Los Monegros, diez años después

ANSAR en defensa de la conservación del patrimonio natural

y cultural de Los Monegros
ANSAR. Zaragoza, viernes 7 de mayo de 1999

Ante el recrudecimiento de las tensiones en Los Monegros como consecuencia del conflicto entre los intereses particulares por desarrollar determinados modelos agrícolas y la preservación de los intereses públicos, representados por el patrimonio natural de esta comarca, ANSAR quiere hacer pública su postura.

Los Monegros constituyen una de las regiones más singulares y excepcionales de Europa, siendo una de las comarcas de mayor personalidad de Aragón. Los Monegros albergan valores culturales, ecológicos y estéticos que son patrimonio universal, por lo que nuestra responsabilidad en su preservación trasciende nuestras fronteras.

En la primavera de 1989 vio la luz el estudio Evaluación preliminar del impacto ambiental de los regadíos en el polígono Monegros II (CSIC/MOPU, 1989) en el que se destacaban los extraordinarios valores ambientales existentes y el peligro que corrían de desaparecer. Se han cumplido ya diez años en que los científicos alertaron de la necesidad de establecer medidas de conservación de determinados enclaves por su valor científico y biológico sin que, hasta la fecha se haya protegido ni un  palmo de esa comarca.

Es más, las obras de infraestructura hidráulica y de reordenación de los usos del suelo, así como las infraestructuras de transporte ya han provocado pérdidas y daños irreversibles. Así sucedió con la laguna de La Salineta, con el Barranco de Valcuerna, en parte encauzado, o con la Val del Forcallo.

Desde entonces los estudios científicos no han hecho sino corroborar a Europa.

Hay que lamentar la falta de capacidad de nuestros políticos, durante esta década, en abordar el conflicto y llegar a una solución satisfactoria para todas las partes que permitiera desbloquear la situación. Lamentar, también la falta de imaginación en proponer modelos alternativos y respetuosos frente al cada día más obsoleto modelo agrícola basado en la agricultura intensiva, agresiva y contaminante, insostenible por su creciente dependencia de recursos externos (agua, agroquímicos, tecnología) algunos de los cuales, como el agua, ocasionan en su almacenamiento (embalses) unos enormes desequilibrios territoriales y graves impactos ambientales.

Hasta ahora, nuestros políticos se han mostrado incapaces de comprender la envergadura del patrimonio que albergan Los Monegros, incapaces de encauzar el tema de la conservación y de gestionar un patrimonio cuyo valor y trascendencia supera nuestras fronteras.

Por ello, desde ANSAR apoyamos a las organizaciones ecologistas, a los naturalistas y científicos que durante estos años han venido luchando por preservar y divulgar los valores naturales y culturales de Los Monegros, un patrimonio común irrenunciable.

Demandamos una figura de protección de Los Monegros que evite su pérdida o degradación ya que la propuesta barajada por DGA de declarar varias Zonas de Especial Protección de las Aves (ZEPAS), con ser una medida necesaria, es insuficiente ya que los valores naturales de Monegros van mucho más allá de las aves y abarcan otros grupos taxonómicos como son los vegetales y, especialmente, la fauna invertebrada; o abarcan otros aspectos no bióticos como los valores paisajísticos y escénicos.

Hay que recordar que Monegros alberga excelentes representaciones de hábitats recogidos en la Directiva 92/43 CEE o Directiva Hábitats y que el Gobierno de Aragón está obligado a proponer –cosa que no ha hecho hasta ahora- como Lugares de Interés Comunitario (LIC) una superficie representativa de algunos de estos hábitats para ser incluidos en la red Natura 2000. En concreto se pueden citar las comunidades vegetales de yesos (Gypsphiletalia) o de saladares (Limonietalia), ambas catalogadas como prioritarias en el contexto europeo, así como comunidades de vegetación anual de lugares salinos con Salicornia o de matorrales esteparios de gramíneas (Thero-Brachypodietea), ésta última también prioritaria.

De igual forma, Los Monegros albergan importantes masas forestales de sabina albar (Juniperus thurifera) que son representativas de las comunidades de bosques endémicos de Juniperus spp que recoge la Directiva Hábitats como de interés prioritario. Incluso en el nivel taxonómico de especies, plantas tan singulares como la crucífera Boleum asperum, presente en varias zonas de Monegros, vienen expresamente recogidas en el anexo II de dicha directiva.

A todo ello se suma la riqueza biológica de invertebrados acuáticos y terrestres de Los Monegros y que está siendo todavía ampliada con nuevas investigaciones. Muchas de las especies son endémicas de Aragón o de la Península Ibérica o poseen un alto interés biogeográfico. No obstante, su enumeración sería prolija y merecería otro capítulo aparte.

Por último, desde ANSAR instamos a que la DGA haga públicos los estudios relativos al Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) que se realizaron desde el Ministerio de Agricultura.

ANSAR - ASOCIACIÓN NATURALISTA DE ARAGON

C/ Armisén, 10, local.
50007 ZARAGOZA.
Tel/Fax: 976251742
info@ansararagon.com