Naturaleza de Aragón > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza

Zoología. Batracios o ranas. Urodelos. Página 578. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Buffon Los Tres Reinos de la Naturaleza



LOS TRES REINOS OE LA NATURALEZA. ZOOLOGA.

TERCER SUBORDEN.

URODELOS.

Vamos entrar en el estudio del sub-rden de los urodelos, los cuales se distinguen por los siguientes caracteres: Cuerpo estrecho, prolongado, las mas de las veces redondeado, y terminad por una gruesa cola persistente y muy larga; con uno, y de ordinario dos pares de patas cortas, delgadas, muy distantes entre s, casi de la misma longitud y grosor; piel desnuda , glutinosa, lisa, como verrugosa, sin escamas; cloaca saliente , en el origen de la cola, longitudinal y de bordes gruesos.

No pensamos entrar en largos pormenores sobre la estructura generrl y Ls Junciones de los urodelos, pues ya nos extendimos lo suliciente al dar las gne-ralidades de los batracios.

Acerca de los rganos del movimiento bastar digamos i|ue son bastante imperfectos, por lo que se arrastra' penosamente el vientre por el suelo, porque las patas carecen de la fuerza y de la longitud necesarias para levantar y sostener por largo tiempo el peso de la cabeza y sobre todo el de la cola. En el estado de reposo permanecen estas regiones constantemente apoyadas en el suelo. Claro est, pues,que la mayor parte de los urodelos han do ser muy lentos, y que no podrn trepar, en atencin al peso de su cuerpo, y su-; cortos y uud conformados dedos, reducidos veces dos tres, y siempre sin uas. En el agua puede moverse con mucha agilidad, por medio de las lpidas inflexiones que imprimen su tronco cuyo espinazo consta de un considerable nmero de vrtebras. La mayor parte suelen tener la cola comprimida, y en las especies que van las aguasen la poca de la fecundacin, sobre todo los machos, se adornan en dicha regin con franjas coloradas y verticales , cual si fuera el traje de bodas, obliterndose luego que se vuelven al terreno hmedo que habitan en verano.

Los tegumentos se hallan constantemente adheridos las partes que cubren , difiriendo en eso muy particularmente de los anuros. El epidermis se desprende en una sola pieza, que se presenta revuelta y pegada la punta de la cola , simulando una sombra un e-pectro que flota en las aguas y persigue, pero en sentido inverso, al animal cuyas mismas formas y dimensiones remeda. La piel se halla atravesada por cien poros que comunican con las glndulas mucpa-ras y adoriferas, distribuidas por toda la periferia, reuniras en algunas regiones, como en las de las partidas, de los costados y de las inversas articulaciones. La misma piel se desarrolla veces en replie-ffues, crestas, lbulos, etc.. segun tendremos ocasin d" indicar a! describir las especies.

, En cuanto los sentidos nada aadiremos la que I llevamos ya dicho; el tacto, el gusto y el olfato muy I desarrollados; la vista y el oido algo mas. Casi todos los urodelos tierna ojos, si bien no se encuentran mas que sus rudimentos debajo de la piel en los proteos que viven en cavernas donde jams penetra la luz. Estos ojos, como los de los peces, nunca llevan prpados en los anfiumos y las sirenas. En los sala-maiiilrideos se hallan en general bien constituidos con prpados movibles y hasta con glndulas lagrimales. Por lo que hace el oido, no hay tmpano aparente, ni oreas visibles al exterior, s bien se encuentran los rganos interiores de la audicin en el espesor de los huesos del crneo que en la mayor parte corresponden los temporales, salvo en las ltimas especies destinadas vivir casi como los peces, pues eslas no tienen trompa gutural, ni gas en la caja para repetir reproducir las vibraciones de la atmsfera area, sino las de un lquido.

Se alimentan de animales que dan sealesde vida, y que estn calibrados , porque es muy corta la disyuncin de la snfisisde la mandbula inferior, y son dbiles los msculos que mueven las mandbulas. El paladar ofrece pequeos dientes puntiagudos y curvos, pero tanto estos, como los de las mandbulas, solo sirven para coger, atravesar y retener la presa, despus de introducida |>arte de ella en la boca. Faltan la epiglotis, el velo del paladar y las glndulas salivales, que estn reemplazadas por criptas que dan una baba viscosa. En el tubo intestinal se observan con corta diferencia las mismas modificaciones que en los anuros sin mas que la hendidura de la cloaca es longiiudinal (disposicin caracterstica, purque en todos los saurios, menos los cocodrilos y en todos los ofidios es constantemente trasversa) observndose en sus bordes repliegues de la piel que se entumecen y coloran de mil modos diversos sobre todo en la poca de la fecundacin.

La circulacin y la respiracin las hemos estudiado ya ; y en cuanto la voz son casi mudos, como los peces, pues no producen otros sonidos que los que determina la expiracin pulmonar por una regurgitacin del aire precedentemente deglutido , cuando, volvindose especficamente mas pesador., se sumergen en el agua en el cieno lquido al menor asomo del peligro.

Uno de los fenmenos mas singulares que ha descubierto la observacin es la facultad que tienen estos an.inales de resistir hasta cierto punto un calor fueite, y tambin un fro muy intenso en trminos de que s aprendidos por n| hielo y solidificado su cuerpo,