EN EL AIRE LA CONSERVACION DE LA LAGUNA DE GALLOCANTA

José A. Domínguez
Zaragoza, 20 de septiembre de 1998


El pasado  mayo, varios cientos de habitantes de las localidades del entorno de la laguna de Gallocanta que se manifestaban junto al local donde se iba a celebrar la reunión del Consejo de este espacio natural, abuchearon, insultaron y zarandearon al representante de la administración regional y a  los de los grupos ecologistas. En dicha reunión, y ante la presión exterior, la administración optó por retirar el borrador del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) que se iba a debatir. Este hecho, que no es aislado ni nuevo, es el último capítulo de una vieja y compleja situación en la que confluyen luchas políticas, tensiones agrícolas por la tierra y el agua, y ansiedad ante el nuevo panorama económico y ecológico.

ANTECEDENTES

"Al poniente de Xiloca, y confinante con Castilla está el Campo de Bello en un terreno hondo, y salobre, donde se forma la laguna de Gallocanta con las aguas,  que se reùnen allí de los cerros, que la circundan. Abundan sus màrgenes de Salicornia, Frankenia, Salsola, y otras plantas marìtimas, las cuales manifiestan el destino, que debe darse a este terreno ingrato por su esterilidad, y malignos efluvios de la laguna, que inficionan el aire con grave prejuicio de la salud de los naturales. No han faltado proyectistas, que han ideado dar desague à esta laguna en el Xiloca sin considerar las perniciosas consecuencias que resultarian de agregar este cùmulo de aguas à un rio, cuyo cauce se va levantando mas cada dia con las tierras desprendidas de los cerros inmediatos...."


Con estas palabras describe Asso la laguna de Gallocanta en su libro sobre Economía Política de Aragón, a finales del siglo XVIII. Desde entonces y hasta hoy diversos han sido los intentos de desecar este humedal, proyectos que, milagrosamente, no se realizaron.

Más recientemente, en el año1978, el primer gobierno autonómico (Diputación General de Aragón/DGA) también proyectó la desecación de la laguna, pero gracias a la intervención de algunos lanzados, como Adolfo Aragüés, se logró paralizar el plan tras diversas acciones que culminaron en unas jornadas científicas en Daroca a las que acudió nada menos que Félix Rodríguez de La Fuente, en su cenit de popularidad por aquella época. En esos años la laguna era un excepcional lugar de invernada de aves, especialmente anátidas, y se explotaba como cazadero, realizándose masivas cacerías de patos y otras acuáticas.

A comienzos de los años ochenta, los bandos de grullas, compuestos por decenas de miles de individuos, empezaron también a recalar en la laguna, la cual fue adquiriendo proyección internacional. Esto trajo pronto conflictos con los agricultores por el cobro de las indemnizaciones a causa de los daños de las grullas en los sembrados. Para garantizar la conservación del enclave, en 1985 fue declarado Refugio Nacional de Caza y, en 1987, Zona de Especial Protección para las Aves. Al final de esa década, no obstante, las persecuciones de los agricultores a las grullas alcanzaron su punto álgido.

En 1992 se puso en marcha un proyecto LEADER de desarrollo rural en la comarca (Daroca-Calamocha), lo que supuso iniciar la diversificación en una zona eminentemente agrícola. En 1994 la laguna fue incluida en el Convenio de Ramsar por el Gobierno español y la Unión Europea aprobó los primeros fondos para medidas agroambientales. No obstante, los grupos ecologistas insistían en el peligro de sobreexplotación del acuífero que alimenta la laguna y denunciaban la progresiva roturación del anillo de vegetación salina. En mayo de ese año, agricultores de Gallocanta, Moncayo y Monegros insultaron y zarandearon a los diputados regionales cuando entraban a debatir el proyecto de ley de espacios naturales(presentado por IU, y con el  PSOE en el poder), proyecto que, al final, no progresaría.

En 1995 el ayuntamiento de Bello llevaría a cabo la roturación de unos prados salinos pese a la oposición de la Diputación General de Aragón (DGA). Por estos hechos la Sociedad Española de Ornitología (SEO) interpuso en el juzgado de Calamocha una denuncia penal y la Comisión Europea abriría un segundo expediente a España. Ese mismo año, el turolense y profesor Francisco Comín, del Departamento de Ecología de la Universidad de Barcelona, se dirigiría a los grupos parlamentarios aragoneses resaltando la importancia de la laguna como sensor climático y advirtiendo de la existencia de drenajes y pozos que podían comprometer el futuro de la laguna. También en ese año el Gobierno aragonés reclasificó la laguna como R Mientras, los grupos ecologistas seguían denunciando la intensificación agrícola, la apertura de pozos, los reiterados incendios de pastizales o carrizales, pero sobre todo resaltaban que los informes técnicos apuntaban que, a pesar de los últimos años húmedos, el nivel de la laguna no se ha recuperado, tal y como recoge el avance del PORN, recientemente objeto de conflicto.
 

