Aconitum napellus L. Familia Ranunculaceas. Los vegetales en Aragón y sus uso. Botánica Aragón.
Naturaleza de Aragón > Botánica

Aconitum napellus L. Familia Ranunculaceas. Los vegetales en Aragón y sus uso.

Botánica en Aragón.

Autor: Francisco Javier Mendivil Navarro Fecha: 6 de junio de 2021 última revisión



Acónito.

Napech. Napes. Toara. Tuara. Tuera.
Frances: Aconit naples

Hierba perenne que puede alcanzar 1 m de altura.

Presenta tubérculos napiformes y tallos derechos como varas, huecos, revestidos de hojas de color verde intenso, profundamente divididas.

Flor acapuchonada, azul.

Fruto seco, compuesto por tres piezas unidas, acabadas en cuerno.

Se cría entre las grandes hierbas de los claros del bosque, junto a los arroyos pirenaicos o más rara vez en pastos, entre 1.400 y 2.500m de altitud. Florece en verano y no suele formar poblaciones densas, sino pies aislados. Poblaciones numerosas hay, sin embargo, en algún punto del Valle de Tena, Pineta o valles ribagorzanos.

Peligroso

En el Alto Aragón se ha empleado como veneno para el hombre.

El último caso conocido se juzgó en 1954 en la audiencia de Huesca según hechos ocurridos en un pueblecito de la Ribagorza.

También se conoce de un modo general su acción venenosa para animales (San Felíu de Verí, Sallent ...).
En el Valle de Tena al ganado vacuno intoxicado le propinaban como antídoto una mezcla de cal y alumbre de hierro, con dudosos resultados.

Uso medicinal

Antiguamente, algunos boticarios de pueblo lo empleaban para mitigar trastornos circulatorios como "mermasangre", es decir, hipotensor, en forma de píldoras.

Observaciones:

Planta muy tóxica. Aun con escasas cantidades, mata por colapso cardiorespiratorio a las pocas horas de la ingestión de la raíz.

Entra en la composición de muchas especialidades farmacéuticas ya que posee una sustancia, la aconitina, que actúa sobre el sistema nervioso central (tinturas, polvo, pomadas…)

Aconitum lamarckii Reichenb (= A. lycoctonum auct.), parecido al anterior pero de flor amarilla, vive igualmente en el Pirineo, contiene compuestos tóxicos similares y también se usa, al menos en Benasque, como veneno animal.

El botánico aragonés LOSCOS (1866-67) le atribuye el nombre popular muy acertado de "matalobos".

Referencias