Naturaleza de Aragón > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza

Zoología. Batracios o ranas. Página 517. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Buffon Los Tres Reinos de la Naturaleza



ciones, engulléndola con muchísima rapidez, la naturaleza les ha desarrollado muy poco el sentido del olfato, que hasta se oblitera ó por mejor decir se transforma en una especie de órgano del gusto en los proteideos. En estos ni siquiera dan paso las narices al aire, ni comunican con ¡a boca, pues la entrada y salida del Huido respiratorio se verifica directa, constante y únicamente por la cavidad bucal.

§ III.—Del gusto.

La lengua es blanda, viscosa y está cubierta de moco : pero como todas las especies devoran su presa sin dividirla y pasándola rápidamente á su esófago, claro está que no debe ser muy fina la sensación de ios sabores. En la mayor parte de los anuros fane-roglosos se inserta la lengua en la concavidad de la mandíbula inferior, pu iieudo el animal dispararlo al exterior pero ¡nvirtiéndola, es decir que la extremidad posterior va delante y se hace superior la cara inferior. No se ve distintamente la lengua entre las ramas de la mandíbula inferior en los frinaglosos, peio si existe en todos los demás muros decuatro patas. Su forma varia considerablemente, en términos de que da buenos caracteres para la distinción de los géneros; pero esas mismas diversas conformaciones prueban, en último resultado, que la lengua en lo- batracios tiene mas bien por objeto facilitar la prehendon de los alimentos y el acto de la deglución, que proporcionar un órgano propio para la percepción de los sabores.

§ IV.—Del oido.

Los batracios son los últimos vertebrados que ofrecen un oido aéreo, y aun asi las últimas especies (las mas próximas á los peces) carecen realmente de un verdadero instrumento que reciba una corla cantidad de aire para que vibre como el de la atmósfera.

La mayor parte ni siquiera tienen en el cráneo depresión alguna aparente, de modo que á primera vista parece que carezcan de órgano del oido; pero en los anuros de cuatro patas se distingue la verdadera presencia del tímpano, por la naturaleza de los tegumentos que son mas tensos, mas lisos y á veces de diverso color. Vese igualmente en tolos los batracios, en el interior de la garganta, el orificio de las trompas de Eustaquio, que en algunos géneros y particularmente en las pipas y dectiletros, solo presentan una abertura común.

El órgano del oido está situado casi constantemente en la porción petrosa del hueco de las sienes, encima de la articulación de las mandíbulas. Consta de una cavidad análoga al vestíbulo ó al laberinto, con tres canales semicirculares al descubierto ó bien excavados en el espesor del hueso, pero siempre son membranosos y conflu\en á un punto común. Faltan el caracol, el conducto espiroide, y la ventana redonda , no observándose mas que la oval cerrada á menudo por una placa cartilaginosa y una lámina móvil que hace veces de un opérculo correspondiente á la paleta del estribo. En todas las especies está reemplazado al parecer el caracol, como en los peces condropterigios, por una sustancia blanca, pulposa, análoga al almidón por su aspecto, y que da efervescencia tratada por los ácidos. Esta materia como amilácea se halla encerrada en un saco membranoso en el cual termina, por una especie de pulpa, el nervio acústico. Algunas especies presentan detrás de la membrana del tímpano un estílele, en parte óseo, pero flexible, descrito como rudimento del martillo que se cree esté confundido ron el yunque. En los demás animales esta pieza es angulosa y se halla unida ó articulada con otra que se aplica ala ventana oval, y que se considera como el análogo del estribo.

te la atención la circunstancia de que en ciertas especies se encuentran variedades que toman siempre las mismas coloraciones. Es evidente ademas que las condiciones exteriores y hasta cierto punió las pasiones 6 las voliciones del animal hacen cambiar súbitamente la coloración, según podemos observar en la rana común y en las hilas cuando se las amedrenta, pues entonces parece que se vuelvan pardo oliváceas.

