Naturaleza de Aragón > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza

Zoología. Aves. Página 634 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Buffon Los Tres Reinos de la Naturaleza



ello se mete el cazador esperarlas, cuando caen, en una barraca de ramaje, y al alcance del riachuelo d la balsa que frecuentan, la cual procura tener limpia para atraerlas mejor, y poco despus que el sol se ha puesto, y sobre todo si reinan vientos ligeros del Sur del Sudoeste, no dejan las Becadas de acudir una una dos juntas, y se dejan caer sobre el agua donde el cazador les tira su placer. Sin embargo, esta caza no es tan provechosa ni tan cierta como la que se hace con una especie de trampa que se coloca en las sendas: consiste esta en una varita de avellano de otra madera flexible y elstica, fijada en el suelo doblada y sujeta por la otra parte cerca del suelo un armadijo coronado con un lazo corredizo de crin de bramante;, obstruyese en seguida con ramaje lo restante del sendero, bien se elevan retamas ramitas de enebro puestas en fila y dobladas de manera que no quede mas que el paso estrecho que ocupa el armadijo, fin de determinar la Becada, que siempre sigue los senderos y no gusta de elevarse ni saltar, que d en el punto de la trampa; disprase esta tan luego como la toca, y el ave, prendida en el lazo corredizo, salta en el aire con la rama cuando esta se endereza. Colgada de este modo la Becada, hace vanos esfuerzos para desasirse; y el cazador, fin de no perder su presa, debe visitar frecuentemente sus lazos, no solo cuando anochece sino tambin en el discurso de la noche; sin cuya precaucin la zorra, cazador mas diligente, advertida de lejos por el aleteo de estas aves, acude presto y se las lleva sucesivamente, sin detenerse comrselas, y las esconde en diferentes sitios para encontrarlas all cuando las necesita. Por lo dems, los parajes que frecuentan las Becadas se conocen por sus excrementos, que son unas fculas anchas, blancas y sin olor. Para atraerlas sitios donde no existen'scnderos, se, abren algunos surcos-, que van siguiendo las Becadas', engolosinadas con los gusanos que CHCuentrau en aquella tierra removida , y caen al mismo tiempo en los lazos de crin que estn dispuestos lo largo de los surcos. Son mi ver sobrado numerosas esas trampas contra un ave que no sabe evitar ninguna.

La Becada tiene un instinto obtuso y un natural muy estpido : es moult solt bete (muy tonta bestia), dice Belon,. Es lo Jerdaderamcnte, y mucho, si se deja eojer dla manera que l cuenta, y la cual da el nombre de folalrerie (diversin juego). Para el efecto, dice, se cubre un hombre con una capa de color de hoja seca, y encorvado sobre dos muletas cortas so va acercando poco poco la Becada; si esta lo mira se detiene, y si empieza el ave andar contina l tambin su marcha hasta que la vuelve ver parada y con la cabeza caida ; enlonces dando golpecitos suaves con sus muletas una con otra, laBccasses yamusera et affolera tcllement (esto es, la Becada se divertir y enloquecer de tal modo con ellos), dice nuestro naturalista, que el cazador podr acercarse lo bastante para pasarla un lazo por el cuello.

Por ventura dedujeron los antiguos dla facilidad con que se acercaban la Becada, que tenia esta ave para con el Hombre una inclinacin maravillosa? Muy mal la colocara porejerto, pues es su mayor enemigo. No hay dud.i que siguiendo las orillas de los bosques llega veces la Becada hasta los cercados de las granjas y de las casas campestres : tal esla observacin que hace Aristteles, pero Alberto no est bien informado cuanrio-dice que busca los sitios cultivados y jardines para ir buscar simientes, porque ni la Becada ni ave alguna de su gnero tocan las frutas ni Lis semillas. Adems,, la turma de su pico estrecho, muv largo y tierno por la punta, bastara por s sola prohibirles esla clase de alimento : verdaderamente la Becada no se alimenta mas que de gusanos, y este efecto anda siempre escarbando en la tierra blanda de las lagunas y dlas inmediaciones de las fuen-

tas montaas, donili' habita en el verano, huyendo rio loe primeros hielos, que son1 los que determinan su partida y la traen nuestras llanuras; porque los viajes que hacen las Becadas por el aire no son lo largo como los de las otras aves que pasan de una comarca a otra, sino bajando gradualmente de las alturas los llanos, v subiendo en el mismo orden de estos las alturas. Desde la cima de los Pirineos y de los Alpes, donde pasa el verano , baja las primeras nieves que caen sobre aquellas cumbres principios de octubre, y va los bosques de las colinas inferiores, y hasta nuestras tierras llanas.

