Naturaleza de Aragón > Historia natural
Naturaleza

de Aragón

BOTÁNICA. Los grupos taxonómicos vegetales. Rizofitas o Cormofitas. Fanerogamas. Angiospermas.
icono Historia Natural.

SUBREINO SEGUNDO. RIZOFITAS O CORMOFITAS.

TIPO V. FANERÓGAMAS.

SUB TIPO II. Angiospermas.

Su carácter distintivo es el de tener los óvulos, y por tanto las semillas, encerrados en ovarios. Poseen, además, estilo, o por lo menos estigma. Las flores suelen tener periantio; el protalo femenino está reducido a pocas células y los arquegonios reducidos al complejo oosfera-sinérgidas. Las semillas carecen de endospermo. Este inmenso grupo de plantas comprende casi totalidad de las fanerógamas. Se divide en dos clases.

CLASE I. Dicotiledóneas

Son las fanerógamas más numerosas. Su carácter distintivo es el tener el embrión con dos cotiledones (fig. 588). Hojas variadísimas, pero no paralelinervias. Ramificación en general rica. Flores muy diversas, generalmente pentámeras o tetrámeras, rarísima vez trímeras. Anatómicamente es característico de las dicotiledóneas el tener los haces líberoleñosos del tallo dispuestos en círculo dentro de un endodermo (fig. 4.18) y el poseer un crecimiento en espesor mediante un cámbium (fig. 418). Se distinguen dos subclases: Arquiclamídeas y Metaclamídeas. Estas últimas son gamopétalas; las primeras son en general dialipétalas, pero muchas de ellas son apétalas y aun aclamídeas por reducción.
(*) (Antes solían dividirse las Dicotiledóneas en tres subclases: Apétalas –desprovistas de corola o de periantio-, Dialipétalas y Gamopétalas; pero desde que se ha visto que las Apétalas representan en muchos casos –quizás en todos- formas reducidas de dialipétalas y aun de gamopétalas, esta clasificación ha sido abandonada.)

---.
Figura 588. ---.

Subclase 1ª ARQUICLAMÍDEAS

Flores desnudas, homoclamídeas o heteroclamídeas dialipétalas, a veces apétalas. Estudiaremos algunas de las principales familias.

1. Urticáceas. Flores regulares apétalas, generalmente unisexuales, de ovario súpero monocarpelar y fruto en aquenio. Estambres explosivos. La mayoría son hierbas que frecuentemente tienen pelos urticantes.

Comprende las ortigas (Urtiga úrens, dioica, etc.), la parietaria y el ramio u ortiga textil de China.

Familias afines. Se reúnen con las Urticáceas en el Orden Urticales las siguientes familias apétalas: ULMÁCEAS, con el olmo o negrillo (Ulmus campestris). MORÁCEAS, que comprende árboles o arbustos laticíferos con notables infrutescencias. Se cultivan como frutales en moral (Morus nigra), cuyas sorosis son las moras (fig. 575); la higuera (Ficus cárica), cuyos siconos son los higos y las brevas, y el árbol del pan (Arctocarpus incisa), importante planta alimenticia de los trópicos. Son útiles por su látex el árbol de la leche (Galactodendron útile) de Venezuela, y las higueras caucheras tropicales (Ficus elástica, etc.). Las hojas de la morera (Murus alba) sirven para alimentar los gusanos de seda. – CANNABINÁCEAS, hierbas dioicas, como el cáñamo (Cánnabis sativa), textil y de semillas oleaginosas (cañamones), y el lúpulo (Húmulus lúpulus).

2. Cupuliferas. Plantas leñosas de flores regulares apétalas monoicas e inferováricas dispuestas en amentos (fig. 589, A). Las flores femeninas (D-E) tienen un ovario tricarpelar trilocular en el cual sólo madura un ovario para dar un fruto en aquenio (H). Es característico de la familia – y a ello alude el nombre – que los aquenios, aisladamente o en grupos (C-F), están rodeados de una cúpula formada por brácteas acrescentes. Semillas muy grandes sin albumen, pero con gruesos cotiledones (fig. 589, G y 565, B).

---.
Figura 589. ---.

Pertenece a esta familia el roble (Quercus róbur), la encina (Q. ilex), el alcornoque (Q. súber), el castaño (Castánea sativa) y el haya (Fagus silvática), útiles por su madera y por sus frutos (bellotas, castañas y hayucos o favucos), y en el caso del alcornoque, por su corcho.

Familias afines. Se reúnen con las Cupulíferas bajo el nombre de Amentifloras, por tener las flores en aumentos, las BETULÁCEAS, a la cual pertenece el avellano (Córylus avellana), de fruto aquenio; las YUGLANDÁCEAS, a las que corresponde el nogal (Yuglans regia), de fruto drupa y cotiledones oleaginosos comestibles, y las SALICÁCEAS, (fig. 548), que comprende el sauce (Salix alba), la mimbrera (S. frágilis), el sause llorón (S. babilónica), el chopo o álamo negro (Pópulus nigra), el álamo blanco (P. alba) y7 el álamo temblón (P. trémula).

3. Cariofiláceas. Flores regulares, con cáliz y corola pentámeros (o tentámeros), androceo de 10 (u 8) estambres y gineceo de 2 – 5 carpelos gamocarpos con estilos libres. Ovario súpero pseudounilocular, de placentación central. Fruto caja. Plantas herbáceas de tallos nudosos y hojas opuestas. Comprende los claveles (Diantus caryophillus), de vistosa corola, y una serie de hierbas de corola más o menos reducida que a veces incluso falta por aborto.

Familias afines. Forman con las Cariofiláceas el Orden de las Centroespermeas por tener placentación central, una porción de familias, las más importantes de las cuales son las QUENOPODIÁCEAS y las NICTAGINÁCEAS, ambas apétalas. A las primeras pertenecen la espinaca (Spinacia oleracea), la acelga (Beta vulgaris v. cicla), la remolacha (B. vulgaris v. rapa) y las llamadas plantas barrilleras, que son crasas, viven el las marismas y contienen sosa. Las Nictagináceas son plantas tropicales de periantio corolino, como el dondiego de noche (Mirábilis jalapa), de México (fig. 30), y la Bougainvillia, ambas muy cultivadas en Europa como ornamentales.

