Tomo 5. Página 35. Peces. Zoología. Museo Pintoresco Historia Natural. Los Tres Reinos de la Naturaleza. en Aragón.

Tomo 5. Página 35. Peces. Zoología. Museo Pintoresco Historia Natural. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Museo Pintoresco Historia Natural Tomo 5 Peces

Naturaleza de Aragón > Museo Pintoresco Historia Natural > Tomo 5 Peces

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 6 de octubre de 2023 última revisión

la mandíbula mediante el genio hióidico, y cuando la misma mandíbula está cerrada por los crotálites.

Por fin, hay en algunas especies un músculo que de la parte posterior, inferior y lateral del cráneo, va á la parte superior y anterior del hueso humeral, cubriendo en parte á la membrana que sirve de diafragma entre la cavidad de las branquias y la del cuerpo. Puede obrar sobre el hombro, pero débilmente, siendo probable que tenga por objeto actuar sobre el diafragma y comprimir los intestinos. En la perca no se extiende (núm. 10) mas quede detras del mastoideo al supra escapular y al escapular.

El estilete coracoides no tiene precisamente músculo puticular, pero se halla implantado en el gran músculo lateral del cuerpo. En ciertos casos tan solo da inserción á una capa muscular delgada y oblicua que cubre en parte á ese gran músculo.

En la gran mayoría de los peces que tienen pequeños los huesos del carpo, se insertan simplemente en los radíos los músculos de la aleta pectoral. Vénse dos capas en cada cara, terminadas ambas por tantas lengüetas tendinosas cuantos son los radios. La dirección de las dos capas de cada cara se cruza un poco. La capa anterior superficial (núm 14) sale del hueso humeral y es descendente; y la capa profunda (núm. 15) viene de la cara externa y del borde inferior del hueso cubital y es ascendente. La inversa se nota en las capas posteriores, pues la capa mas próxima al hueso desciende a la otra parte. Las dos capas de la cara anterior, cuando actuan juntas dirigen la aleta hacia delante, es decir que la obligan a formar con el cuerpo un ángulo mas ó menos abierto mientras que las dos capas posteriores la aproximan y la arriman el cuerpo. Cada capa, obrando aisladamente puede subir ó bajar la aleta siguiendo su dirección. Las mas de las veces se separa de la capa posterior profunda una tira (núm. tb). que fijando su tendón en el borde superior, se convierte en un especial erector de la aleta. Mediante la combinacion de estas diferentes acciones se desarrolla y se contrae la pectoral. En las especies de carpo prolongado, como en la balderaya, estos músculos especiales adquieren mayor desarrollo.

Las capas que en un principio hemos mencionado son las que desarrolladas por grados en los escualos, se convierten por último en los enormes músculos de las alas de la raya, formando la mayor parte de la carne comestible de este pez.

Los huesos que sostienen las aletas ventrales, ó sean los huesos de la pelvis, se mueven hacia adelante y hacia atrás, merced á los músculos delgados inferiores del tronco (núm. 6) que hemos estudiado ya. Los anteriores vienen de la extremidad inferior de los humerales, y se atan en la cara inferior de los huesos en cuestión cerca de su borde interno. Los posteriores penden del borde posterior de los huesos de la pelvis, se dirigen al ano para rodearle y se pierden en los músculos laterales, ó se insertan en los primeros ínterespinosos de la aleta anal. A veces se subdividen los anteriores. En los peces de ventrales debajo de la garganta ó del tórax, son muy cortos y se unen bástante íntimamente con los grandes músculos laterales.

Estos huesos dé la pelvis se mueven el uno hacía el otro por medio de los músculos trasversos, situados debajo de su cara inferior, en parte cruzados á veces, pero no siempre presentes. La perca, por ejemplo, no los ofrece, y fallan probablemente en todas las especies que tienen los huesos de la pelvis unidos entre sí por medio de una sutura. Preséntense, por el central ó, muy desarrollados en la balderaya, donde están muy distante el uno del otro.

