Boreas BOREAS  NATURAL
 

ANSAR denuncia públicamente la destrucción del río Jiloca en su tramo bajo

Zaragoza, 3 de agosto de 2000

La Asociación Naturalista de Aragón (ANSAR) considera una burla las declaraciones de responsables de CHE y de DGA de que el río se regenerará en dos años y pide la dimisión de los responsables de Medio Ambiente.

Las obras de acondicionamiento del cauce del río Jiloca, que realiza la CHE en el tramo bajo (Navarrete del Río-San Martín del Río-Daroca, Daroca-Calatayud) tanto en provincia de Teruel como de Zaragoza, están causando un impacto extremadamente negativo en el río. Las denominadas obras de limpieza suponen la destrucción sistemática de la vegetación ribereña, alteración de los perfiles del cauce, destrucción del lecho del río al trabajar la maquinaría pesada por el propio cauce, la destrucción de la vegetación acuática y mortalidad de peces al ser extraídos del cauce con la grava.

La destrucción de la vegetación ribereña (chopos, sauces, fresnos) hace que el sol llegue hasta el agua, aumente la temperatura de ésta y descienda el nivel de oxígeno, con lo que los animales acuáticos obreviven con graves dificultades o perecen. Al desaparecer la vegetación también quedan desprotegidas las orillas ante la fuerza del agua.

Con el reperfilado de las orillas y la extracción de gravas del lecho se destruye el hábitat de los animales invertebrados y las plantas acuáticas, aumenta la turbidez del agua y las partículas en suspensión, así como el poder abrasivo de la corriente, con los problemas que esto ocasiona a los organismos acuáticos.

ANSAR denuncia las prácticas agresivas de la CHE y el consentimiento y la falta de control de la Consejería de Medio Ambiente de la DGA, hechos que se repiten río tras río en el Jalón, desde el mes de marzo, luego en la cuenca del Ribota y, ahora, en el Jiloca.

ANSAR exige la paralización de este tipo de obras en el Jiloca y la planificación cuidadosa de las intervenciones en los ríos con tareas puntuales no agresivas en vez de tratamientos masivos intensivos.

ANSAR pide la dimisión del presidente de la CHE y del ingeniero de zona por perseverar en tratamientos agresivos sobre los ríos, por falta de sensibilidad ambiental y por aplicar
modelos incompatibles con el aprovechamiento sustentable de los recursos naturales y por no merecer estar en un organismo integrado en el Ministerio de Medio Ambiente.

ANSAR pide la dimisión del Consejero de Medio Ambiente y del Director General de Medio Natural de DGA por permitir reiteradamente a la CHE realizar este tipo de intervenciones y decir públicamente que el río se regenerará fácilmente (Heraldo, 28 de julio de 2000). ANSAR pide públicamente que esas declaraciones desde DGA de regeneración del río en dos años se den por escrito y firmadas y con un informe técnico que así lo demuestre.

ANSAR denuncia así mismo la falta de caudal ecológico en varios tramos del río Jiloca, en algunos tramos el río está seco en varios km, como en el tramo Montón-Maluenda, por la extracción abusiva de caudales para las acequias de riego igualmente ante la permisividad de DGA.

ANSAR cree que las obras:

Están injustificadas (sólo se argumenta la presión de los alcaldes ante la CHE) ya que no se esgrimen informes técnicos de limnólogos y biólogos que recomienden este tipo de actuaciones. Son un despilfarro de dinero público.

Estas obras fueron alegadas por ANSAR ante CHE cuando se anunciaron en 1988 y desde entonces no se ha recibido contestación desde ese organismo, como es habitual. 

Las obras de limpieza son excesivas e innecesarias ya que la limpieza sólo debería afectar a troncos caídos u obstáculos notables, nunca trabajando con maquinaria en el lecho fluvial o destruyendo árboles vivos de las orillas.

Se hacen sin control, ya que los maquinistas trabajan sin vigilancia de la guardería de CHE o de Medio Natural de DGA. Además, las condiciones que impone DGA no se cumplen en la mayoría de los casos.

Las obras pueden afectar a especies vegetales singulares y destruir, si no lo han hecho ya, las poblaciones del geranio silvestre Geranium benedictoi en Navarrete del Río, planta que habita herbazales y sotos ribereños, la cual está considerada un endemismo iberolevantino (exclusiva del levante peninsular) y una de las pocas citas procede de esa localidad de Teruel.

 En fin, lo de nuestros ríos es inconcebible en un país de la UE que va a entrar en el siglo XXI.

1 agosto de 2000
ANSAR

Volver a Noticias breves

Escribe a Boreas

 © 2000 Fundación Boreas