---.
Figura 590. ---.

4. Crucíferas. Flores regulares superováricas de tipo dímero según la siguiente fórmula: S2 + 2, P4, E2 + C (2). Los cuatro pétalos, en cruz (corola cruciforme). Los dos estambres interiores, desdoblados y más largos que los exteriores (androceo tetradínamo). El ovario pseudobilocular por formarse un falso tabique entre las dos placentas parietales. Fruto en silicua o silícula (fig. 569). Inflorescencia en racimos. Hierbas de hojas esparcidas. (Detalles en fig. 590).

Familias afines. (Orden Readales). PAPAVERÁCEAS. Hierbas laticíferas con dos S caducos, cuatro P grandes, E y ovario súpero. Entre ellas se encuentra la amapola (Papaver rheas) y la adormidera (P. sonniferum), de cuyos frutos se extrae el látex, que es muy rico en alcaloides y que, desecado, constituye el opio.
CAPARIDÁCEAS. A ellas pertenece el Capparis spinosa, cuyos capullos son las alcaparras.

5. Ranunculáceas. Flores hermafroditas superováricas de periantio dialífilo, estambres y gineceo dialicarpelar (fig. 591). El periantio puede ser doble o sencillo y en este caso calicino o más generalmente corolino. Fruto polifolículo o poliaquenio (fig. 591 b). La mayoría son hierbas y muchas de ellas venenosas y medicinales.

---.
Figura 591. ---.

A esta categoría pertenece el aléboro (Helléborus viridis) y el acónito (Aconitum napellus). Son ornamentales peonías (Peonia officinalis), las aquilegias (Aquilejia vulgaris) y las esquelas de caballero (Delphinum consólida), esta última zigomorfa. Son espontáneas los botones de oro (Ranúnculus sp.) de los bosques (fig. 591) y el ranúnculo acuático (R. aquatilis).

Familias afines. Con las Ranunculáceas y otras familias parecidas se forma el Orden Policárpicas. Las más importantes son: NINFÁCEAS, plantas acuáticas de hojas grandes y flotantes, como el nenúfar blanco (Nymphaea alba, fig. 536), el amarillo (Nuphar lútea) y la Victoria regia, de América del Sur, cuyas hojas tienen más de un metro de diámetro. – MAGNOLIÁCEAS, entre las que se encuentra el magnolio (Magnolia sp.)- LAURÁCEAS, a las que pertenece el laurel (Laurus nóbilis) de Europa, el aguacate (Persea gratísima) de América tropical; el alcanforero (Cinnamomum camphora) de China y Japón y el canelero (C. zeylánicum) del Asia meridional.

6. Malváceas. Flores completas, regulares y superováricas (fig. 592), con 5S soldados protegidos por un calículo; 5P solados entre sí y al androceo en la base; 5E ramificados imitando 8 soldados por los filamentos en un tubo coronado por una porción de anteras (fig. 540); 3- 8 carpelos gamocarpos; fruto en general esquizocarpo de aquenios (fig. 571). La mayoría son hierbas de hojas esparcidas, con estípulas y cubiertas de pelos estrellados.

Las principales son: la malva (Malva sylvestris) de flores sudoríficas; el malvavisco (Althea officinalis) de raíz pectoral; los algodoneros (Gossypium herbaceum y G. arboreaum) asiáticos y cultivados por la borra (algodón) que recubre sus semillas (fig. 578), y el boabad (Adansonia digitada) de África, que es uno de los árboles más corpulentos (fig. 19).

---.
Figura 592. ---.

Familias afines. Forman con las Malváceas el Orden Malvales, las familias TILIÁCEAS y ESTERCULIÁCEAS, a la primera de las cuales pertenecen los tilos (Tilia platyphila y otras), y a la segunda, toda ella tropical, el cacao o cacaotero (Theobroma cacao) de Ámerica, de cuyas semillas se extrae el cacao, y la cola (Cola acuminata) del África oriental, cuyas semillas (nueces de cola) son estimulantes por la cafeína que contienen.

7. Geraniáceas. Hierbas de hojas estipuladas cuyas flores, superováricas y generalmente regulares (fig. 593), tienen la siguiente constitución: S5, P5, E5 + 5, C (5). El fruto es un polaquenio característico (fig. 569) cada uno de cuyos aquenios presenta un prolongamiento que se arrolla higroscópicamente en espiral a la madurez.

Son hierbas espontáneas los Geranium y Erodium, que tienen flores regulares y cuyos arquenios se llaman relojes y alfileres. Se cultivan con el nombre de geranios y ciertos Pelargonium del Cabo. Estos tienen flores algo zigomorfas.

Familias afines. Son parecidas a las Geraniáceas las OXALIDÁCEAS, entre las que se encuentran las acederas (Oxalis acetosella); las LINÁCEAS, a las que pertenece el lino (Linum usitatissimum), que es la planta textil y oleaginosa por sus semillas (linaza), y las ERITROXILÁCEAS, notables por pertenecer a ellas la coca (Erythroxylon coca) del Perú, cuyas hojas contienen cocaína.

8. Rutáceas. Flores de constitución parecida a las de las geraniáceas, pero con una anillo nectarífero situado entre el androceo y el gineceo (figs. 544 y 594 B). En las hojas, generalmente compuestas, poseen lagunas secretoras de aceites esenciales, visibles como puntos al trasluz.

---.
Figura 593. ---.

---.
Figura 594. ---.

