Naturaleza de Aragón > Museo pintoresco de Historia Natural. > Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 4

Reptiles. Zoología. Página 41. Tomo 4. Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 4



ERPETOLOGIA. ANATOMIA Y FISIOLOGÍA. 41

mente cada uno de los huevos cuya salida espía. Las salamandras terrestres se hallan en el primer caso, por lo que se ha creido que eran vivíparas; pero en la mayor parte de los demás géneros, los huevos se abren al exterior, y siempre en el agua, y el desarrollo de los gérmenes que contienen presenta notables diferencias respecto al de los renacuajos que producen los anuros.

En los reptiles es lo regular que los gérmenes fecundados se separen del cuerpo de la hembra con cierta provisión de alimento envuelto, junto con el embrión, por una membrana común mas ó menos sólida: estos son los verdaderos huevos. Raras veces los machos ayudan á las hembras á preparar un nido ó un sitio conveniente para depositar en él estos huevos. Pero adviértase que la mayor parte no construyen nidos, comentándose la hembra con depositar sus huevos en un sitio abrigado y en circunstancias convenientes, para que la temperatura no sea demasiado baja, ni muy grande la humedad, á fin de que los pequeñuelos no sean presa de las especies carniceras, contra los cuales cuentan con poquísimos medios de defensa.

Algunas hembras conservan sus huevos en el interior del cuerpo, hasta que los hijuelos salen de ellos en un oviducto que hace veces de matriz. Estas especies parecen vivíparas como los mamíferos, y por largo tiempo se creyó que solo las víboras, entre las serpientes, se encontraban en este caso; pero después se ha visto que otros muchos ofidios, de géneros muy diferentes, tenian igual disposición, así como algunos saurios, en particular los anguis, y hasta entre los batracios las salamandras terrestres. Estos animales reciben el nombre de ovo-vivíparos, ó de falsos vivíparos.

Los casos generales que acabamos de indicar tienen sus excepciones. Hemos señalado ya alguna particularidad de los batracios, pero además algunos viajeros han dicho que los Sphargis y algunas especies de Trionyx,- se pareaban permaneciendo constantemente reunidos en los mismos lugares los dos individuos de diferente sexo. Sabido es que las grandes tortugas marinas, llamadas quelonias, y los cocodrilos, van cada año, y en épocas fijas, á depositar sus huevos en las arenas de las orillas del mar y de los ríos, en sitios poco inclinados; que allí, las hembras construyen una especie de horno ó de espacio hueco y muy solidamente abovedado, á fin de qué el ardor del sol, de esta suerte concentrado, apresure la salida de los embriones que se desarrollan todos casi del mismo modo y en el mismo tiempo, como por una especie de verdadera incubación extrínseca, por no haber sido comunicado el calor que necesitaban los huevos por el cuerpo de la madre, como en las aves.

Fácilmente se conocen los huevos de los diferentes órdenes. En los tres primeros su cascara es membranosa, pero está cubierta de una materia caliza mas ó menos sólida, al paso que en los batracios no se ven nunca cubiertas cretáceas. En los quelonios es generalmente sólida; su forma es globulosa ó la de un cilindro corto, igualmente redondeado en sus extremidades. En los saurios la cascara es también, según las especies, mas ó menos resistente, oval, prolongada, y con la particularidad que sus dos extremidades tienen igual grueso. En la mayor parte de los ofidios, la cascara, aunque cretácea, es blanduzca, lijeramente flexible, como la de los huevos que los franceses llaman vardes (como quien dice atraillados), que ciertas gallinas ponen en un mismo dia, ó cuando los alimentos no les han dado bastante sustancia caliza. Estos huevos de las serpientes se hallan además enlazados entre sí por una especie de materia viscosa que se coagula y los tiene reunidos formando un rosario. Estos nuevos tienen ordinariamente un color blanco amarillento ó agrisado, y Aristóteles los denominaba

¡uxi.tiMfiifii.ot, íimtxfy. Los batracios anuros ponen huevos de cascara blanda, de forma esférica y enlazados entre sí ó como aglomerados en paquetes. Algunos sapos y las pipas presentan las particularidades que ya hemos indicado en otro párrafo de este articulo. En los modelos, cuyos gérmenes salen después depuestos, los huevos suelen estar libres ó aislados unos de otros, y son de forma oblonga.

Es muy vario el número de huevos. Las tortugas de mar llegan -á poner ciento de una vez, mas de treinta los saurios y los ofidios, llegándose á contar -mas de doscientos en las ranas. En todos estos huevos hay una clara verdosa ó un albumen que difilcilmente se coagula. La yema ó vitelo es apsorbido por el embrión: una cicatriz abdominal indica el ombligo en los individuos jóvenes. No es raro encontrar yemas dobles en un mismo huevo; pero en tal caso abortan ó no se desarrollan, si bien algunas producen monstruos por exceso, tales como hermafroditas, individuos con dos cabezas, con seis miembros, con dos colas.

ARTÍCULO III.

De la vida intra y extra-uterina en los reptiles.

Claro está que no desarrollando calor los reptiles, no empollarán los huevos. Los pequeñuelos, menos los de los batracios, salen de ordinario bastante ágiles, con la forma que deben conservar; y pudíendo ya subvenir por sí mismos á sus primeras necesidades. A veces sin embargo la madre procura protegerlos en la primera edad, pero afectan desconocerla muy pronto, y la miran con indiferencia de suerte que no goza los placeres de la maternidad, y sufre sus inquietudes.

En los batracios salen los embriones con una forma muy diferente de la que luego tendrán; y aun esa primera forma varía según hayan ó no de tener cola. Sufren, pues, metamorfosis como los insectos. En la primera edad tienen el cuerpo prolongado con larga cola lateralmente comprimida, parecen un pececillo pero sus branquias son exteriores, suelen ser ciegos, y su boca tiene un pico córneo para cortar las materias vegetales de que se alimentan.

En los anuros las branquias externas y visibles desaparecen, se hallan cubiertas por una membrana, situadas en una especie de saco debajo de la garganta y el animal respira enteramente como los peces. Pero su vientre es enorme por la gran extensión del canal digestivo, su cabeza está confundida con el tronco; tiene ojos y narices; es globuloso por delante con una ancha cola que le sirve de aleta. En ese estado se llama renacuajo. Sus patas posteriores salen lentamente del origen de la cola, apareciendo luego las anteriores; la cola se adelgaza, se acorta, se destruye poco á poco como si fuese absorbida; la boca se hiende, pierde sus mandíbulas corneas y se ensancha considerablemente; nacen los párpados; el vientre se alarga y adelgaza; los intestinos se acortan; los pulmones interiores se desarrollan, destruyéndose las branquias interiores; cambia por completo la circulación, y el animal se convierte en terrestre y carnicero, de acuático y herbívoro que era.

En los urodelos persisten las branquias exteriores, sin pasar nunca á ser interiores, y quedan á descubierto obliterándose tan solo á medida que se desarrollan en el abdomen y admiten el aire los pulmones. El animal que en un principio era ciego, adquiere ojos sin párpados movibles. Aparecen primero las patas anteriores y luego las que se hallan en el origen de la cola. Las mas de las veces las branquias se obliteran ó se borran insensiblemente, dejando sus huellas á medida que se desarrollan los pulmones en el

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

Museo pintoresco de Historia Natural. Zoología, animales, reptiles. Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Buffon. Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

Copyright 1996-2020 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.