Las papilas, las criptas y los poros, vienen á ser glándulas sin conductos escretores distintos, que segregan humores de naturaleza variable según las especies, y que se hallan diseminados por toda la periferia del cuerpo, con mas ó menos regularidad, según veremos en la descripción de los géneros y de las especies. Todas estas granulaciones ó eminencia" se encuentran protegidas por una capa de epidermis; pero examinándolas con la lente, se ve que su superficie lleva poros, ó placas membranosas, ó materias secas, que se rompen, levantan ó dan paso á diferentes humores de varia naturaleza y diverso color. Unos son volátiles y odoríferos, las mas do las veces fétidos ó desagradables; otras son solubles en el agua, ácidos ó alcalinos. En general sirven para causar asco y repugnancia á sus enemigos, los cuales se alejan precipitadamente de aquel foco pestilente.

Sabemos ya que en todos los batracios el dermis está íntimamente pegado á los músculos, menos en los anuros con patas. Con efecto aislada en estos la piel de la carne en diversos puntos, forma varios sacos ó bolsas dispuestas con regularidad y en número de veinte y dos, de las cuales las cuatro primeras son impares y las nueve restantes pares: t.° la dorso-craneal ; 2l° la infra-maxílar; 3.° la torácica ; 4.° la abdóminn-supra-palmar; 5.° la lateral; 6.° la iliaca; 7." la braquial; 8." la femoral; 9." la supra-femoral; tO.°la inter-femoral; 11.°latribial; 12.° la supra-plan-tar; y 13.° la plantar. Para mas pormenores sobre este punto, puede consultarse la obra de Dugés titulada: «Investigaciones sobre los batracios.» En este excelente trabajo indica el autor que la citada disposición no es exactamente la misma en todos los anuros cuadrúpedos , observándose las principales diferencias en los sapos, las hilas, y los bombinatores que mas se parecen á las ranas.

Todos los pormenores que acabamos de dar se refieren al tacto pasivo que reside en todo el cuerpo por estar desnudo; pero ademas hay también tacto activo en las especies digitadas é inunguiculadas. No nos entretendremos ahora en indicar modificaciones mas ó menos interesantes, bastando que digamos que los dactiletros y los onicopos presentan pezuñas en varios de sus dedos, y que es claro que cuanto mas libres son estos, mas largos y mas separados entre sí, mejor pueden aplicarse sobre las superficies para apreciar sus cualidades.

§ II.— Del olfato.

La olfacion y sus órganos están muy poco desarrollados, pues en la mayor parte de los batracios falla el laberinto etmoidal, ó sea las fosas nasales con tabiques, y el doble canal que da paso al aire es muy corto, casi vertical, abriéndose casi encima de la inserción de la lengua, y por delante en las ranas. En el orificio externo hay un aparato compuesto de músculos y de cartílagos representando una especie de válvula móvil que sube y baja á voluntad. En el espesor del hocico, entre el paladar y la piel de la cara, hay una cavidad redondeada ú'oval, tapizada por una mucosa floja , colorada y recorrida por nervios olfatorios. Por el lado de la boca, la mucosa palatina, que está agujereada, goza al parecer de la facultad de ceñirse para cerrar su orificio.

Como los bratacios respiran raras veces, y como descubren la presa con la vista y no por sus emana -



 

Índice de páginas de Zoología Reptiles. 

Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

Patrimonio natural de Aragón, Buffon, Los Tres Reinos de la Naturaleza, Zoología. Batracios o ranas. Página 517. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza., Asociación Cultural Aragón Interactivo Multimedia.Fauna Silvestre en Aragón, peces, anfíbios, reptiles, aves, mamíferos, ecología, zoogeografía, Agua, humedales, río, montaña, piedra Naturaleza, Flora, Botánica, Geologia, Zoologia, Ciencias Naturales.

Copyright 1996-2020 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.