Pertenecen a esta familia la ruda (Ruta graveolens), que es dialicarpelar (fig. 544) y los naranjos y limoneros (Subfamilia AURANCIOIDEAS fig. 594), de gineceo gamocarpelar formado por 8-10 carpelos; estambres escindidos agrupados en varios haces (androceo poliadelfo) (B), y fruto en hesperidio (baya de epicarpo coriáceo y endocarpo jugoso). Las hojas están reducidas al foliolo terminal, pero tienen el peciolo alado (A). Las principales son: el naranjo dulce (Citrus aurantium), el agrio (C. nobilis), el limonero (C. limonum) y la bergamota (C. bergamia). De los pétalos de los naranjos se extrae la esencia de azahar o nerolí, y del epicarpio de la bergamota la esencia de ese nombre.

9. Euforbiáceas. Flores reducidas, unisexuales, en general apétalas, a veces, desnudas. Ovario súpero trilocular. Plantas en general laticíferas propias de los países tropicales.

---.
Figura 595. ---.

Son brasileñas y se cultivan en todos los países cálidos, la Hevea brasilensis, que es una excelente cauchera, y la mandioca (Manihot utilíssima), de cuyas raíces adventicias se beneficia la tapioca. Entre nosotros se cultiva el ricino (Ricinus communis) para extraer el famoso aceite de sus semillas. Son malsanas hierbas de nuestros campos las lechetreznas o lecheruelas (diferentes especies de Euphorbia), llamadas así por el látex que sezuman cuando se las corta. En este género hay muchas especies de aspecto de candelabro, es decir, crasas y sin hojas, en las estepas y sabanas africanas, y en las Canarias (fig. 595).

---.
Figura 596. ---.

10. Vitáceas o Ampelidáceas. Flores (fig. 596) superováricas pentámeras o tetrámeras de pétalos verdosos y caducos, ovario bilocular y fruto en baya. A esta familia pertenece la vid (Vitis vinifera) y otros arbustos tropicales y subtropicales de hojas palmadas que trepan con zarcillos rameales.

Afines son las ILICÁCEAS, a las que pertenece nuestro acebo (Ilex aquifolium) y el mate, hierba-mate o té del Paraguay (I. paraguayensis).

11. Violáceas. Flores superováricas formada de 5 sépalos, 5 pétalos, 5 estambres y 3 carpelos abiertos que forman un ovario unilocular con 3 placentas parietales. Fruto, cápsula loculicida (figs. 569 y 570).

Las especies indígenas (violeta, Viola odorata, y pensamiento, V. tricolor) son zigomorfas, con el pétalo anterior prolongado en un espolón, en el que se alojan sendos apéndices nectaríferos de los dos estambres anteriores.

Familias afines. Las violáceas pertenecen en el Orden Cistales o Parietales (plantas en general de placentación parietal). Forman también en él las siguientes: CISTÁCEAS, que comprende las jaras (Cistus sp.); las TEÁCEAS, con el arbusto de té (Thea o Camellia japonia); las BEGONIÁCEAS, con las begonias (fig. 547); las DROSERÁCEAS, NEPENTÁCEAS y SARRACENIÁCEAS, que son insectívoras y algunas otras.

---.
Figura 597. ---.

12. Leguminosas. Flores completas, pentámeras y superováricas con 10 o 0 8 estambres y un solo carpelo. (fig. 597 D) que da un fruto de legumbre (fig. 567). Hojas casi siempre compuestas y estipuladas. Comprende unas 12,000 especies distribuidas en tres subfamilias, que en algunos elevan a familias, a saber: Papilionáceas, Cesalpiniáceas y Mimosáceas.

Las PAPILIONÁCEAS son las más importantes. Se caracterizan (fig. 597) por sus flores zigomorfas de corola amariposada integrada en un pétalo posterior o estandarte (e), dos laterales, o alas (a) y dos posteriores (c) que juntos forman la quilla. El estandarte es exterior y la quilla interior. Poseen 10 estambres (C) soldados por filamentos alrededor del gineceo en un haz (estambres monadelfos) o el posterior libre (estambres diadelfos). Semillas (G) sin albumen; embrión con gruesos cotiledones. (Diagrama floral, fig. 598)

---.
Figura 598. ---.

Se cultivan, por sus semillas, el garbanzo (Cicer arietínum); el haba (Faba vulgaris); la alubia, habichuela, judía o fríjol (Phaséolus vulgaris); el guisante (Pisum sativum); la lenteja (Lens sculenta), y el cacahuete (Arachis hipogea), planta sudamericana cuyas flores fructifican enterradas. Son forrajeras la alfalfa (Medicago sativa) y el trébol (Trifólium pratense, etc.). Se cultivan como ornamentales el guisante de olor (Láthirus odoratus) y la falsa acacia (Robinia pseudoacacia), procede de Norteamérica. Finalmente, son espontáneas en la Península las retamas y piornos (Retama, Genista, Spartium, etc.), la aliaga o argelada (Genista scorpius) y el tojo o escajo (Ulex europaeus).

Las CESALPINIÁCEAS difieren de las anteriores principalmente por que su corola es pseudoamariposada (el estandarte es interior, la quilla exterior, fig. 599). Entre sus especies se cuentan el algarrobo o garrofero (Ceratonia siliquia), el árbol del amor o de Judea (Cercis siliquastrum) y la acacia de tres espinas (Gledistschia).

Las MIMOSÁCEAS son leguminosas tropicales y subtropicales, leñosas, de flores regulares y estambres numerosos y libres.

Entre ellas destacan: la sensitiva (Mimosa pudica) de América, y las verdaderas acacias (Acacia), entre las cuales hay muchas australianas con las hojas convertidas en filodios (fig. 600). De la Acacia arábica se obtiene la goma arábiga.

13. Rosáceas. Flores (fig. 601) completas y regulares, con 5S, 5P, 8 E y un número variable (1 a 8) de carpelos libres en los ovarios semiínferos o ínferos. En este último caso el gineceo resulta aparentemente gamocarpelar (fig. 602 D). Hojas esparcidas, con estípulas. Distinguiremos tres Subfamilias que, al igual que en el caso de las Leguminosas, hay quien eleva a la categoría de familias, a saber: Rosoideas, Prunoideas y Pomoideas.