Las piezas de la pelvis reciben de los grandes mus-

3

intersecciones tendinosas y se ata mas ó menos á los laterales. En ciertas especies de cuerpo deprimido, como la balderaya, los músculos inferiores no se distinguen de la porción superior de los laterales, la cual toma á su vez por completo el aspecto de los abdominales.

Tres son las especies de músculos, propios de la aleta caudal, á saber: 1.º Superficiales; 2.° Profundos; 3.° De radio á radio.

Los superficiales (números II, 11) se atan por una parte en una aponeurosis que termina el gran músculo lateral del cuerpo, y por cuyo intermedio se inserta este músculo en la caudal. Los pequeños músculos que lleva esta aponeurosis se seperan en abanico, para fijarse en un número mayor ó menor de radios.

Los que van de uno á otro radio (números 12, 12), se hallan situados entre sus bases y se dirigen mas hacia atrás que los anteriores.

Los profundos (números 11 y 16) no se descubren sino despues de aislado el gran músculo lateral. Adihérense al una de la espina y sobre todo á la vértebra comprimida en triángulo que la termina y que lleva la aleta caudal. A menudo se les puede separar en dos capas. Su inserción en las bases de los radios se verifica por medio de lengüetas ocultas ó cubiertas por las de la aponeurosis terminal del gran músculo lateral.

Hay á veces, especialmente en la perca, un tercer músculo (núm. 13) que nace de la parte media dé la altura de la vértebra entre los dos anteriores para ir subiendo á la parte superior de la aleta. Lo mismo que los músculos superficiales é interradiales debe concurrir á angostar la aleta. Los músculos profundos junto con los grandes laterales la mueven de lado.

La descripción de los músculos propios de las aletas dorsales y anales es muy sencilla, por que estan dispuestos todos uniformemente, ofreciendo seis cada radio, de ellos cuatro profundos y dos superficiales.

Los superficiales (números i, 2,2) se insertan en el radio, en los lados de su base, uno a la derecha y otro á la izquierda. Están reclinados sobre los grandes músculos del cuerpo en una dirección trasversal, y adheridos á la piel. Su longitud y su fuerza son tanto mas considerables, cuanto mas se sirve el pez de sus aletas verticales para azotar el agua á derecha é izquierda, y cuanto mas libre es el movimiento de los radios en tal sentido. La perca, que nos sirve de tipo, los tiene de mediana longitud.

Los profundos se hallan ocultos en gran parte entre los dos grandes músculos del cuerpo Se fijan en el huesecillo interespinoso dos delante (núm. 3) y por detrás (núm. 4), separados entre si por las aristas de dicho huesecillo, é insertos en la base del radio que pueden levantar ó reclinar hacia atrás, ó bien dirigirlo lateralmente cuando el anterior y el posterior de un mismo lado obran a la par; pero casi siempre es muy poco marcado este último género de movimiento.

El ceñidor que constituye el hombro de los peces y que se compone del supraescapular, escapular y humeral, no goza de muy extensos movimientos, por servir mas bien de punto fijo para los del tronco, de las branquias y de la mandíbula inferior. Sin embarco, suponiendo que estas últimas partes queden unidas momentáneamente, dicho ceñidor puede moverse hacia atrás merced á los grandes músculos laterales del cuerpo (núm. 1), de los cuales recibe gran parte. Algunos leves movimientos ofrece también el hombro por delante de la porción (N, c) de este mismo músculo que va al cuerpo del hioides, encontrando en él un punto de apoyo cuando este hueso se aproxima á l'omü v.



Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.



Tomo 5. Página 35. Peces. Zoología. Museo Pintoresco Historia Natural. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Copyright 1996-2024 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia (AIM) te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Para saber cómo utiliza Google la información de sitios web o aplicaciones de este sitio puedes visitar: Política de Cookies.