COMPAS DE ESPERA

Tras los sucesos de la primavera pasada, los representantes ecologistas de SEO y de la Coordinadora Ecologista de Aragón en el Consejo de la Laguna se han reafirmado en continuar en el Consejo y seguir trabajando por ese enclave natural cuya importancia trasciende el territorio aragonés. Afirman que no se puede obviar la opinión de científicos y técnicos aunque pueda no coincidir con la de los agricultores o alcaldes y remarcan que el reto que tiene el Consejo y la DGA es buscar fórmulas para la conservación. Consideran que la retirada del documento técnico del PORN, realizado por técnicos independientes, ha supuesto un paso atrás en la búsqueda de compatibilizar conservación y desarrollo socioeconómico.

La actual postura de la DGA, según el Director General de Medio Natural, es la misma que con anterioridad al conflicto y pasa por cumplir los compromisos del acuerdo de 1996. Según esto, el objetivo es aprobar el PORN con el mayor consenso posible. Si con la retirada del documento inicial se buscó desactivar el conflicto, ahora se está reelaborando, por la propia DGA, el Estudio Base para la Elaboración del PORN, para pasarlo de nuevo al Consejo y a los ayuntamientos. En dicho documento se buscará concretar más el apartado de incentivos a cultivos compatibles con la conservación. Además se va a proporcionar apoyo financiero para la instalación de caudalímetros en los pozos existentes.

Por otra parte, la CHE posee responsabilidades en dos asuntos conflictivos, el estado del acuífero y la delimitación del DPH. Fuentes de CHE han confirmado que ya existen dos estudios del acuífero y otro sobre el balance del agua pero no se consideran representativos y se va a encargar un amplio estudio. No obstante, no se autorizan nuevas extracciones. Respecto del deslinde del vaso, tras la paralización del primer intento por las tensiones surgidas, se va a encargar otro. En ambos casos, pues, se está pendiente de que el Ministerio de Medio Ambiente destine las correspondientes partidas económicas. Desde CHE se ve como solución al conflicto la constitución de una comunidad de usuarios para el reparto del agua puesto que permitiría compensar las nuevas demandas con antiguas concesiones que no se explotan.

El punto de vista de los agricultores es bien diferente. Alcaldes y responsables sindicales consultados coinciden en que la situación actual viene heredada, que existe mucha demagogia política y que se desconfía de la administración regional, siempre poco generosa a la hora de compensar las limitaciones en la agricultura y ganadería. El PORN que se retiró era considerado inviable y se culpa a la propia DGA de no haber sabido cortar a tiempo los rumores y el malestar creado en la comarca por el documento. Un PORN aceptable será aquél que no cuestione la propiedad privada, que compense justamente las limitaciones a la producción agropecuaria y establezca la voluntariedad para abandonar las prácticas agrícolas intensivas. Pero, desde luego, en la zona se piensa que la laguna se conserva en buen estado, que el acuífero no se halla sobreexplotado y se reitera que es innecesario aumentar la protección de que goza la laguna.

LA LAGUNA

La laguna de Gallocanta ocupa el fondo de una extensa cuenca endorreica originada por el  hundimiento tectónico de un sector del Sistema Ibérico. Se encuentra situada a 1.000m de altitud, a caballo de las provincias de Teruel y Zaragoza. La laguna ocupa 1.400ha, de las 53.600ha de toda la cubeta. Sus aguas, someras, son salinas y el nivel de las mismas fluctúa periódicamente en ciclos de varios años,  por lo que algunos veranos permanece seca y cubierta por una costra de sal. Su mineralización depende la disponibilidad hídrica, siendo menor cuanto mayor es su volumen de agua. Su salinidad puede oscilar desde aguas hiposalinas 3-20 mg/l hasta más de 100mg/l.

Gallocanta está considerada como la laguna natural más grande de España. Sus aguas provienen de las escorrentías superficiales, de ramblas y regueras,  y de las surgencias o afloramientos denominados ojos. Es una de las zonas húmedas más importantes de la Península Ibérica y de Europa por las comunidades biológicas que alberga, tanto  vegetales como animales, especialmente en épocas de migración de aves.

Flora

El vaso de la laguna de Gallocanta se extiende sobre unas 1.400ha y sus aguas pueden alcanzar una profundidad máxima de 2m.  Este espacio natural es considerado de importancia internacional por el interés de su flora, tanto por las comunidades vegetales ligadas  al agua como por las comunidades litorales, las cuales se disponen en bandas concéntricas según el grado de encharcamiento y salinidad.

Así, en las aguas libres se desarrollan  extensas praderas subacuáticas de macrófitos de Lamprothamnium papulosum y Chara galoides, algas filamentosas enraizadas en el fondo. En las playas de limos salinos se instala la vegetación anual pionera de Salicornia ramosisima, Microcnemum coralloides y Suaeda sp. Conforme nos alejamos de la orilla aparecen los pastizales salinos de Juncus maritimus y praderas donde se encuentran especies endémicas protegidas como Lythrum flexuosum, Puccinellia pungens, Scorzonera parviflora y Limonium costae. En los regueros y manaderos de agua dulce se desarrollan, además, los típicos carrizos (Phragmites australis) y aneas o espadañas (Thypa sp.).