Las ROSOIDEAS son de ovario semiífero y tiene 8 carpelos libres sobre un receptáculo convexo (fig. 602 B) o cóncavo (fig. 602 C), que interviene en la formación del fruto (figs. 572 y 573).

---.
Figura 601. ---.

---.
Figura 602. ---.

A ellas pertenecen el fresal (Fragaria vesca), cuyo fruto es un eterio de aquenios (fig. 572), el frambueso y la zarzamora (Rubus idaeus y R. sp.), cuyos eterios son polidrupas, y los rosales silvestres (Rosa canina) y común (R. centifolia), cuyos frutos son cinorrodones (fig. 572). Los numerosos pétales del rosal común son estambres hechos petaloideos (fig. 549).

Las PRUNOIDEAS son monocarpelares (fig. 602 A) de fruto en drupa.

Las más conocidas son: el ciruelo (Prunus doméstica), el albaricoquero (P. armeniaca), el melocotonero (P. pérsica), el cerezo (P. cerasus), el guindo (P. avium) y el almendro (P. amigdalus = Amigdalus communis).

Las POMOIDEAS son inferováricas (fig. 602 D), con unos cinco carpelos englobados en el tálamo floral y fruto en pomo (baya de endocarpo cartilaginoso coronado de los sépalos) (fig. 603).

Se serian aquí el majuelo o espino albar (Crataegus oxyacantha), el nisperero (Mespilus germánica), el membrillero (Cydonia vulgaris, fig. 603), el peral (Pirus communis) y el manzano (P. malus = Malus communis).

---.
Figura 603. ---.

Familias afines. Cerca de las rosáceas, formando el orden de los Rosales, se sitúan: las CRASULÁCEAS, de hojas crasas adaptadas a vivir sobre rocas peladas; las SAXIFRAGÁCEAS, a las cuales pertenece la hortensia (Hydrángea hortensis), de sépalos vistosos, y las PLATANÁCEAS, que comprenden los plátanos de sombra (Plátanus orientalis).

14. Cactáceas. Comprende unas 1,500 especies xerófilas de la América tropical, con tallos suculentos, hojas escamosas caedizas y yemas axilares convertidas en manojitos de espinas (figs. 461, 462 y 479). Flores con 8 S, P y E y ovario ínfero. Fruto baya con 8 semillas.

Merecen mención: la chumbera (Opuntia ficus-indica), connaturalizada en la región mediterránea, y los Cactus, Cereus y otra porción de curiosas plantas mejicanas hoy día difundidas por todo el mundo como ornamentales.

15. Mirtáceas. Flores inferováricas con cáliz y corola pentámeros o tetrámeros y en general son numerosos estambres. Hojas aromáticas gracias a glándulas esenciales visibles al trasluz. Todas son leñosas y de follaje perenne.

En Europa sólo es espontáneo el mirto (Myrtus communis); de las Molucas es el árbol del clavo (Eugenia caryophyllata), así llamado por la forma de sus capullos; en América tropical se cultiva el guayabo (Psidium guayava var, pomífera); finalmente, en Australia viven variados Eucaliptus. El E. glóbulus se ha difundido por todos los países templados.

Afín a las Mirtáceas es la familia de las PUNICÁCEAS, que difiere principalmente por carecer de glándulas esenciales. Sólo comprende dos especies. La principal es el granado, de cuyos frutos se come el carnoso tegumento de las semillas.

16. Umbelíferas. Flores (fig. 604) completas, inferováricas, de fórmula S5, P5, E5 C (2c); fruto en diaquenio (fig. 5691) e inflorescencia en umbela. La mayoría son hierbas de tallos fistulosos con hojas esparcidas, grandes, de vaina muy desarrollada y limbo en general pinnadopartido. En el tallo, raíz y pericarpo poseen canales de esencias que las hacen muy aromáticas.

---.
Figura 604. ---.

Merecen mención: la zanahoria (Daucus corotta), el perejil (Petroselunum sativum), el apio (Apium graveolens), el hinojo (Foeniculum vulgare), el anís (Pimpinella anisum), la cicuta (Conium maculatum), que puede confundirse con el perejil, y el cardo corredor (Eryngium campestre), cuya umbela es de flores sentadas y parece una cabezuela.

Afín a esta familia es la de HEDERÁCEAS, que en Europa está representada por la hiedra (edera helix), trepadora por sus raíces adventicias. (fig. 581).

Subclase 2ª METACLAMÍDEAS

Flores siempre cíclicas y típicamente pentámeras, de corola gamopétala y de estambres generalmente insertos en ella (fig. 538). Dos grupos.

Grupo 1.º Pentacíclicas.

Flores con dos verticilos de estambres (androceo diplostémono); por tanto, co cinco ciclos o verticilos de piezas florales (fig. 605). Cuando solamente hay un verticilo de estambres es el que tiene los estambres superpuestos a los pétalos (fig. 606), al revés de lo que ocurre en las demás flores, en las cuales alternan lo estambres con los pétalos. Gineceo con tantos carpelos como pétalos.

---.
Figura 605. ---.

1. Ericáceas. Flores regulares pentámeras o tetrámeras, de ovario súpero y estambres diplostémonos no soldados a la corola (fig. 605). Arbustos o semiarbustos de follaje coriáceo perenne, como los brezos (Erica sp.) y el modroño o alborto (Arbutus unedo).

Parecidas son las VACCINIÁCEAS, de ovario ínfero, como el arádano o mirtilo (Vaccinum myrtillus).

2. Primuláceas. Flores regulares superováricas pentámeras en todos sus verticilos, con 5 estambres epipétalos soldados a la corola y un ovario unilocular con placentación central (fig. 606). Fruto capsular.

---.
Figura 606. ---.

Todas son herbáceas, como la primavera o flor de San José (Primula officinallis) y los murajes (Anagallis arvensis), cuya cápsula es un pixidio (fig. 597).

Grupo 2.º Tetracíclicas.

