encuentra á veces aun metido por su parte posterior en el paso de la glándula, presentándose entonces esta parte blanda é incompleta. Cuvier supone que las puntas del huevo de las rayas y los cordones del de los escualos se hilan en los surcos laterales de esta parte del oviducto que atraviesa la glándula. El huevo de las quimeras se halla cubierto también por una gruesa cascara plana, córnea, oval y vellosa.

Todas esas cascaras de condropterigios de ser por naturaleza córnea no se pueden romper como las de los huevos de las aves, y he aquí porque les ha dado la naturaleza una abertura en una de sus puntas, a fin de que el pequeñuelo separe sus bordes y Salga luego de adquirido su desarrollo. Home cree que al ser puestos los huevos, penetra el agua por esta abertura para concurrir á la respiración del feto, pero Cuvier la vio siempre cerrada por una membrana.

En los escualos vivíparos, cuyos pequeñuelos salen del huevo en el oviducto ó en la matriz (tales son los tiburones) no se ve alrededor del feto mas que una cubierta membranosa, en la cual se observan sin embargo los cordones tortuosos de los huevos de las demás especies.

Ciertas especies llevan sus huevos sobre sí mismas, durante algún tiempo después de haberlos puesto, y aun varias hasta que se rompen. Por eso tienen los singnatos detrás del ano, debajo de la base de la cola, una fosa cerrada por dos piezas escamosas, como por dos hojas de puerta, en donde se depositan con orden los huevos para permanecer allí hasta que nazcan los pequeñuelos. Este hecho mal observado indujo a Aristóteles á decir que la aguja (el singnato) se rasga al acercarse la época de la puesta, que tiene una abertura que después de esta se vuelve á cerrar, etc. Los aspredes llevan los huevos suspendidos de la piel de su vientre.

Pero la gran mayoría de los peces esparce sus huevos por el agua, aglutinados por un mucílago que les envuelve y les adhiere á las piedras, las plantas acuáticas, ora en grupos, ora en cordones ó en redes según las especies. Estos huevos son glóbulos trasparentes, en cuya parte media se ve la yema. En tal estado los fecunda el macho rodándolos con su espérala, para cuyo acto reservan los peces toda su actividad. Entonces es cuando muchos suben los rios, cuando viajan otros en bandadas, cuando varios se persiguen ó se reúnen, ya en parejas, ya en mucho mayor número.

El germen aparece mas ó menos pronto en el huevo fecundado, según la temperatura, y su crecimiento es en general bastante lento. El pequeñuelo sale comunmente, antes de haber crecido mucho, perforando la cubierta con su cola.

En los peces óseos vivíparos (como los siluros, los anableps, ciertos blenios, etc.), crece el huevo en el mismo ovario lo necesario para el feto que contiene, llegando en ciertas especies á dimensiones bastante considerables. El pequeñuelo, al salir, rompe el huevo y la membrana que le retenia.

Todos estos huevos se componen, ademas del feto, de un vitelo que comunica por un pedículo con el intestino del germen y que disminuye á medida que este crece, y de una membrana externa que corresponde á la membrana de la cascara de las aves y que abraza al foto y a su vitelo. Cuvier no vislumbró el ámnios, a no ser que quiera considerarse como tal la túnica interna de la membrana general; pero este ámnios abrazaría también asi al vitelo como al feto. El vitelo ofrece dos tónicas completas, aunque muy finas. La externa se continúa por su lámina exterior con la piel, y por la interior con el peritoneo; la interna, muy vasculosa, se continúa con las membra-



Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.



Página 57. Tomo 5. Peces. Zoología. Museo Pintoresco Historia natural. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Copyright 1996-2024 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia (AIM) te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Para saber cómo utiliza Google la información de sitios web o aplicaciones de este sitio puedes visitar: Política de Cookies.