Las Becadas llegan por ta noche, y algunas veces rie dia cuando el tiempo es nebuloso; pero siempre de una en una o dos juntas, y nunca muchas la vez: djense caer sobre los grandes cercados, en los sotos, en las arboledas altas, y prefieren los bosques donde hav mucho mantillo y hojas cadas; all se estn retiradas y escondidas todo el dia, y tan ocultas que se nocasitan perros para levantarlas, llegando saltar las mas veces los pies riel cazador. A la entrada de la noclie dejan estas enramadas y lo mas espeso de los bosques, -y ..pasan los claros' que hay en ellos, siguiendo las sendas y buscando las tierras blandas, las dehesas hmedas orillas de los bosques , y las pequeas balsas, donde van lavarse el pico y los pies que se llenaron de tierra andamio en busca de su alimento. Todas tienen los mismos hbitos, y se puede decir en general que las Becadas son aves sin carcter , cuya ndole individual depende de la especie entera.

Cuando la Becada arranca el vuelo, bate las alas con ruido; si est entre rboles altos, sigue en direccin bastante recta: pero en monle bajo tallar tiene con frecuencia que ir haciendo ondulaciones, y en su vuelo se hunde, por decirlo as, detrs de las matas para ocultarse .la vista del cazador. li vuelo de esta ave, aunque rpido, no es ni elevado ni por mucho tiempo sostenido, y se abate con tanta prontitud, que parece cae como una masa abandonada toda la gravedad de su peso. Poros instantes despus de su cuida ceba correr muy ligera, pero se detiene pronto , levanta la cabeza, y mira todas partes antes do meter el pico en tierra. Plinio compara con razn la Becada con la Perdiz, en cuanto la celeridad de su carrera; porque se oculta del mismo modo, y en trminos que cuando uno cree encontrarla en el paraje en que se dej caer, se ha ido ya, corriendo pi, muy larga distancia.

. Aunque tiene esta ave los ojos harto grandes, parece no ve muy bien sino en el crepsculo , y que le ofende la luz demasiado viva : fndase esta opinion por lo menos en sus .acciones y movimientos, que nunca son tan animados como la caida d la tarde y al apuntar la aurora ; y este deseo de cambiar de sitioantes de salir de ponerse el col es tan vehemente en ellas y tan urgente, que se ha visto algunas Becadas encerradas en una habitacin dar regularmente un vuelo todas las maanas y tardes, mientras que durante el dia de noche no liacian mas que andar de un lado otro sin hacer uso de sus alas :.por lo tanto, es verosmil que las Becadas permanecen quietasen los bosques cuando la noche est oscura, y que con eljesplandor de la luna andan vagando en busca de su alimento : as tambin llaman los cazadores al plenilunio de noviembre la luna dlas Becadas, porque entonces es cuando las cogen en mavor nmero. Las trampas se arman de noche por la tarde ; c-gense con la parancera, con la lazarla, etc. se matan tiros en las balsas, en los arroyos yen los vados al tiempo que se dejan caer. La parancera es una red que se tiende entre dos rboles grandes, en los claros de los bosques en las orillas de estos, donde se ha observado que van pasan en el vuelo de la tarde. En las baleas se hace tambin la caza estas horas : para



Índice de páginas de Zoología Aves.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

Patrimonio natural de Aragón, Buffon, Los Tres Reinos de la Naturaleza, Zoología. Aves. Página 634 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza., Asociación Cultural Aragón Interactivo Multimedia.Fauna Silvestre en Aragón, peces, anfíbios, reptiles, aves, mamíferos, ecología, zoogeografía, Agua, humedales, río, montaña, piedra Naturaleza, Flora, Botánica, Geologia, Zoologia, Ciencias Naturales.

Copyright 1996-2020 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia te presenta la riqueza natural de Aragón y el resto del mundo para que la consideres como un valioso patrimonio.

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas navegando es que aceptas el uso de cookies en esta web.