Flores con un solo verticilo estaminal alternipétalo e inserto sobre la corola; por tanto, con cuatro ciclos o verticilos de piezas florales. Ovario frecuentemente bicarpelar (fig. 608). Dos secciones.

Sec. 1ª TETRACÍCLICAS SUPEROVÁRICAS.

Flores gamopétalas con un solo verticilo de estambres y ovario súpero.

3. Convolvuláceas. Flores regulares pentámeras, de ovario bicarpelar bilocular con 1-2 óvulos en cada cámara. En su mayoría son plantas volubles y laticíferas.

A ella pertenece la corregüela (Convólvulus arvensis), la batata o boniato (Ipomoea batatas = Batatas edulis) y la jalapa (I. purga), ambas mejicanas y utilizadas por sus raíces tuberosas, comestibles las de la primera, purgantes las de la segunda, y las llamadas cabellos de Venus o barbas de capuchino, que son las especies del género Cuscuta, notable planta parásita desprovista de hojas y de clorofila (fig. 607).

---.
Figura 607. ---.

---.
Figura 608. ---.

4. Solanáceas. Flores (fig. 608) regulares con 5 estambres y ovario bilocular con 8 óvulos. Fruto baya o caja (fig. 568). La mayoría son herbáceas y viven en las regiones tropicales y en las extratropicales de América. Muchas tienen alcaloides.

Las más importantes son la patata (Solanum tuberosum) de América del Sur, cultivada por sus tubérculos, y el tabaco (Nicotiana tabacum), también americana, cuyas hojas contienen el alcaloide nicotina. En segundo término están la berenjena (Solanum melongena), de Asia; el tomate (Lycopersicum esculentum), de América, y el pimiento (Cápsicum annuum), también americana, cultivadas por sus frutos. Finalmente citaremos la belladona (Atropa belladona), el estramonio (Détura stramonium) (fig. 568) y el beleño (Hyoscíamus niger), que son venenosas y medicinales por los alcaloides que contienen (atropina = daturina, e hiosciamina).

5. Escrofulariáceas. Son próximas parientas de las Solanáceas, de las que difieren por la patente zigomorfía de sus flores (fig. 610), acusada no solo en la corola, sino en el androceo, en la mayoría de las cuales falta por aborto el estambre posterior mientras de los cuatro restantes dos se hacen más cortos (androceo didínamo) e incluso también abortan (fig. 609). Fruto capsular.

---.
Figura 609. ---.

Las más importantes son la digital (Digitalis purpúrea) así llamada por la forma de dedo de guante de sus flores cabizbajas, y la boca de dragón (Antirrhinum majus), cuyas bellas flores tienen corola personada, es decir bilabiada, pero con el labio inferior provisto de una invaginación que obtura la garganta (fig. 610). Ambas son espontáneas. Las hojas de la primera contienen el alcaloide digitalina, que actúa sobre el corazón. La segunda se cultiva como ornamental.

Próximas a las escrofulariáceas son las OROBANCÁCEAS, notables plantas parásitas radicales desprovistas de clorofila (fig. 611). A ellas pertenecen los jopos o cirineos (Orobanche sp.) que causan tantos daños a los campos de leguminosas.

---.
Figura 610. ---.

---.
Figura 611. ---.

6. Borragináceas. Flores regulares de constitución (fig. 612 A, D) semejantes a las de las Convolvuláceas de las que difieren por su ovario y por su fruto. El ovario, al principio bilocular, se divide por un falso tabique en cuatro cámaras monoovuladas (A) que dejan en medio el estilo (estilo ginobásico) (B, C, E, F). El fruto (F) resulta un tetraquemio. La corola suele llevar escamas en la garganta (e en D). Inflorescencias escorpioideas. Hojas y tallos pelosos.

---.
Figura 612. ---.

---.
Figura 613. ---.

Merecen mención la borraja (Borrago officinalis), el Myosotis o <>, el heliotropo (Heliotropium peruvianum) y la viperina o vivorera (Echium vulgare), que es algo zigomorfa.

7. Labiadas. Difieren de las anteriores por su corola zigomorfa bilabiada (fig. 613, C), por carecer del estambre posterior mientras los cuatro restantes se hacen didínamos como en las escrofulariáceas (figs. 613 y 614 D) y por tener el tallo tetrágono y las hojas opuestas. El ovario y el fruto (figs. 614 y 613 G, H, I) son idénticos a los de las Borragináceas. La mayoría son hierbas aromáticas gracias a sus pelos esenciales.

He aquí los nombres de las más comunes: romero (Rosmarinus officialis), tomillo (Thimus vulgaris, fig. 613), orégano (Origanum vulgare), mejorana o almoradux (O. majorana), menta (Mentha piperita), hierbabuena (M. sativa), espliego o alhucema (Lavándula vera), cantueso (L. stoechas), salvia real (Salvia officinalis) (fig. 575), albahaca fina (Ocimum minimum), ortiga muerta (Lamium purpureum).

Parecidas a las Libiadas por sus estambres didínamos, pero difiriendo principalmente por su estilo terminal, son las VERBENÁCEAS, a las que pertenecen la verbena (Verbena officinalis), indígena, y la hierba luisa (Aloysia citriodora), de Chile, pero muy cultivada en Europa por el grato olor de sus hojas.

---.
Figura 614. ---.

---.
Figura 615. ---.

8. Oleáceas. Árboles o arbustos de hojas opuestas y flores regulares tetrámeras, con dos estambres y un ovario súpero bilocular (fig. 615).

Comprende el olivo (Olea europea var. Sativa), de fruto en drupa: el acebuche, que es la variedad silvestre (O. europea var. Oleaster); el aligustre (Ligustrum vulgare); la lila (Syringa vulgaris), y los fresnos (Fraxinus ornus, excelsior y augustifolia), entre los cuales hay especies dialipétalas, apétalas y aun aclamídeas por educción.

Familias afines. JASMINÁCEAS (jazmín blanco, Jasminum officinale);
APOCINÁCEAS (adelfa o baladre, Nerium oleander; hierba doncella, Vinca major);
GENCIANÁCEAS (genciana mayor, Gentiana lutea).