Estas bandas de vegetación son de importancia capital para la laguna ya que impiden el aterramiento de la misma al retener los suelos y sirven de filtro  de las aguas de escorrentía. Tradicionalmente las praderas han sido pastadas por los ganados y son zonas cruciales de nidificación y alimentación de aves, especialmente limícolas. Pero actualmente la apertura indiscriminada de pozos y zanjas de drenaje y la roturación de las praderas naturales están poniendo en peligro el futuro de estas formaciones y de la propia laguna. Precisamente el avance del PORN, rechazado en mayo, propugnaba recuperar los prados naturales, desincentivando los cultivos  en las márgenes de la laguna, y estabilizar las extracciones de agua del acuífero, estimadas actualmente en 0,8hm3 al año.

Fauna

La diversidad vegetal de Gallocanta favorece una impresionante variedad faunística, siendo las aves el grupo más llamativo. No obstante, sólo de vertebrados se han inventariado en la cuenca de Gallocanta 258 especies.

La especie más emblemática de Gallocanta es la grulla (Grus grus) ya que decenas de miles de estas aves recalan en la laguna durante unas pocas semanas en sus viajes migratorios entre el norte de Europa y los encinares extremeños y andaluces. Esto sucede en dos épocas bien determinadas, hacia el mes de noviembre, en la migración hacia el sur, y a finales de febrero en el viaje prenupcial hacia el norte. La concentración de estas aves ocasiona daños en los sembrados, lo que genera tensiones con los agricultores. Durante los días que los bandos de grullas permanecen en la comarca, su puntual llegada masiva a la laguna, al anochecer, constituye uno de los más impresionantes espectáculos sonoros y visuales de la naturaleza.

Un grupo de aves muy importante en la laguna es el de los patos buceadores como los porrones comunes (Aythya ferina) y los patos colorados (Netta rufina) que encuentran su alimento en las praderas acuáticas de las aguas libres. En los buenos años miles de estos ánades se concentran en Gallocanta, junto con patos de superficie como ánades silbones (Anas strepera), ánades reales (Anas platyrhynchos) y  patos cuchara (Anas clypeata).

El estudio del zooplancton de Gallocanta muestra el dominio de especies propias de ambientes limnológicos de carácter fluctuante. Algunas especies son de elevado interés limnológico, como es el caso del crustáceo Branchinella spinosa (Milne-Edwards, 1840). Se trata de un branquiópodo perteneciente al orden Anostraca que en Iberia aparece en lagunas endorreicas de aguas saladas  de Monegros, La Mancha y Bajo Guadalquivir. La forma que se describe en Fauna Ibérica está recolectada, precisamente, en Gallocanta.

Además de la laguna de Gallocanta, en la cuenca endorreica se encuentran numerosas lagunillas y navajos,  entre las que hay que destacar algunas lagunas notables: la de La Zaida, que sólo se inunda en los años más lluviosos, y  las de Guialguerrero y de La Dehesa, de aguas permanentes. Su valor radica en las interesantes especies que se hallan en el plancton y bentos.

Así, la laguna de La Zaida es la única localidad en la Península Ibérica de donde se conoce el crustáceo Cyzicus tetracerus (Krynicki, 1830), especie de distribución paleártica. Se trata de un branquiópodo de hasta 11mm de longitud máxima, perteneciente al orden Spinicaudata y también la descripción que se hace en Fauna Ibérica se basa en ejemplares de La Zaida. Otras interesantes especies que alberga esta laguna son Triops cancriformis (Lamarck, 1801) y Lepidurus apus (Linnaeus, 1758). En ambos casos se trata de branquiópodos pertenecientes al orden Notostraca, de distribución paleártica.


BIBLIOGRAFIA

ALONSO, M (1996) Crustacea, Branchiopoda. En: Fauna Ibérica, vol. 7. RAMOS, M. A. et al. (Eds.).

ASSO, I. (1798) Historia de la economía política de Aragón.

COMÍN, F. A., JULIÀ, R. & COMÍN, P. (1991) Fluctuations, the key aspect for the ecological interpretation of saline lake ecosystems. Oecologia aquatica, 10: 127-135.

COMÍN, F. A. (1994) Humedales, el signo del progreso. En: Investigación y Ciencia, 210: 13.

COMIN SEBASTIAN, F. (1997) Hacia una integración de la conservación de los humedales en el desarrollo del medio rural. En: Xiloca, 20: 241-253.

DE JAIME LORÉN, CH. (1994) Los conflictos con las grullas eclipsan los otros problemas de Gallocanta. En: Quercus, 99: 48-49.

ECAS (1998) Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de la Zona de Especial Protección para las Aves de la laguna de Gallocanta.