Sección 2.º Tetracíclicas inferováricas.

Flores gomopétalas con un solo verticilo de estambres y ovario ínfero.

9. Rubiáceas. Plantas de hojas opuestas estipuladas; en las especies indígenas, aparentemente verticiladas por ser las estípulas iguales a las hojas. Flores regulares tetrámeras o pentámeras, de ovario ínfero bilocular y fruto variable.

En Europa viven espontáneas: el cuajaleche (Gálium verum) y la rubia (Rubia tinctorum), de cuyos órganos subterráneos se extraía el tinte rojo llamado alizarina. Son objeto de cultivo: la gardenia (Gardenia florida), oriunda de China y Japón; el cafeto (Coffea arábica), espontáneo en las montañas abisínicas, y los quinos (Cinchona officinalis y C. succirumbra), de loa Andes peruanos. Del cafeto se utilizan las semillas, que tienen cafeína, y de las quinas, sus cortezas, ricas en quinina y otros alcaloides.

10. Cucurbitáceas. Hierbas con hojas esparcidas que trepan mediante zarcillos. Flores (fig. 616) regulares, pentámeras y unisexuales. Las masculinas (A) con cinco estambres generalmente soldados imitando tres o uno solo. Las femeninas (C) con su ovario ínfero de gruesas placentas parietales (D). Fruto en pepónide (baya grande con fuerte pericarpio y placentas carnosas que a veces rellenan el interior) (sandía). La mayoría son de países cálidos.

---.
Figura 616. ---.

Merecen mención: la calabaza común (Cucúrbita pepo), de América; la calabaza vinatera o de San Roque (Lagenaria vulgaris), de los trópicos del antiguo Mundo; el melón (Cúcumis melo), también paleotrópica; el pepino (C. sativus), de la India; la sandía (Citrullus vulgaris), de África del Sur, y el cohomrillo amargo (Ecballium elaterium), indígena.

11. Compuesta. Se caracterizan por sus inflorescencias en cabezuelas (fig. 617) rodeadas de un involucro de brácteas que imitan a veces flores sencillas (margarita). Con frecuencia en la misma cabezuela hay flores hermafroditas, femeninas y estériles. Ovario ínfero bicarpelar monoovulado que da un fruto en aquenio (fig. 618, H, I). Cáliz reducido a escamitas o a una corona de pelos. (A, G, H, I) que se convierte en un vilano del respectivo aquenio. Corola pentámera según cuatro tipos: 1º tubulosa, es decir, regular con cinco pétalos (D, H); 2º bilabiada (sólo en especies exóticas); 3º ligulada quinquedentada, cuando la corola se hiende y todos los pétalos se rebaten formando una lengüeta de cinco dientes (A); 4º ligulada tridentada, cuando en una corola bilabiada aborta el labio superior mientras el inferior se transforma en lengüeta de tres dientes (C, G). Androceo de cinco estambres singenésicos (filamentos libres y anteras soldadas en tubo alrededor del estilo) (A, B), insertos sobre la corola. Estilo bífido (A, G, H, I).

---.
Figura 617. ---.

---.
Figura 618. ---.

La mayoría de las compuestas son hierbas de hojas sin estípulas. Se conocen cerca de 14,000 especies, lo que representa cerca de la décima parte de la total de las fanerógamas.

Las clasificaremos en cuatro grupos:
1º TUBULIFLORAS. Todas las flores hermafroditas y tubulosas. Ejemplos: alcachofa (Cynara scólymus), cardo comestible (C. cardúnculos), cardos borriquero (Carduus crispus), azulejo (Centaurea cyanus), ajenjo (Artemisia absinthium).
2º LABIATIFLORAS. Flores bilabiadas. Todas son de América del Sur.
3º RADIADAS. Flores del centro de la cabezuela, hermafroditas y tubulosas (fig. 618, H); flores de la periterie, femeninas y liguladas tridentadas (C). Ejemplos: margarita o bellorita (Bellis perennis), árnica (Arnica montana), piretro (Pyrethrum cynerariaefolium), manzanilla o camomila (Matricaria chamomilla), girasol (Helianthus annuus), dalia (Dahlia variabilis).
4º LIGULIFLORAS. Flores hermafroditas en língulas quinquedentales (fig. 618, A). La mayoría contienen látex. Ejemplos: amargón diente de león (Taráxacum dens-Leonis), achicoria (Chicorium intybus), lechuga (Láctuca sativa), escarola (L. scariola).

CLASE II. Monocotiledóneas

Embrión con un solo cotiledón (fig. 631). Hojas generalmente paralelinervias y alternas. Ramificación muy pobre o nula. Flores en general trímeras (figs. 619 a 621). Anatómicamente difieren de las dicotiledóneas por sus haces liberoleñosos esparcidos (fig. 416 y por carecer de endodermo y cámbium.

---.
Figuras 619 , 620 y 621.

1. Liliáceas. Es la familia tipo de las monocotiledóneas. Flores trimeras perfectas (fig. 619): 3 + 3 tépalos generalmente corolineos y libres, 3 + 3 estambres y tres carpelos cerrados con ovario trilocular súpero. Fruto caja o baya. Plantas frecuentemente herbáceas bianuales o perennes con bulbos o rizonas.

---.
Figura 622. ---.

Entre sus numerosas especies citaremos las siguientes: la azucena (Limium cándidum), el tulipán (Tulipa gesneriana), el jacinto (Hiacinthus orientalis), la cebolla (Allium cepa), el ajo (A. sativum), los áloes (Aloë vera) (fig. 623) de África, el lino de Nueva Zelanda (Phormium tenax), la zarzaparrilla (Smilax áspera), la esparraguera (Asparagus officinalis), el brusco (Ruscus aculeatus) (fig. 460), la yuca (Yucca gloriosa) de América y el drago o dragonero (Dracaena draco) (fig. 622) de Canarias. Estas dos últimas son especies arbóreas, a veces de enormes dimensiones. La esparraguera y el brusco tienen hojas reducidas a escamas o abortadas, pero en su lugar se desarrollan filocladios.

---.
Figura 623. ---.

---.
Figura 624. ---.

2. Amarilidáceas. Difieren de las Liliáceas por su ovario ínfero. Algunas son zigomorfas. Merecen mención el narciso (Narcisus pseudo-Narcisus) y la pita (Agave americana), connaturalizada en la región mediterránea y de la que en Méjico, su patria, se extrae la bebida fermentada llamada pulque.

3. Iridáceas. Difieren de las Amarilidáceas por no tener más que tres estambres (fig. 620). Entre ellas tenemos el lirio (Iris germánica), de flores actinomorfas, y la espadilla (Gladiolus segetum), de flores zigomorfas, ambas ornamentales, y el azafrán (Croccus sativus) (fig. 624), cuyos estilos son tintóreos.

4. Juncáceas. Se diferencian de las Liliáceas por su periantio calicino. Pertenecen a ellas los juncos propiamente dichos (Juncus effusus).

5. Bromeliáceas. Se distinguen de las demás familias por su periantio diferenciado en cáliz y corola. A ellas pertenecen numerosas epifitas tropicales y las ananás conocidas con el nombre de piña de América (Ananas sativus) cultivadas por sus estimadas sorosis (fig. 590).

6. Orquídeas. Se pueden derivar de las Amarilidáceas (flores trimeras inferováricas) por adopción completa de la simetría zigomorfa y la reducción del androceo (fig. 621). El tépalo posterior, denominado labelo, l, se hace grande, adquiere formas y colores variadísimos y desarrolla un espolón, mientras los otros cinco quedan pequeños, aunque coloridos. De los seis estambres, los tres posteriores abortan, mientras de los otros tres se hacen estaminoidales los dos laterales y sólo queda fértil el anterior. En cada uno de sus dos sacos polínicos (fig. 625 A, a) el polen se apelota en una masa o polinia (p en C) prolongada por una especie de rabo o caudícula (c). El gineceo e tricarpelar de ovario ínfero unilocular y muy largo, con tres placentas parietales llenas de infinidad de pequeñísimos óvulos. El ovario tiene la particularidad de sufrir una torsión de 180º, en virtud de la cual el estambre queda para atrás y el labelo en posición anterior para servir de campo de aterrizaje al insecto encargado de la polinización (fig. 625, A). El estigma, llamado rostelo (r en A y en D), se suelda a la antera de tal forma que los extremos de las caudículas quedan adheridos a una masa pegajosa (d en C y en D) del rostelo. Cuando el insecto visita la flor, la masa viscosa se le pega a la cabeza y al retirarla arranca las polinias, que luego son dejadas sobre el rostelo de otra flor. Fruto en caja.

---.
Figura 625. ---.

Comprende esta familia unas quince mil especies, en su inmensa mayoría tropicales y en gran parte epifitas, con raíces aéreas destinadas a absorber la lluvia y unos tubérculos aéreos verdes de aspecto de plátanos en que hay una reserva de agua. Las especies indígenas viven en tierra y poseen un grueso tubérculo formado por raíces soldadas entre sí que se consume cada año, no sin antes haber formado otro de reemplazamiento para el año siguiente.

Todas las orquídeas son curiosas por las formas extrañas de sus bellas flores, que a veces imitan insectos, como ocurre con nuestra flor de la abeja (Ophrys apífera). Merece mención la vainilla (Vanilla aromática), notable epifita americana cuyos frutos son aromáticos.

7. Palmáceas. Las flores difieren de las de las Liliáceas por ser unisexuales (monoicas o dioicas) y por tener el periantio insignificante, verdoso o amarillento. Las femeninas tienen un ovario súpero trilocular y dan un fruto en baya (dátil) o en drupa (coco). Flores diminutas en grandes inflorescencias en espiga, protegidas por una gran bráctea llamada espata. Las palmáceas son plantas arbóreas tropicales con un tronco inramificado de cortos entrenudos cubierto de cicatrices foliares y coronado por un penacho de grandes hojas pinnadas o palmadas (tallo en estipe) (fig. 650).

En España es espontáneo el palmito o margallón (Chamaerops húmilis), palmera enana de hojas palmadas empleadas para hacer escobas. En levante se ha difundido el datilero (Phoenix dactilífera) de África, cuyas bayas son los dátiles, de albumen córneo. Es famoso el palmeral de Elche con ochenta mil palmeras (fig. 650). Entre las especies tropicales citaremos: el cocotero (Cocos nucifera), seguramente americano, cuyos frutos –los cocos- son drupas comestibles por el albumen, en parte líquido, de su enorme semilla; la avora o palmera del aceite (Elaëis guineensis), del África occidental, cuyas drupas pruniformes tienen mesocarpo oleoso; el Phytelephas macrocarpa, de América, del que se utiliza, con el nombre de marfil vegetal, el duro albumen de sus semillas; por último, citaremos el rotang (Calamus rotang), que es un bejuco de largos entrenudos, utilizado para los mismos usos que las cañas y mimbres (fig. 633).

8. Aráceas. Se caracterizan por tener grandes hojas de nerviación reticular, como las de los dicotiledóneas, y flores muy diminutas asentadas en grandes espádices, rodeados de una espata generalmente muy vistosa (fig. 426), como ocurre en el aro, jaro, yaro o alcatraz (Arum muculatum).

9. Ciperáceas. Derivan de las Juncáceas por una mayor reducción de la flor (figs. 626 y 627). El periantio se convierte en unas cerdas, o aborta por completo; el androceo se reduce a tres estambres, y el gineceo, aunque tricarpelar, se hace unilocular uniovulado, y origina un fruto en aquenio. Con frecuencia las flores son unisexuales. La mayoría de las Ciperáceas son hierbas perennes con rizoma, habitualmente de los pantanos. Sus tallos trígonos llevan tres filas de hojas lineales de larga vaina cerrada.

---.
Figura 626. ---.

---.
Figura 627. ---.

---.
Figura 628. ---.

Las más importantes son: la zarzaparrilla alemana (Carex arenaria); el junco de laguna (Scirpus lacustris); la juncia avellanada (Cyperus sculentus) de África, cultivada por sus tuberculitos comestibles (chufas o cotufas), el papiro (C. papyrus), de los pantanos africanos, con el que se prepara el papiro.

10. Gramináceas. Difieren de las Ciperáceas por sus tallos en caña, es decir, cilíndricos, huecos y nudosos, y por sus hojas dispuestas en dos filas, de larga vaina abrazadora, pero abierta y provista de lígula (fig. 4201). Flores en general hermafroditas, anemófilas, formadas por un ovario monocarpelar uniovulado coronado por dos grandes estigmas plumosos, y tres estambres de largos filamentos y grandes anteras con tecas divergentes en X (fig. 556). En el pedunculito floral hay dos escamitas anteriores, llamadas glumélulas (l, en figs. 628 y 630), que representan los restos de un periantio, y una escama posterior, llamada glumilla superior (oi en fig. 628; oI en fig. 630), que representa una bractéola. Las flore están agrupadas en espiguillas paucifloras (fig. 629 y 630), en cuyo eje hay que distinguir la brácteas madres de cada flor, llamadas glumillas inferiores (nI en fig. 630; ni en fig. 628; d en fig. 629), y dos brácteas estériles, denominadas glumas (nY y oY en fig. 630; h1 y h2 en fig. 629), que encierran, como en un estuche, a la joven espiguilla.

---.
Figura 629. ---.

---.
Figura 630. ---.

---.
Figura 631. ---.

Estas se reúnen a su vez en inflorescencias más complicadas, como la espigas de espiguillas de trigo. El fruto es un cariópside rodeado generalmente por las dos glumillas. La semilla tiene un gran albumen amiláceo (fig. 631). Se conocen unas cuatro mil especies. He aquí las más importantes:<7p>

Trigo (Triticum monococcum, T. sativum y T. polónicum), centeno (Secale cereale), cebada (Hórdeum sativum), avena (Avena sativa), arroz (Oryz sativa), mijo común (Pánicum miliáceum), alpiste (Phalaris canariensis), maíz (Zea mays) de América, monoica; caña común (Arundo donax); caña de azúcar (Sáccharum officinarum), de cañas macizas ricas en sacarosa; bambú (Bambusa arundanácea), tropical, de cañas persistentes, de muchos metros de altura (figs. 648 y 649); esparto (Stipa tenacissima), albardín o esparto basto (Lygeum sparfum), ballico, césped inglés, ray-grass (Lolium prenne), grama (Cynodon dáctylon) y heno común (Aira caryophyllea).

Índice

Introducción.
Historia Natural. Seres naturales. División de la Historia Natural.
Notas diferenciales entre los seres inórganicos y los dotados de organización.

BIOLOGIA

PRELIMINARES.
Ciencias biológicas.
Los fenómenos vitales. Funciones elementales de la vida.
La clasificación de los seres vivos. Grupos taxonómicos.
La especie.
La nomenclatura de los seres vivientes.
Subdivisiones de la especie.
Los Reinos biológicos.

1ª Parte: BIOLOGIA GENERAL.
Capitulo I. LA MATERIA VIVIENTE.

Capitulo II. EL ORGANISMO ELEMENTAL. 

Capitulo III. LOS SERES PLURICELULARES.

Capitulo IV. LA REPRODUCCION.

Capitulo V. LA HERENCIA.

Capitulo VI. TEORIA DE LA DESCENDENCIA.

ZOOLOGIA

I. ORGANOGRAFÍA ANIMAL.

II. EMBRIOLOGÍA ANIMAL.
III. LOS GRUPOS TAXONÓMICOS ANIMALES.

IV. ECOLOGÍA ANIMAL.
V. ZOOGEOGRAFÍA.

BOTÁNICA

I. La célula y los tejidos vegetales.
II. Organización de los vegetales.
III. Fisiología vegetal.
IV. Ecología Vegetal.
V. Grupos Taxonómicos.
       Arrizofitas.
       Rizofitas.
          Pteridofitas.
          Fanerogamas.
            Gimnospermas.
            Angiospermas.
VI. FITOGEOGRAFÍA.

HONGOS

GEOLOGÍA

Mineralogía - Cristalografía
Mineralogía especial
Petrología especial
Geología Fisiológica
Geodinámica
Geología histórica
Geología apéndice

El tiempo todo lo cura, menos vejez y locura.
Un testigo que vió, vale por dos; y si vió y oyó, por ciento dos.
Leer sin meditar es una ocupación inútil. Confucio

Amplia tu información sobre la Naturaleza de Aragón

Si quieres ampliar tu información sobre Aragón puedes empezar recorriendo sus variados paisajes, o participar en alguna actividad
Para empezar un recorrido por la fauna también la flora los hongos la geología y el uso del agua en Aragón.
Para deleitar la vista, puedes fijarte en la colección de fotografías
Puedes sumar cultura y naturaleza en sus Parques culturales
Para profundizar puedes estudiar la Historia Natural o su extenso Bestiario

Otras páginas sobre naturaleza en Internet

La actualidad en naturaleza y literatura, otras realidades que también te pueden interesar,
la asociación ANSAR informa sobre la naturaleza también.

Agua | Fauna | Flora | Geología | Dinosaurios | Hongos | Naturaleza en Aragón
Bestiario | Actividades | Fotografías de Invertebrados | Parques Culturales | Paisajes Aragoneses
Buffon | Historia Natural | Opinión | Ebro | Guara | Moncayo | Monegros | Ordesa | Zh2o
Claves | Mapas | Huesca | Teruel | Zaragoza | Aragón | Comarcas | Inicio
Indice Alfabético | Libros | Legislación | Diccionario | Otras Direcciones

Copyright 1996-2013 © All Rights Reserved Javier Mendivil Navarro, Aragón (España)

Aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia